Archivo de la etiqueta: educación

¿Cambiar para que nada cambie?

Texto aportado al Colaboratorio de #DesafíosComunes

Nora confinada
Mi hija Nora en su confinamiento.

Tan solo unas horas antes del cierre de los colegios en Madrid, una serie de personas nos encontrábamos en la primera sesión del seminario Experimenta Educación en Medialab-Prado Madrid, abriendo un proceso para repensar una escuela que nos diera aire, tiempo y espacio para aprender a vivir y convivir.

En esas estábamos cuando de repente el meteorito de la crisis sanitaria nos dejó el paisaje abrupto y desolado en el que nos encontramos. Desde entonces, son varios los elementos que se han sucedido de manera atropellada a partir de un obligado homeschooling que ha estresado al sistema sin garantías para asegurar un aprendizaje de calidad:

Teletrabajo de las familias. Padres, madres y tutores/as no solo se han visto abocados a un  teletrabajo forzoso con su correspondiente coste psicosocial, sino que también han tenido que sumar en paralelo un nuevo rol para el que no se sentían preparados, ni por capacidad ni por disponibilidad: hacer el seguimiento de las clases de los menores, organizar su agenda, explicar las materias, acompañar las prácticas…

Brecha tecnológica. El confinamiento masivo ha convertido en zanjas dos brechas que son fuente de desigualdad y que afectan tanto al profesorado como a las familias: la brecha de disposición tecnológica y la brecha de competencias de uso. A esto se suma la preocupación creciente por el uso abusivo de pantallas como una forma de entretener a niños y niñas en soledad (televisión, videojuegos, tablets, etc.).

Presión por el temario y la evaluación. Se ha puesto de manifiesto la tensión que genera un sistema educativo basado en un temario que a menudo se cuestiona como demasiado extenso y poco enfocado, así como por la de una evaluación puramente normativa sobre los resultados de su adquisición.

Espacios informales de socialización. El cierre de los colegios ha dejado a los menores sin aquellos espacios informales de socialización que eran claves para dar aire a lo disciplinar: comedores, patios, actividades extraescolares, etc.

Desigualdad social. Además de las brechas tecnológicas (acceso y competencia), el cierre de los colegios, el confinamiento y el parón económico asociado al mismo, han sacado a la luz las desigualdades sociales que existen en las familias más desfavorecidas cuya prioridad en estos días ha sido poder cubrir las necesidades básicas.

Desaparición de los menores del espacio público. Durante más de seis semanas de estado de alarma, los menores han sido invisibles en el espacio público. Esta ausencia nos ha dejado un escenario siniestro sobre el que reflexionar y sobe el que observar las posibles consecuencias en la salud tanto física como emocional.

Un mes y medio después de nuestro encuentro en Medialab-Prado, hoy vemos cómo el fenómeno covid ha resaltado aún más las debilidades del sistema educativo y nos ha situado frente la urgencia de pensar cómo será la vida a partir de ahora, qué sociedad queremos construir y cuál debe ser el papel de la educación en ello.

Cabe preguntarse si será realmente una oportunidad para aprender de los errores y sentar nuevas bases o si, por el contrario, la inercia nos llevará a reproducir los mismos patrones ignorando las señales de su inoperancia. En cualquier caso, habrá que estar vigilantes para que no se materialice, una vez más, aquel viejo principio gatopardiano del “cambiar para que nada cambie”.

La aventura de escoger colegio

Una vez mi hermana me dijo que un día en la vida de un bebé se hacía muy largo y que un año pasaba en un suspiro. Así es. Hoy Nora cumple su primer año de vida en un día tan primaveral y nuboso como cuando nació un 20 de marzo.

Primer día de Nora en la guardería, septiembre 2016
Primer día de Nora en la guardería, septiembre 2015

 

En los últimos días he asistido a algunas jornadas de puertas abiertas de colegios de mi barrio. Aún quedan dos años para que comience el cole, pero no puedo evitar que su educación me preocupe desde ya, especialmente cuando introducimos la complejidad de los puntos y los distritos en la asignación de plaza. Todavía  no domino del todo el asunto pero poco a poco empiezo a enterarme de la película.

Bilingüe o no bilingüe, a pie o en transporte público… son algunos de las variables a combinar.  Por supuesto que la principal es la metodología, pero me siento ciertamente decepcionada en estas primeras incursiones. Tantos años trabajando con maestros en el uso creativo de la tecnología en centros oficiales de formación del profesorado en Madrid y ahora siento que me doy de bruces con una cruda realidad. En las jornadas de puertas abiertas he visto mucha información sobre trámites administrativos y horarios de comedor, pero aún no he encontrado un colegio en mi entorno donde haya un proyecto transformador en esa línea. La sala de informática es un clásico, nada de hablar de dispositivos móviles, la  pizarra digital por aula como lo más innovador, el libro de texto como mandamiento y el trabajo con proyectos reservado para murales del día de la Paz. Me alegro de haber empezado tan pronto a hacer la ronda, me quedan dos años para que me sorprendan. Seguiré explorando.

Redes sociales, privacidad y educación

El aspecto más interesante de las redes sociales es la capacidad que nos ofrece de relacionarnos con otras personas y compartir intereses para crear lazos comunes, ya sean profesionales, educativos o personales. Sin embargo, uno de los mayores problemas que nos plantean es que aprendamos a proteger nuestra privacidad mientras nos relacionamos con distintos tipos de personas y con distintos grados de proximidad.

  • Esta es la respuesta a la pregunta ¿cuáles son los pros y contras de las redes sociales? en la entrevista que ha publicado el suplemento sobre Educación del periódico Ideal de Granada y cuyo texto íntegro se puede consultar en Ideal en Clase.

Esta semana me vinieron a ver de la Fundación Alia2 porque están preparando su próximo informe sobre protección de menores en internet y querían tener una perspectiva desde la cultura digital. En este sentido es irremediable acudir de nuevo a la educación en libertad y responsabilidad. Pero no sólo de los niños, sino también de los adultos en sus áreas de acción personales y profesionales. Volviendo la vista atrás, parece mentira que hace tan solo 3 años las redes sociales que hoy nos parecen omnipresentes (tuenti, facebook, live spaces, etc.) apenas existían, y si lo hacían, no eran utilizadas a la escala que ocurre actualmente. En aquel momento cuando hicimos el estudio para UNICEF, el principal campo de acción eran los foros y los chats. Hoy nos parece prehistoria, la complejidad ha aumentado y el trabajo de sensibilización a nivel institucional o particular es más importante que nunca.

El debate sobre el potencial de las redes sociales en la educación suele oscilar regularmente entre su capacidad de abrir puertas al conocimiento (el aprendizaje es social por definición) y el riesgo que pueden ocasionar el contacto no deseado de los menores con otras personas a su alcance. Como en todas las esferas de la sociedad, libertad y seguridad son parte de un binomio regido por una tensión constante. Aprender a ecualizarla es parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos, familias, educadores, empresarios, políticos, ingenieros, etc. porque necesitamos desarrollar tecnologías, políticas y medios para desarrollarnos libre y responsablemente en una sociedad más abierta, sostenible, participativa y solidaria.