Archivo de la etiqueta: digital literacy

Héroes domésticos para lo digital

Vivimos en un mundo móvil, globalizado y fuertemente mediado por la tecnología digital. ¿Estamos preparados como sociedad para ayudar las generaciones más jóvenes a vivir en él, a afrontar los retos que la virtualización les presenta? ¿Debemos evitar el contacto de los niños y niñas con la tecnología como parece ser la última moda entre las familias de los ingenieros de Silicon Valley o iniciarles en el lenguaje de programación para que no se queden fuera de la ola digital? 

En noviembre participé en unas jornadas sobre jóvenes, juego y adicciones organizadas por el Ayuntamiento de Valencia y la FAD con una ponencia sobre la necesidad de formar en el consumo crítico de la información y en el uso inteligente de la tecnología como la mejor forma de prevención en este escenario.

Tecnología
De ahí salió un artículo que publicaron como firma invitada en la página Planeta Joven y del que hoy traigo un extracto:

A modo de resumen, os dejo con el hilo que publiqué en Twitter:

¿El contacto de los menores con las pantallas perjudica o beneficia su desarrollo cognitivo? Profesores, padres y madres no sabemos a qué atenernos, tan pronto sale una noticia a favor como otra en contra.

Esto es solo una muestra de la confusión que se percibe. Nos encontramos ejemplos positivos y al mismo tiempo leyes por la prohibición de los móviles en el aula.

No parece que la prohibición per se como forma de evitar/negar una realidad sea coherente ni útil cuando por otro lado se insiste en que serán los más pequeños los llamados a liderar los nuevos trabajos aún por definir en el escenario digital.

Mientras tanto, en la televisión podemos ver en los deportes a los jugadores luciendo apuestas online en sus camisetas y en paralelo una noticia de cómo está creciendo la ludopatía en los más jóvenes.

¿La culpa es de internet? ¿Es la solución evitar el acceso a las pantallas como parece ser la última moda en Silicon Valley? Una noticia a cuestionar que no hace más que culpabilizar aún más a los padres que tienen menos recursos.

Existe un mito bastante instaurado de que con limitar la exposición a un tiempo determinado, fijado normalmente en 2 horas, estamos protegidos. Esto crea la falsa ilusión de que no es necesario hacer nada más mientras se deja al niño solo a su suerte en su práctica digital

Investigadoras como y cuestionan ese enfoque cuantitativista y ponen el foco en el cómo y el contexto. Hablan de “parenting digital” donde el hogar toma especial relevancia como espacio de aprendizaje mutuo.

La Escuela tiene un papel clave como mediadora para desarrollar la educación mediática, también llamada alfabetización transmedia para formar en el pensamiento crítico y la expresión creativa, huyendo de posiciones alarmistas.

¿Nuestros datos? ¿Para qué los necesitamos?

Hoy he participado en la Jornada Mis datos, tus datos, nuestros datos,  que organizaba Iniciativa Open Data en Medialab-Prado. Su objetivo era sumar distintos puntos de vista en torno a la importancia de la información accesible y reutilizable tanto desde las administraciones públicas como proveedoras y reguladoras, como en los ámbitos de su explotación económica, académica o ciudadana.

Mi contribución ha versado sobre el papel de la ciudadanía en este ámbito, fijándome concretamente en los aspectos que justifican su rol activo: contribuir a desarrollar una cultura democrática en una sociedad más crítica e informada, ejercer una presión como vigilante del poder y generar conocimiento libre produciendo ciencia ciudadana. Para ello, parece evidente que se necesitan apoyos en tres direcciones fundamentales: disponer de un marco de actuación que promueva estos usos tanto legal como social y económico, adquirir conocimientos y metodologías de trabajo hasta ahora vinculadas al saber experto (técnicas de periodismo de datos p.ej.) y finalmente datos accesibles para ejercer estos derechos.

Son muchas las ideas que se han compartido (aquí han publicado la crónica, el decálogo y los vídeos). Algunas que me han parecido interesantes y que resumo a modo de titulares:

  • Lo primero es negar la mayor del propio título de la jornada. Los datos no son de nadie. Sí cómo nos afectan. Esto lo ha desarrollado mejor Borja Adsuara en su artículo de hoy de Retina.
  • Lo contrario a la transparencia no es la opacidad, sino la falsa apariencia. Es más perjudicial ofrecer datos confusos, desestructurados, sin metadatos imprecisos, desactualizados, etc. que el hecho de no ofrecerlos. Intoxicación por saturación.
  • Debemos distinguir claramente entre Transparencia, como deber de ofrecer información pública para la rendición de cuentas, y la provisión de Open Data para la reutilización pública.
  • Los proveedores de información pública, fundamentalmente los portales de Open Data de las Administraciones, dedican mucho esfuerzo y recursos a la publicación de datasets pero se ven desconectados del mundo de los reutilizadores. Estos, en cambio, no perciben que haya suficiente información de valor para su explotación económica y social porque los datos que consideran que les pueden generar mayor valor no se publican, y esto puede ser por múltiples motivos: por falta de voluntad, conocimiento de su utilidad o celo de protección.
  • La anonimización de los datos puede ser una estrategia válida para ofrecer grandes volúmenes de información privada y hacerla pública (ej. Datos sanitarios, datos bancarios, etc.) con el fin de dar datos de valor y proteger al mismo tiempo la privacidad de las personas.

El objetivo de los organizadores es seguir el debate y continuar generando este tipo de espacios de encuentro sobre el tema, así que seguiremos atentos a su evolución. Gracias por empujar esta iniciativa.

Mobile learning = aprender a vivir conectados

Estoy preparando una ponencia sobre mobile learning para un encuentro de profesores en Zaragoza el mes que viene y esto me lleva a pensar sobre qué ha cambiado en estos diez años en los que venimos trabajando con el concepto.

Foto de Stanley Kubrick de una serie que hizo en el metro de Nueva York en 1946. Una paralelismo entre las imágenes de

Sin duda el entorno no es el mismo, la penetración de los dispositivos móviles a nivel doméstico ha arrasado en el mundo. Ya no es diferencial estar conectado y el BYOD o bring your own device ya no es una solución creativa a la falta de dotación institucional sino más bien lo esperado por cotidiano. La pregunta clave es si aquella propuesta de mobile learning, su esencia sobre lo que implica de aprendizaje autónomo, abierto, digital, colaborativo y creativo, se ha consolidado de algún modo en este tiempo. Bien es cierto que los avances nunca son lineales y se escriben con renglones torcidos. También lo es que tengo la mirada sesgada por la nostalgia de quien lo ha vivido y defendido con pasión. En cualquier caso, son muchos los fenómenos que han tenido lugar en esta última década y que condicionan el mundo hiperconectado en el que vivimos, que es el mismo mundo hiperconectado en el que aprendemos.

Por un lado, al acceso a la conectividad móvil por medio de dispositivos personales se ha sumado el gran crecimiento de usuarios y usos de las redes sociales, así como de la tecnología de comunicación que soporta el intercambio de contenidos. Todo ello es lo que subyace detrás de formatos impensables hace diez años como son los MOOC o de la naturalidad con la que hacemos una videoconferencia de WhatsApp desde la calle.

¿Dónde estamos ahora cuando miramos hacia el aula? ¿Qué hay del mobile learning?

Por un lado, su invisibilidad puede ser una buena noticia pues en cierta forma denota que se ha incorporado como natural usar esta tecnología tan cotidiana para el uso educativo. Pero por otro, tengo la sensación de que hemos pasado del desconocimiento al miedo, del no uso al abuso, y lo que es peor, sin que haya intermediado un uso crítico y creativo de esta tecnología. Sobre todo cuando vemos las últimas noticias que nos llegan sobre esta cuestión como es el instituto de Lleida donde prohiben el uso del móvil en el patio o de la propia Francia que quiere prohibir por ley el uso de los móviles en todos los centros.

Se esgrimen como causas la adicción que generan estos dispositivos, la distracción y el riesgo de aislamiento que producen. Todos esos riesgos son ciertos. Sin embargo, ignorar el problema o intentar que no entre por las puertas del colegio para así autoconvencernos de que no existe tampoco es la solución. Sin duda, necesitamos una Escuela valiente que tome como urgentes este tipo de problemáticas y las aborde dentro de sus muros.

Aprender a conectar y hacerlo de una forma productiva es tan importante como aprender a desconectar (una competencia digital implícita que cada vez se pone más de manifiesto como habilidad a entrenar). Hace precisamente diez años que David Silver presentó en el congreso que compartimos en Copenhague su proyecto “Log off before you blog off” en el que trabajaba con sus estudiantes universitarios la desconexión a través de una convivencia en el campo que servía de punto de inspiración para bloguear posteriormente las reflexiones de esa experiencia unplugged y fantasear con lo que suponía la desaparición digital. Entonces apenas usábamos Facebook o Twitter. El blog ya nos parecía la súper conectividad y parecía merecer de una dieta detox de vez en cuando. Qué ingenuos.

Es el momento de la calma

Entre tanto like y tanta notificación, es momento de la calma, de calmar las emociones y atemperar los gestos, de calmar la educación como promueven los amigos de la Asociación de Educación Abierta y de apoyar la tecnología que nos ayude a perseguir esa calma (las Calm Technologies de las que habla Amber Case en la Revista Telos). Como indica Case en esa entrevista:

“Podemos mirar el movimiento Time Well Spent para recibir consejo sobre cómo desarrollar relaciones más fructíferas con nuestra tecnología. Podemos instalar complementos para el navegador Chrome como Inbox When Ready y poner nuestros teléfonos en modo avión para poder elegir cuándo interactuar con ellos. Yo recomendaría por lo menos desconectar las notificaciones de tu teléfono. ¡Realmente ayuda!”

Qué entender por alfabetización digital #ELNcov

Hoy es el Día de la Alfabetización según la UNESCO y prácticamente acabo de volver de participar en el seminario “Assessing Digital Literacy Skills in a Digital World” (en twitter #ELNcov) que se ha celebrado esta semana en el Disruptive Media Learning Lab de la Universidad de Coventry, en el Reino Unido. Tres días de debates, exposiciones e intercambios de experiencias con investigadores de universidades de países como Grecia, Canadá, Reino Unido, Portugal o Rumanía.

digital-literacies-coventryEntre las conclusiones que traigo en la maleta está constatar el múltiple abanico de terminologías que existen en este campo y el hecho de que no haya a corto plazo vías de síntesis en ello. Tenemos versiones, y académicos defendiéndolas, de todos los tipos: en plural, en singular, con prefijos, con sinónimos, con apellidos, etc. Y así nos encontramos “multimedia/polymedia/transmedia/informational/media…” para el adjetivo y “literacy(ies)/capabilities/skills/competences…” para lo sustantivo, con la paradoja de que cuando nos ponemos a hablar de qué significa cada cosa para cada uno de nosotros resulta que hablamos prácticamente de lo mismo con el coste que supone el esfuerzo constante por resemantizar nuestra elección.

No parece que los organismos internacionales vayan a hacer mucho más por converger opciones. Miramos hacia ellos buscando la solución, pero hasta el momento no hay una voz con capacidad para marcar un camino de vocablos comunes. Y lo más paradójico es que probablemente eso sea lo mejor, huir de dogmatismos, aunque resulte tan confuso como agotador. La Unión Europea avanza en sus “digital competences” con el DIGCOMP 2.0 y su reciente evolución al DIGCOMP 2.1, un marco que pretende dar respuesta a las necesidades funcionales del día a día de cualquier ciudadano, mientras que la UNESCO se esfuerza por separar lo “multimedia” de lo “informacional” mientras que el JISC (organismo para la Educación Superior en UK) dibuja sus propias cosmovisiones de lo que entiende que debe tener alguien “letrado” en lo digital hoy.

JISC-digital-capability-model-wide
Modelo JISC

Tomando como base todos estos modelos hemos querido señalar la importancia de reforzar la alfabetización mediática como uno de los pilares indispensables de la alfabetización digital por el auge de la infoxicación, la institucionalización de las fakes news, la postverdad y la viralidad que ejercen las redes sociales en la construcción de una opinión pública que termina votando.

La pregunta es “¿para qué queremos ciudadanos alfabetizados digitalmente?”, ¿para que sepan operar en banca online?, ¿para que sepan protegerse con antivirus?… Citando un libro seminal de los años 50 “The uses of literacy” del que fuera en cierta forma precursor de los Estudios Culturales, Richard Hoggart, el profesor Julian McDougall nos provocaba con la idea de presentar a los simpatizantes del ISIS como altamente competentes digitales por cómo se comunican a través de mensajes multimedia. Muchos de ellos pasarían un test de competencia digital de alguno de estos modelos que priman lo operativo e ignoran el pensamiento crítico y la justicia social. ¿Es esa la alfabetización digital que queremos?

Parece pues crítico recuperar la tradición de la investigación aportada por esos estudios culturales que situaban la dimensión política y crítica de los medios de comunicación. Traducido a nuestras necesidades de hoy, estaríamos hablando de entrenar el pensamiento crítico (consumidores con estrategias y herramientas para construir un criterio propio), potenciar la producción creativa (pasar de consumidores pasivos a creadores de cultura con discursos y narrativas propias) e intervenir en la sociedad en base a valores de participación democrática.

Sintetizado en la secuencia Acceso, Interacción y Participación propuesta por Nico Carpentier, la doctoranda belga Lara Burton nos presentó un modelo que incluye además la acción de “Ratificar” (Denouël, 2012) como un paso intermedio entre consumir y producir, para referirse a lo que hacemos en medios sociales al retuitear o compartir una información: no es solo consumo ni es estrictamente producción propia, pero sí hay cierta creación, responsabilidad y autoría en el apoyo que se da a la idea, comentario o contenido de un tercero.

Por último, después de un amplio debate sobre qué es lo digital y hasta dónde llega su alcance, el seminario ha tenido un fuerte foco en la evaluación, en cómo medir, observar y tener un mayor acercamiento a lo que definamos como persona competente digital. De igual manera trabajamos, comparamos y analizamos de forma crítica estos diferentes marcos para llegar a la conclusión de que no hay una única fórmula correcta y de que como docentes o investigadores debemos construir nuestros propios instrumentos en función de los grupos, el contexto, los objetivos, etc. con los que trabajemos. En esta línea presenté el modelo mobile learning que hace más de ocho años pusimos en marcha en EOI y del que he hablado en varias ocasiones en este blog.

Crea Cultura: aprender a crear para aprender a respetar

Crea Cultura es una iniciativa de Atresmedia que busca fomentar la creación cultural en un marco de respeto al derecho de la propiedad intelectual. Con este objetivo desarrolla eventos y diferentes actividades que invitan al debate sobre esta materia. Como parte de su proyecto se encuentra el Blog de Crea Cultura donde diferentes autores aportan su punto de vista sobre el tema.

asdfadf
Fuente: Amador Loureiro en Unsplash.

En esta ocasión me han invitado a abordarlo desde el mundo de la educación con el siguiente post donde recojo parte de mi experiencia en la formación en TIC desde una perspectiva de educación mediática:

Los nativos digitales no nacen sabiendo. ¿Debemos educar sobre cómo crear cultura?

Marta es profesora de universidad y va a dar una ponencia en unas jornadas académicas. Busca una imagen para ilustrarla y coge la que más le gusta de la lista de resultados. No sabe de quién es, pero tampoco le preocupa especialmente. Como la gran mayoría de personas, está convencida de que si está en internet, será que no es de nadie.

Alejandro tiene quince años y quiere ser youtuber. Crea una parodia de un videoclip mezclando imágenes grabadas con el móvil con la música de su cantante favorito, pero se sorprende de que YouTube le bloquee el canal porque detecta que vulnera derechos de terceros. ¿Cómo puede ser? Si algo está publicado, significa que es “público”, piensa.

¿Son ambos unos piratas? Muy probablemente son simplemente usuarios con falta de conocimientos sobre qué contenidos pueden o no pueden reutilizar. Y como ellos, cientos, miles de personas a diario.

Aprender a ser consumidor y productor de cultura en la era digital de una forma libre y responsable es una de las competencias fundamentales del siglo XXI. Una buena forma de entrenar estas habilidades es precisamente fomentar la creación de nuevos autores. Y crear significa publicar. Porque no hay mejor forma de ejercitar la empatía que ponerse en el lado del otro. Así, cuando creemos una obra propia nos importará quién la usa y de qué manera, si la modifican o no sin nuestro permiso, si nos citan o no como autores… De esa forma, cuando actuemos en el rol de consumidores seremos, necesariamente, más sensibles con respecto a los contenidos de los demás.

Si además, lo hacemos desde la perspectiva de la educación mediática conseguiremos un doble objetivo: desarrollar el espíritu creativo y fomentar la actitud crítica al mismo tiempo, algo imprescindible en esta época de postverdad y sobreabundancia informativa.

Seguir leyendo el post completo en Crea Cultura.