Archivo de la etiqueta: cultura digital

Recursos educativos abiertos hoy

Cartel OPEN en un árbol
Foto de James Lee en Unsplash

2001 es más que una Odisea del Espacio o unos atentados en el corazón de Estados Unidos. Es un año clave en la historia de la cultura digital. Nace la Wikipedia, ese símbolo de la web de lecto-escritura que permite la edición colaborativa, pública y anónima. Se forjan las licencias Creative Commons, el marco legal que vino a ensanchar el universo pacato del Copyright. Y, además, es también en 2001 cuando el MIT anunció el acceso público y gratuito a los materiales online de cursos oficiales bajo la iniciativa OpenCourseWare que luego imitaron tantas universidades en otros países.

Dejando el siglo XX atrás, el mundo se encaminaba hacia un nuevo orden geopolítico mientras internet tejía su propio hilo de Ariadna 2.0 inspirado bajo las premisas libertarias del software libre: apertura, reproducción, prototipado, etc.  

Además de los blogs y wikis, como grandes contenedores de texto, llegó el furor de las plataformas especializadas en contenidos, el llamado UGC o User Generated Content, como fue Slideshare para presentaciones, Flickr para imágenes o YouTube para vídeos. Con ello surgieron miles de blogs y wikis de maestros y maestras que usaban estas herramientas para la elaboración propia de materiales en su práctica docente, la comunicación con familias, el aprendizaje autónomo, la actualización profesional, la conexión con otros colegas, etc. Fue entonces cuando nacieron redes educativas como Aulablog o Espiral, de abajo a arriba, de profesionales para profesionales. Una energía ciertamente arrolladora.

La segunda década del nuevo siglo estuvo protagonizada por las instituciones y su posterior empuje a los MOOC. Además del impulso del MIT en la Educación Superior, desde otros organismos como la UNESCO a nivel internacional, pero también desde los Ministerios de Educación e incluso de las Consejerías se lanzaron repositorios propios en este nuevo fenómeno que se acuñó como “Recursos Educativos Abiertos (REA)” o “Open Educational Resources (OER)” en su versión en inglés. Ejemplos de ellos son el Procomún y las Guías LADA del MECD, o la web de EducaMadrid

Ahora que vamos a entrar en la tercera década, cuando el movimiento open source ha perdido fuelle y los encuentros autoorganizados de maestros se han convertido en grandes platós del Ibex-35, cabe pararnos a reflexionar sobre la utilidad de esos REA, sobre si han funcionado en los objetivos que se marcaron, si han servido para que el colectivo docente haya mejorado su práctica de aula, si han facilitado el aprendizaje, si se han usado como semilla para que hayan creado nuevos contenidos, si han sustituido a los materiales editoriales… cómo y en qué medida.

En otras palabras, cabe hacernos preguntas como las siguientes: ¿Necesitamos esos REA? ¿Son la solución a nuestros males? ¿Hay pocos, hay muchos? ¿Hemos llegado a la saturación, a la parálisis por inundación? 

Pero, quizás más importante… ¿Qué requieren para funcionar mejor? ¿Mediación? ¿Asistencia?. Y aún más crítico: ¿Qué necesita la Escuela? ¿Hemos hablado con ella? ¿Se ha partido de sus necesidades? ¿Sabemos qué es lo urgente y prioritario a pie de aula para orientar los esfuerzos de inversión?

RECURSOS EDUCATIVOS EN ABIERTO: OTRA MIRADA

Confieso que si este texto se hubiera escrito hace un año, se podría terminar en este punto. Pero la vida hoy es muy distinta y este sintagma nominal “Recursos educativos en abierto” en tiempos de pandemia significa mucho más que OER o REA. 

Recursos Educativos en Abierto son las personas, pero también las infraestructuras, las prácticas, los horarios, los currículos… La propia esencia de una Escuela Abierta.

Son los huesos, los músculos, los órganos, la sangre, los sentidos y hasta el alma de ese cuerpo que representa la Escuela y que, en una situación de emergencia sanitaria, económica y social como la actual, se han puesto más de manifiesto que nunca en su necesidad de respirar aire. 

Recursos educativos abiertos es disponer de una política pública con la suficiente voluntad para hacer del barrio un ecosistema donde germina una comunidad de aprendizaje, para sacar las clases a espacios abiertos, para tejer alianzas con edificios vecinos, para inventar aulas híbridas donde se respire aire digital, para incorporar la riqueza intergeneracional, para construir vínculos de apoyo entre afectados y cómplices, para dar un respiro al yugo del currículo, para centrar la experiencia en competencias vitales como el pensamiento crítico y creativo, para poner patas arriba los horarios y diseñar nuevas configuraciones y, en definitiva, para hacer de la necesidad virtud y convertir lo excepcional del mal llamado “año perdido” en un rico laboratorio experimental.

¿Qué aprendimos y supimos aplicar de todo ese aprendizaje de la energía 2.0 cuando nos vimos privados del aire presencial en el confinamiento? Poco más que una estrategia de reemplazo que ahondó en la brecha social y digital: imitar horarios, currículo, apuntes y metodologías que no se prestaban al nuevo entorno online.

¿Qué se ha hecho con la vuelta al cole en septiembre, después de varios meses de trauma justificados por la emergencia? Forzar un simulacro de normalidad donde nada es normal. Sin voluntad, compromiso, creatividad e innovación por ensayar nuevas fórmulas, nuevos “recursos educativos abiertos”. Una gran oportunidad perdida en una situación que era, al mismo tiempo, un grito de reclamo y de permiso.

¿Qué más tiene que pasar para que seamos conscientes de la otra emergencia, la escolar, la que ya estaba ahí y la que seguirá siendo aún más grave?

Texto escrito para el Encuentro Darnos Aire de Medialab-Prado.

Anuario de Cultura Digital

Anuario AC/E de Cultura Digital 2014
Anuario AC/E de Cultura Digital 2014

El próximo 3 de abril se presentará en los Teatros del Canal el Anuario AC/E de Cultura Digital 2014, una publicación dirigida por Javier Celaya.

La publicación (ver índice) cuenta con un estudio de casos de referencia nacional e internacional, así como con una serie de artículos de opinión entre los que se encuentra un texto mío sobre Crowdsourcing: cultura compartida (precisamente de Crowdsourcing/Crowdfunding me entrevistaron ayer en la radio de OndaInversión).

El anuario, que pretende convertirse en una referencia en el campo de la cultura digital, dedica su primera edición al campo de las artes escénicas (producción, promoción, escenificación, distribución, etc.).

El anuario estará disponible el 3 de abril con licencia Creative Commons en la web de Acción Cultural Española.

Agenda del acto de presentación

09.30-10.00 Recepción y recogida de acreditaciones

10.00-10.15 Bienvenida y presentación del Encuentro y Anuario AC/E (Elvira Marco, Directora de AC/E) 

10.15-10.45 Principales conclusiones del Anuario AC/E (Javier Celaya, Director del Anuario AC/E de Cultura Digital)

10.45-11.30 Tendencias digitales que transformarán el sector cultural

Modera: Rosa Jiménez Cano, periodista especializa en tecnología de El PAIS

11.30-12.00 Café

12.00-12.45 Mesa redonda sobre el impacto de Internet en las artes escénicas

  • Elías Aguirre y Álvaro Esteban, Entomo danza
  • Miguel Ángel Recio, Director del INAEM
  • Jorge Culla, Teatros del Canal

Modera: Daniel Galindo, es periodista especializado en cine y teatro en RNE

12.45-13.00 Clausura (Teresa Lizaranzu, Presidenta de AC/E)

Nota: Aforo limitado, se puede reservar plaza enviando un correo a ana.azcona@accioncultural.es.

Marco Común de Competencia Digital Docente

Dentro del Plan de Cultura Digital en la Escuela, el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado ha elaborado un borrador de Marco Común de Competencia Digital Docente donde se proponen descriptores y niveles de consecución de una formación digital básica por parte de los profesores.

Este borrador toma como punto de partida un trabajo previo del Proyecto DIGCOMP del IPTS Instituto de Estudios de Prospectiva de Tecnologías de la Comisión Europea donde se organiza y desarrolla la Competencia Digital en 5 áreas principales:

1. Información. Identificar, localizar, recuperar, almacenar, organizar y analizar la información digital, evaluando su finalidad y relevancia.

2. Comunicación. Comunicar en entornos digitales, compartir recursos a través de herramientas en línea, conectar y colaborar con otros a través de herramientas digitales, interactuar y participar en comunidades y redes; conciencia intercultural.

3. Creación de contenido. Crear y editar contenidos nuevos (textos, imágenes, vídeos), integrar y reelaborar y conocimientos y contenidos previos, realizar producciones artísticas, contenidos multimedia y programación informática, saber aplicar los derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso.

4. Seguridad. Protección personal, protección de datos, protección de identidad digital, uso de seguridad, uso seguro y sostenible.

5. Resolución de problemas. Identificar necesidades y recursos digitales, tomar decisiones a la hora de elegir la herramienta digital apropiada, acorde a la necesidad a resolver problemas conceptuales a través de medios digitales, resolver problemas técnicos, uso creativo de la tecnología, actualizar la competencia propia y la de otros.

El borrador del Marco fue presentado en una jornada de trabajo en la que participé junto a otros expertos y en la que tuvimos la oportunidad de proponer ideas que puedan contribuir a su posterior desarrollo. El texto está publicado y abierto a sugerencias de mejora en el blog de Educalab.

Recorrer la complejidad como un paisaje

Si mañana hubiera un apagón digital, si se desconectaran los servidores web, si perdiéramos nuestras cuentas sociales, yo tengo muy claro cuál sería la coordenada digital, mi verdadero hogar en la Red, que me dolería especialmente perder: este blog. La primera red social virtual que conozco.

Tejido digital
Fuente: @bekathwia en Flickr

De esto hablamos ayer en una nueva sesión de la Escuela de Educación Disruptiva dedicada a las Redes Sociales, un marco en el que recorrí los últimos diez años desde que empecé con el blog y cómo he ido utilizando los blogs, los wikis, los marcadores sociales, los vídeos y todas las tecnologías a mi alcance para Aprender, Investigar, Enseñar y Comunicar en el campo profesional, pero también en el personal.

Una década en la que hemos asistido a los avances para el campo de la educación que han supuesto las tecnologías de lecto-escritura colaborativa,  el conocimiento en abierto y el mobile learning, los movimientos inspiradores como fue el edupunk, las comunidades de profesores inprendedores que simboliza Aulablog, las prácticas de amateurs que desafían a la autoridad académica al estilo del MasterDIWO o los formatos que multiplican aquello que llamábamos conectivismo y que ahora se manifiesta en MOOCs.

Todo esto envuelto en un taller cooperativo de César Poyatos y precedido por una historia envolvente de Antonio Rodríguez de las Heras que nos situó en la inmensidad de las redes sociales entendidas como plazas donde se recupera la oralidad, donde los corrillos hacen posible el poder de lo pequeño y donde el efecto especular acerca la comunicación digital creando nuevas dimensiones entre el aquí-allí con el “ahí” y entre el ahora-después con el “presente dilatado”.

“La complejidad en la que vivimos es inabarcable, querer fragmentarla y trocearla para asirla es imposible. La única forma de abordarla es recorrerla como se recorre un paisaje”

Inspirado por el concepto de rizoma, Antonio aludió a la idea de la cultura escrita hegemónica basada en el “fragmento”, que fractura y solo sirve para la recomposición, frente a la maleabilidad de la “pieza” como propiedad del conocimiento en la cultura digital que permite la recombinación múltiple.

Como dijo Antonio en el cierre de su intervención, “el problema de la educación es que no funciona con piezas, sino con fragmentos (como es el modelo transmisivo de los apuntes p. ej.) que recomponen pero no recombinan”.

Desafíos de la cultura participativa

“Los desafíos de la cultura participativa: una educación para el siglo XXI” es el título de la conferencia que di en Galicia en septiembre por invitación del INTEF, Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación de Profesorado del MECD, para clausurar dos cursos de profesores que organizaba con la UIMP en Coruña: Educación conectada y Alfabetizaciones Múltiples.

Cursos de verano MECD-UIMP 2013

Durante mi intervención hice un repaso sobre las macrotendencias de la cultura digital hoy (remix, diy, red viral) y su conexión con los usos frecuentes de la red por parte de menores y adultos (buscar información, comunicarse entre sí y producir/compartir materiales), para pasar a discutir la dicotomía nativos/inmigrantes digitales y la necesidad de poner el foco formativo sobre tres aspectos clave: forjar criterio (entrenar el pensamiento crítico), cuidar la privacidad (sensibilizar sobre la identidad) y respetar los contenidos de terceros (utilizando licencias libres y compartiendo prácticas). La sesión se grabó en vídeo pero aún no está online, pero sí el documento de presentación:

 

Si algo han generado estos cursos es una gran actividad documental de sus participantes, poblando la red mucho antes de la fase presencial. Alfabetizaciones múltiples: un nuevo ecosistema de aprendizaje desarrolló un blog específico para su seguimiento, incluyendo un atractivo Symbaloo de Laura Borrás, mientras que Educación conectada: la escuela en tiempos de redes arrancó con un gran movimiento en Twitter (lista y #REDucación), un texto colectivo de partida, un grupo de enlaces en Diigo que sigue creciendo y un manifiesto colaborativo de razones, un recopilatorio de materiales utilizados, cerrando con un epílogo visual de lo más inspirador: