Archivos de la categoría Periodismo

Qué entender por alfabetización digital #ELNcov

Hoy es el Día de la Alfabetización según la UNESCO y prácticamente acabo de volver de participar en el seminario “Assessing Digital Literacy Skills in a Digital World” (en twitter #ELNcov) que se ha celebrado esta semana en el Disruptive Media Learning Lab de la Universidad de Coventry, en el Reino Unido. Tres días de debates, exposiciones e intercambios de experiencias con investigadores de universidades de países como Grecia, Canadá, Reino Unido, Portugal o Rumanía.

digital-literacies-coventryEntre las conclusiones que traigo en la maleta está constatar el múltiple abanico de terminologías que existen en este campo y el hecho de que no haya a corto plazo vías de síntesis en ello. Tenemos versiones, y académicos defendiéndolas, de todos los tipos: en plural, en singular, con prefijos, con sinónimos, con apellidos, etc. Y así nos encontramos “multimedia/polymedia/transmedia/informational/media…” para el adjetivo y “literacy(ies)/capabilities/skills/competences…” para lo sustantivo, con la paradoja de que cuando nos ponemos a hablar de qué significa cada cosa para cada uno de nosotros resulta que hablamos prácticamente de lo mismo con el coste que supone el esfuerzo constante por resemantizar nuestra elección.

No parece que los organismos internacionales vayan a hacer mucho más por converger opciones. Miramos hacia ellos buscando la solución, pero hasta el momento no hay una voz con capacidad para marcar un camino de vocablos comunes. Y lo más paradójico es que probablemente eso sea lo mejor, huir de dogmatismos, aunque resulte tan confuso como agotador. La Unión Europea avanza en sus “digital competences” con el DIGCOMP 2.0 y su reciente evolución al DIGCOMP 2.1, un marco que pretende dar respuesta a las necesidades funcionales del día a día de cualquier ciudadano, mientras que la UNESCO se esfuerza por separar lo “multimedia” de lo “informacional” mientras que el JISC (organismo para la Educación Superior en UK) dibuja sus propias cosmovisiones de lo que entiende que debe tener alguien “letrado” en lo digital hoy.

JISC-digital-capability-model-wide
Modelo JISC

Tomando como base todos estos modelos hemos querido señalar la importancia de reforzar la alfabetización mediática como uno de los pilares indispensables de la alfabetización digital por el auge de la infoxicación, la institucionalización de las fakes news, la postverdad y la viralidad que ejercen las redes sociales en la construcción de una opinión pública que termina votando.

La pregunta es “¿para qué queremos ciudadanos alfabetizados digitalmente?”, ¿para que sepan operar en banca online?, ¿para que sepan protegerse con antivirus?… Citando un libro seminal de los años 50 “The uses of literacy” del que fuera en cierta forma precursor de los Estudios Culturales, Richard Hoggart, el profesor Julian McDougall nos provocaba con la idea de presentar a los simpatizantes del ISIS como altamente competentes digitales por cómo se comunican a través de mensajes multimedia. Muchos de ellos pasarían un test de competencia digital de alguno de estos modelos que priman lo operativo e ignoran el pensamiento crítico y la justicia social. ¿Es esa la alfabetización digital que queremos?

Parece pues crítico recuperar la tradición de la investigación aportada por esos estudios culturales que situaban la dimensión política y crítica de los medios de comunicación. Traducido a nuestras necesidades de hoy, estaríamos hablando de entrenar el pensamiento crítico (consumidores con estrategias y herramientas para construir un criterio propio), potenciar la producción creativa (pasar de consumidores pasivos a creadores de cultura con discursos y narrativas propias) e intervenir en la sociedad en base a valores de participación democrática.

Sintetizado en la secuencia Acceso, Interacción y Participación propuesta por Nico Carpentier, la doctoranda belga Lara Burton nos presentó un modelo que incluye además la acción de “Ratificar” (Denouël, 2012) como un paso intermedio entre consumir y producir, para referirse a lo que hacemos en medios sociales al retuitear o compartir una información: no es solo consumo ni es estrictamente producción propia, pero sí hay cierta creación, responsabilidad y autoría en el apoyo que se da a la idea, comentario o contenido de un tercero.

Por último, después de un amplio debate sobre qué es lo digital y hasta dónde llega su alcance, el seminario ha tenido un fuerte foco en la evaluación, en cómo medir, observar y tener un mayor acercamiento a lo que definamos como persona competente digital. De igual manera trabajamos, comparamos y analizamos de forma crítica estos diferentes marcos para llegar a la conclusión de que no hay una única fórmula correcta y de que como docentes o investigadores debemos construir nuestros propios instrumentos en función de los grupos, el contexto, los objetivos, etc. con los que trabajemos. En esta línea presenté el modelo mobile learning que hace más de ocho años pusimos en marcha en EOI y del que he hablado en varias ocasiones en este blog.

Marca personal, cuando el producto eres tú

Ahora se habla de influencers como nueva palabra de moda. Cuando yo estudiaba Periodismo y no existía internet, les llamábamos líderes de opinión, aquellas personas capaces de vehicular un mensaje y tener un mayor alcance por su posición relevante frente a otras personas. Estos nuevos líderes lo saben y se afanan por alicatar “su marca personal”. Sea como fuere, con un nombre u otro, parece claro que las redes sociales son el nuevo entorno de la opinión pública y por ello su importancia para la política o el consumo son cruciales. Son muchas las señales que apuntan en esa dirección. No es casual que los medios de comunicación (tanto norteamericanos como españoles) hayan perdido más de un tercio de ingresos en la crisis mientras que otros medios no “tradicionalmente informativos” como es Facebook hayan captado gran parte de la inversión publicitaria online, superando éste incluso a Google en 2013.

Y si parece claro que las redes sociales son los nuevos zocos de la atención global, ¿dónde quedan los blogs? ¿están muertos como parece querer responder Google?

blogs-dead

Ciertamente pasó su momento de fascinación, pero eso no significa que no tengan un lugar en todo este ecosistema mediático de twitters, youtubers e instagramers.

blogs-trends-google

Habrán pasado muchos años desde entonces, pero no se me ocurre mejor medio para la creación de una marca personal que un blog como elemento vertebrador, hogar y coordenada de la identidad digital distribuida por tantos escaparates del yo. Un lugar donde crear contenido reposado para ser vendido (elegantemente decimos “compartido”) en otros mercados digitales.

Lo que sí ha ocurrido es que se han hecho mayores de edad y, con ello, dejado la inocencia atrás. Esto se hace bastante evidente en los resultados de mi investigación sobre blogs de periodistas, a quienes he estado analizando desde hace diez años. La tendencia natural ha sido mantener el blog y darle un carácter más “profesional”, con menos posts personales como en sus comienzos y más uso de archivo o CV dando cuenta de trabajos profesionales. A esto se añade el hecho de que muchos de ellos hayan comprado dominios con su nombre/marca para redirigir ahí su blog o que incorporen una foto de presentación en su bio. Por el contrario, esa naturalidad originaria, ese carácter espontáneo de los blogs, se ha visto trasladada al nuevo miembro del ecosistema, Twitter, donde los mensajes son más instantáneos, y donde se cumple la función dialógica que tuvieron los blogs en sus inicios.

No hay más que ver cómo los comentarios han abandonado los blogs, a pesar de que se llegaron a definir en su día como “conversación” (hubo hasta libros y congresos con ese título). Lo que el tiempo se llevó no fueron solo los comentarios, ni la frecuencia de posteo, también la sacrosanta independencia que se invocaba hace diez años (el 20% de los blogs que analicé están hoy integrados en medios de comunicación), así como la presencia de un blogroll como elemento indispensable (todos han tendido a eliminarlo), o el mandamiento de la transparencia (hoy nadie ofrece estadísticas públicas de visitas, por ejemplo).

En definitiva, un periodo de madurez natural, en el que el blog del periodista ha migrado parte de sus funciones a nuevos espacios mientras mantiene como imprescindible su valor en este proceso de creación de identidad digital profesional y marca personal.

De todo esto hablé en febrero en el Social Weekend de Santander con la ponencia “Marca personal, cuando el producto eres tú” como refleja El Diario Montañés, organizador del encuentro, en esta reseña al día siguiente:
marca-personal-tiscar-santander

Entre los intelectuales iberoamericanos más influyentes de 2015

Me da mucho gusto terminar el año compartiendo grupo con gente tan verdaderamente intelectual como Emilio Lledó en la lista de los 50 intelectuales iberoamericanos más influyentes de 2015. Es un lujo estar ahí, pero más aún repetir por segundo año consecutivo y más en mi primer año de maternidad cuando mi actividad académica ha bajado considerablemente con la llegada de Nora.

Soy consciente de que habrá que dejar hueco para próximas ediciones, así que me lo tomo como un gran regalo para despedir 2015.

intelectuales iberoamericanos 2015

 

En esglobal no creemos en los departamentos estancos y las personas que figuran en esta lista tienen –o eso nos ha parecido– una mirada amplia de lo que es su tarea en el mundo que les rodea. En cualquier caso, todos cumplen unos requisitos mínimos: estar vivos y activos, que utilicen el español o el portugués y que tengan influencia en el entorno iberoamericano o internacional.

Pd. Aunque lo escribo hoy y podría parecer una inocentada por la fecha, en realidad se publicó hace unas semanas en EsGlobal. Hasta hoy no había encontrado el momento de devolverle a este blog gran parte del mérito. A pesar del gesto de la foto que se ha tomado de un Evento Blog de hace varios años, estoy inmensamente feliz 🙂

 

Ser emprendedor es ser un valiente

Ser emprendedor es ser un valiente. Sin duda, quienes no disponemos de ese arrojo, no podemos dejar de mirar a estos valientes con admiración. Gente corriente que un buen día arriesgaron su dinero, su esfuerzo y su futuro por poner en marcha su proyecto profesional y vital.

En EOI se han formado más de 50.000 de estos valientes durante los últimos 20 años con la ayuda del Fondo Social Europeo y hemos querido celebrar este aniversario dando voz a los protagonistas para emocionarnos con su ilusión:

Sus historias se recogen en una serie de entrevistas en vídeo y también en un libro conmemorativo que nos acerca más a su día a día:

20 años EOI-FSE

Libro disponible para descarga desde Savia.

rne_eoiAdemás, como cierre al Mes del Emprendedor que ha plagado noviembre en EOI con actividades dirigidas a la creación y consolidación de pymes, el pasado martes fuimos anfitriones de la magia de la radio con la realización en directo del programa Las Mañanas de RNE desde la Escuela (vídeos, parte 1 y parte 2).

Competencias digitales de un directivo

Ayer Juan Luis Manfredi publicó una entrevista que me hizo para Cinco Días donde repasamos las competencias digitales clave de cualquier directivo o líder en una organización. Os dejo con un extracto, pero el texto completo se puede consultar en su web.

P. ¿Qué es la transformación digital? ¿Cuáles son las competencias que un directivo debe tener en ese entorno?

R. La forma de hacer negocios, producir y vender ha cambiado radicalmente por el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación. Sin embargo, muchas empresas se resisten a reconocer ese cambio de paradigma y no advierten la necesidad de transformar sus hábitos de trabajo y, lo que es más importante, su cultura organizativa. La transformación digital de las empresas es en gran medida la asignatura pendiente más urgente de sus directivos como principales líderes de introducir ese cambio.

Estos directivos requieren de la habilidad para el aprendizaje permanente, autónomo y social, así como de competencias para la incorporación de la creatividad en procesos de innovación, el trabajo colaborativo, la gestión de información en red y la producción de valor con todos los agentes implicados en el negocio. Por sintetizarlo en una frase, se trata fundamentalmente de todo lo que tiene que ver con la gestión digital de tecnologías, contenidos y personas en una empresa.

Gracias Juan por la presentación tan cariñosa. No se merece 🙂