Archivo de la categoría: Alfabetización digital

Entrevista en educación 3.0

Hoy cumplo 16 años en este espacio que nació un 7 de julio de 2004 para investigar sobre el formato blog como herramienta de comunicación. Si esta criatura fuera de carne y hueso, habría salido de la ESO y estaría a punto de comenzar el Bachillerato en un entorno educativo muy incierto.

Varios meses de confinamiento debido a la pandemia del coronavirus han dado el último empujón a un sistema que se tambalea por muchos motivos. En esta entrevista que han publicado en Educación 3.0 reflexiono sobre estos aspectos en tiempos difíciles. Además, por primera vez en los diez años de la revista abren sus contenidos para que se puedan leer online, de modo que solo hay que registrarse para acceder a la entrevista completa.

Entrevista en Revista Educación 3.0

Antonio Rodríguez de las Heras, un maestro

Pienso en Antonio Rodríguez de las Heras y brotan tantas sensaciones y buenos recuerdos que me cuesta ordenarlos de una forma medianamente coherente.

Imagen de Antonio Rodríguez de las Heras en Wikipedia.

Hace muchos años que tuve la suerte de conocerle y desde entonces aprender de él. Cruzamos caminos en el Comité Científico de la Revista Telos y como autores en algunos números, en los pasillos de la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la UC3M, en varias ediciones de la Semanas de Cultura Digital de su querido Máster, en actividades de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Salamanca, en ciclos de la Fundación Telefónica, en los laboratorios de Medialab-Prado y en diversas publicaciones.

Tuve incluso el enorme placer de contar con su magisterio en mi Tribunal de Tesis el 28 de octubre del año pasado. Y, con ello, la suerte de que le conociera mi familia, porque considero que es un regalo poder conocer a una persona tan buena, tan sabia y tan generosa.

Mi última foto con él en la lectura de mi tesis, la última conversación, la última comida 🙁

Son muchas sus virtudes y enorme su legado. Afortunadamente hay todo un acervo digital disponible en la red para quien quiera profundizar en su obra: artículos, vídeos, entrevistas, libros, etc. Y, desde el viernes pasado, una página en Wikipedia donde amigos y discípulos le rendimos un merecido homenaje con la magia del hipertexto que él supo definir tan bien en sus inicios.

A mí, personalmente, lo que más me gustaba era escucharle. Coincido con Enrique Villalba en que era un comunicador superdotado. Me fascinaba entregarme a sus ponencias como quien se escurre en una butaca de un cine de verano cuando se apagan las luces. Entraba entonces en escena el gran contador que era, el poeta capaz de conectar la cultura antigua con bits y pixeles. Maestro de la metáfora, nos llevaba por senderos mágicos con su voz cálida y su capacidad para apasionarse y apasionar en las oportunidades de la fusión entre tecnología y cultura. Comenzaba su relato y nos envolvía con sus teorías de la palabra, la escrita y la oral, del aquí y del allá, de la arena y de la piedra, de lo especular y lo virtual, de lo natural y lo protésico… Un intelectual de tal nivel que no necesitaba trufarse de autores para reivindicar su sabiduría. Un humanista alejado del discurso apocalíptico. Un entusiasmado de la evolución cultural. Un maestro. Gracias eternas. D.E.P.

Aprendizaje informal para calmar la educación

Calmaredu
Calmar la educación. Palabras para la acción #CalmarEDU

La Asociación de Educación Abierta ha publicado un libro colectivo donde decenas de personas han desarrollado ideas para “Calmar la Educación” (disponible en PDF y EPUB). Entre ellas, he tenido la suerte de poder glosar una frase de las 101 propuestas que surgieron a su vez de otro proceso colectivo previo: #CalmarEdu nº28. De acuerdo con su contexto, los proyectos de centro deben integrar las opciones de aprendizaje no formal e informal de sus alumnos/as”.

En su web se puede acceder al artículo completo por si os apetece leerlo, pero aquí dejo un breve extracto:

Lo que parece claro es que la educación formal necesita de forma inteligente «aprender» y «aprehender» ella misma a partir de aquellos ingredientes de la educación no formal e informal que colaboran en el éxito de la experiencia para lograr el objetivo soñado: la mejora del aprendizaje. ¿Cuáles son estos elementos? Si algo hemos aprendido en los últimos años con la penetración afectiva de internet en la vida cotidiana es que mucho tienen que ver con partir de aspectos motivacionales con narrativa propia, con la colaboración como vía de crecimiento, con la inclusión de lo lúdico como disparador del interés, con la permeabilidad de terceros agentes de proximidad más allá de la tríada docentes/familias/niños (desde un proyecto municipal a un panadero del barrio), con la participación del cuerpo en el espacio, con el reto como método de evaluación y no exclusivamente de nota, etc.

Las mentiras tienen las patas largas

Dice el viejo refrán que las mentiras tienen las patas cortas, pero en la era de la desinformación son tristemente más veloces que la verdad por más brillante que nos parezca.

La desinformación no es un fenómeno nuevo (en este mismo blog llevamos años cubriendo el tema). Es consustancial al ser humano en cuanto a su intencionalidad (normalmente con cierto componente político o ideológico) y a su estructura (una mezcla de verdad con mentiras sazonadas y un regusto emocional que las hace irresistibles). Pero ahora encuentra aliados difíciles de combatir…

De este tema, y concretamente de su promotores, efectos, resistencias y vías para combatirlo he publicado dos artículos recientes en Nobbot que te invito a leer:

Pero si preferís el formato de vídeo y presentación, más abajo podéis ver el material que compartí sobre desinformación en el evento InnovaBilbao de abril.

Agitar antes de usar – Cómo sobrevivir a la desinformación from Tíscar Lara

Héroes domésticos para lo digital

Vivimos en un mundo móvil, globalizado y fuertemente mediado por la tecnología digital. ¿Estamos preparados como sociedad para ayudar las generaciones más jóvenes a vivir en él, a afrontar los retos que la virtualización les presenta? ¿Debemos evitar el contacto de los niños y niñas con la tecnología como parece ser la última moda entre las familias de los ingenieros de Silicon Valley o iniciarles en el lenguaje de programación para que no se queden fuera de la ola digital? 

En noviembre participé en unas jornadas sobre jóvenes, juego y adicciones organizadas por el Ayuntamiento de Valencia y la FAD con una ponencia sobre la necesidad de formar en el consumo crítico de la información y en el uso inteligente de la tecnología como la mejor forma de prevención en este escenario.

Tecnología
De ahí salió un artículo que publicaron como firma invitada en la página Planeta Joven y del que hoy traigo un extracto:

A modo de resumen, os dejo con el hilo que publiqué en Twitter:

¿El contacto de los menores con las pantallas perjudica o beneficia su desarrollo cognitivo? Profesores, padres y madres no sabemos a qué atenernos, tan pronto sale una noticia a favor como otra en contra.

Esto es solo una muestra de la confusión que se percibe. Nos encontramos ejemplos positivos y al mismo tiempo leyes por la prohibición de los móviles en el aula.

No parece que la prohibición per se como forma de evitar/negar una realidad sea coherente ni útil cuando por otro lado se insiste en que serán los más pequeños los llamados a liderar los nuevos trabajos aún por definir en el escenario digital.

Mientras tanto, en la televisión podemos ver en los deportes a los jugadores luciendo apuestas online en sus camisetas y en paralelo una noticia de cómo está creciendo la ludopatía en los más jóvenes.

¿La culpa es de internet? ¿Es la solución evitar el acceso a las pantallas como parece ser la última moda en Silicon Valley? Una noticia a cuestionar que no hace más que culpabilizar aún más a los padres que tienen menos recursos.

Existe un mito bastante instaurado de que con limitar la exposición a un tiempo determinado, fijado normalmente en 2 horas, estamos protegidos. Esto crea la falsa ilusión de que no es necesario hacer nada más mientras se deja al niño solo a su suerte en su práctica digital

Investigadoras como y cuestionan ese enfoque cuantitativista y ponen el foco en el cómo y el contexto. Hablan de “parenting digital” donde el hogar toma especial relevancia como espacio de aprendizaje mutuo.

La Escuela tiene un papel clave como mediadora para desarrollar la educación mediática, también llamada alfabetización transmedia para formar en el pensamiento crítico y la expresión creativa, huyendo de posiciones alarmistas.