Todas las entradas de: Tíscar

El libro de la inteligencia colectiva

¿Por qué formar un equipo de fútbol con las mejores estrellas no garantiza que sea el mejor clasificado de su competición? ¿Por qué no podemos achacar el resultado del referéndum del Brexit a que los votantes fueran estúpidos o ignorantes?

Libro de la inteligencia colectiva

Lo que aparentemente parecen preguntas sencillas requiere que nos paremos a pensar con detenimiento en conceptos como la agregación de inteligencias individuales o las dinámicas de deliberación de los procesos colectivos. Y esto es precisamente lo que hace Amalio Rey con su reciente publicación “El libro de la inteligencia colectiva” que nos lleva de la mano para reflexionar sobre qué ocurre cuando hacemos cosas juntos.

A lo largo de más de 300 páginas, Amalio hace todo un recorrido discursivo por los principios que rigen la inteligencia colectiva en sus diferentes formas y manifestaciones, sobre la tensión entre lo individual y lo colectivo en la sociedad contemporánea y sobre las claves para generar procesos que permitan a los grupos sociales aprender de forma efectiva y afectiva.

Nos encontramos ante un libro que, huyendo de simplificaciones, se adentra en el terreno de la inteligencia colectiva con la ambición de hacer planteamientos teóricos para desentrañar sus presupuestos. Para ello, y a través de diversas preguntas, nos va llevando en su razonamiento con ejemplos y conversaciones con diferentes expertos que han ayudado al autor a poner orden a sus ideas en su propio proceso de investigación.

Tenemos que agradecer a Amalio que se haya embarcado en un análisis de este tipo, lejos de la tentación de hacer un libro de aeropuerto de lectura superficial, y que nos ayude a sentar en nuestra cabeza las bases conceptuales de algo tan escurridizo, manido o incluso a veces vago como es el tema que le ocupa.

Presentación de “El libro de la inteligencia colectiva”

De esto y cómo aplica a nuestra vida, personal y profesional, pública y ciudadana, hablaremos el próximo jueves en la presentación del libro en Madrid (The Bridge) junto a Mario López de Ávila y su autor, Amalio Rey. Están todos invitados.

Ser “influencer” académico

Uno de los pilares de la ciencia es la garantía de replicabilidad, y para ello son fundamentales su apertura, la transparencia de sus procedimientos y la accesibilidad a sus resultados. De esta forma, su divulgación puede despertar interés y generar nuevo conocimiento.

Sin embargo, el circuito de la publicación científica va en otra dirección, pues cierra los resultados en una torre de marfil de acceso restringido a un público muy determinado, con un lenguaje en ocasiones demasiado técnico y con un elevado coste económico.

Cualquiera que quiera desarrollar una carrera académica sabe que no es suficiente con investigar y divulgar, si esto no sucede en ciertos circuitos de publicación que son los reconocidos por las agencias de acreditación del gremio. Es el famoso publish or perish («publica o muere»).

Internet y las redes sociales abiertas responden, por el contrario, a la misión última de la ciencia, y con mayor fuerza si cabe en muchas ocasiones, pues llegan a un público potencialmente más amplio, expanden las ideas, reconocen y refuerzan a los autores. Sirven, además, para aprender, mejorar y disfrutar, pues ofrecen un contacto más directo con la audiencia y una exposición más gratificante de un trabajo tradicionalmente demasiado solitario.

Los medios, las narrativas y los lenguajes que encontramos actualmente en internet permiten una divulgación más abierta, atractiva y accesible que reporta múltiples beneficios. Comunicar sobre lo que uno sabe y trabaja a través de las claves de la cultura digital es útil para encontrar y compartir recursos, mantenerse informados, incrementar la visibilidad, mejorar las habilidades de expresión, conectar con una conversación global, tejer relaciones profesionales y, en última instancia, contribuir a combatir la desinformación. [CONTINÚA LEYENDO].

Este artículo, del que se presenta únicamente la introducción, se publicó originalmente con el título “Publicar más allá del paper. Nuevos territorios para influencers académicos” en la revista Mosaic y se puede continuar leyendo allí de forma completa.

Nueva etapa profesional en el Instituto cervantes

2022 comienza con un nuevo reto profesional.

Poco antes de despedir el año pasado tuve la oportunidad de incorporarme al Instituto Cervantes para ponerme al servicio del proceso de transformación digital en el que se haya inmerso.

Lo haré desde la Dirección de Tecnologías y Contenidos Digitales con tanta ilusión como sentido de la responsabilidad por contribuir al proyecto de futuro de esta prestigiosa institución, que vela por la difusión de la cultura y la enseñanza de la lengua española en todo el mundo.

Me siento muy orgullosa y honrada de compartir este compromiso con el estupendo equipo humano que habita el Cervantes para trabajar juntos en esta etapa y disfrutar de las cimas que seamos capaces de alcanzar.

Actualización marzo 2022: el área ha cambiado su denominación a Dirección de Transformación Digital, que tiene más sentido con el gran proyecto que tenemos entre manos en el Instituto 🙂

Mujeres liderando tecnología y comunicación

Solo 2 de cada 10 empleados en el sector de las tecnologías de la información son mujeres, de acuerdo con un estudio de ONTSI y el Instituto de la Mujer. Y por cada dos artículos científicos firmados por un hombre, tan solo hay uno firmado por una mujer, según un estudio de la Revista Nature. En Europa, las mujeres representan solo en torno al 25% de quienes se escuchan, leen o se ven en las noticias, y rara vez se las representa como expertas en su campo.

Así arrancaba la declaración de intenciones de Margarita Bly, un conjunto de profesionales del ámbito de la tecnología y la comunicación que nos unimos hace unos meses para darle un vuelco a los datos y potenciar el papel de la mujer en estos campos.

Y precisamente de estos temas hablaremos mañana en el evento WomenLiderTIC que ha organizado Dones en Xarxa en Barcelona.

Abrir la caja negra de la tecnología

La semana pasada participé en en la mesa redonda Tendencias en Comunicación. Retos para la investigación y la innovación del Congreso Internacional de Investigación en Comunicación e Información que organizó la Universidad de Zaragoza. Entre otros temas, hablé de la necesidad que tenemos los periodistas, profesores e investigadores de abordar la tecnología como objeto de estudio y como herramienta de trabajo. Me refiero en concreto a remangarnos para aprender con mayor profundidad sobre inteligencia artificial, blockchain, algoritmos, etc.

Caja negra de la tecnología

Solo de esa forma podremos abrir en lo posible esa caja negra que se nos presenta como insondable con el objetivo de conocerla, decodificarla, aplicarla y cuestionarla con mayor criterio que el de tocar de oído. Una aproximación que está en línea con la propia metodología que propugna la educación mediática o “media literacy” que plantea deconstruir los sistemas para poder analizarlos y aprovechar sus lenguajes en toda su capacidad.

Mucho me temo que aún estamos lejos de ello, más allá de materiales que intentan iluminar el campo periodístico como esta Guía de IA o estos ejemplos de Blockchain. Resulta más acuciante aún en el ámbito de la investigación, especialmente en el terreno de las ciencias sociales y más concretamente en los estudios de la comunicación. Es habitual que en los departamentos universitarios se sigan reclutando “codificadores” para hacer un trabajo manual que resulta muy limitado frente a las posibilidades que tenemos hoy en día de aplicar técnicas de computación que ya se están utilizando en otros campos científicos. Dejemos el trabajo cuantitativo del big data para esas herramientas que facilitan la detección de grandes patrones de comportamiento y centremos las energías humanas en el procesamiento de mayor valor: la dirección y el análisis cualitativo.