Competencias para la innovación #univest13

Parece existir cierto consenso sobre el cambio de perspectiva entre el modelo industrial y el modelo digital de la Educación y en las diferencias sustanciales entre el Qué, Quién, Cómo y Dónde del Enseñar frente al Aprender. Sobre esto y otros temas hablamos en Competencias para innovación: exploraciones sobre el aprendizaje más allá del currículum dentro de la sesión plenaria del IV Congreso Univest que este año se dedicó al aprendizaje colaborativo en la Universidad de Girona. El formato fue un tanto distinto a los habituales. Partió de un texto que planteó Cristóbal Cobo para iniciar el debate y se complementó con las visiones que compartí junto a Fernando Galán, de la European Students Network. El vídeo íntegro de la sesión se puede consultar en la web de Univest (con la intervención de Cristóbal Cobo, por un lado, y la nuestra, por otro).

A continuación, incluyo el documento que utilicé como apoyo a mi exposición:

De igual forma, me permito insertar aquí un documento de Cristóbal Cobo que ayudará a seguir su intervención. Contiene vídeos y datos que resultan interesantes para el debate (ver vídeo).

Wikis: escritura colectiva, libertad y trazabilidad

Los wikis son probablemente el sistema de escritura colaborativa online más abierto, democrático y horizontal que existe. En los últimos años han surgido otros formatos, herramientas y estructuras que también se prestan al arte del palimpsesto, la escritura a varias manos o la negación del autor, pero no cabe duda de que los wikis son y serán un importante precedente en la evolución de la lecto-escritura de la web. Entre los elementos que más me fascinan de los wikis es que aquello que puede interpretarse como su mayor debilidad, en cuanto a producción anónima y libertaria, es a la vez su mayor fortaleza gracias a una tecnología diseñada para la trazabilidad y la recuperación histórica.

Palimpsesto (Fuente: Wikipedia)

Sin embargo, los wikis son, con frecuencia, grandes olvidados en la narrativa de la web 2.0. Su hermano mellizo, el blog, mucho más rentable para la identidad digital, se llevó gran parte de los flashes mediáticos en la década prodigiosa 2.0 del siglo XXI.

comunica20No así, afortunadamente, para el III Congreso Comunica 2.0 de la Universidad Politécnica de Valencia y Fundéu, donde tuvimos la oportunidad de reivindicar de nuevo a este poderoso libro abierto de hojas imposibles y parecidos razonables como es el wiki. Me consta que se grabó en vídeo, pero como no lo encuentro aún online, adelanto la presentación por si os resulta de utilidad:

Mobile Learning: de las TIC en el aula a la Educación Expandida

Las interpretaciones que hacen los demás sobre nuestros discursos no solo los enriquecen sino que en muchas ocasiones los mejoran. Al menos a mí me ocurre que termino de hacer una exposición y me quedo con la duda de si me he explicado, con la angustia de si me habrán entendido. Entonces releo los tuits que se han ido lanzando y, no solo calmo mi desasosiego, sino que compruebo que el argumento tiene más coherencia y armonía en esas elaboraciones fortuitas de sujeto, verbo y predicado. Podría incluso decir que no se me ocurre mejor resumen que esa secuencia de tuits hilvanados en directo. Recordando a Millás, diría que son prótesis que permiten andar al cuerpo discursivo, que lo completan e incluso posibilitan.

Pues bien, una de las cosas más hermosas que me han sucedido en esta suerte de remezcla continua es cuando las palabras se transforman en imágenes y me devuelven un espejo más nítido que el original. Guardo como tesoros aquellas miradas sobre el peregrino digital o el profesor INprendedor transformado en superhéroe, y últimamente reinterpretaciones en forma de imágenes que toman vida de manera simultánea a mi exposición. Uno de estos casos lo reseñé hace unos meses y ahora os presento el último regalo: el Caballo TICtroico que dibujó @mestraprimaria en su tablet durante mi ponencia en el Congreso EDUCA celebrado en el CITA de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) en julio de este año.

caballo-troya-mestraprimaria

A partir de ahora no puedo visualizar un Caballo de Troya más luminoso en el aula que el que diseñó esta maestra de primaria “que prefiere ir de frente que de perfil y a quien no le gustan los puntos al final de frase”.

Mientras, quienes quieran acceder al documento de mi ponencia, a la espera de que se publique el vídeo, aquí la tiene:

Pd. La presentación también se puede complementar con este artículo: Cuando el Caballo de Troya entró en el aula.

Desaparecer, la nueva fantasía digital

Tanto tiempo diseccionando los componentes de una alfabetización digital integral, multimedia, crítica y creativa, y resulta que apenas percibíamos un elemento tan importante como la conectividad: vivir la desconexión.

phone_table

 

Cada vez surgen más voces que llaman la atención sobre esta cualidad, pero no ya desde el punto de vista apocalíptico que tiñó los primeros años 2.0 con discursos que veían en la tecnología puro aislamiento social, sino como una destreza que interesa ejercitar para ser capaces de desconectar con intención y voluntad, cuando y como queramos. Precisamente para volver a conectar con intención y voluntad, cuando y como queramos. Ahí la clave.

Interesa ejercitarla por la propia sensación de presión que se puede sufrir al experimentar la tecnología ubicua, conectada y constantemente emisora de nuestro devenir personal. Todos conocemos personas que reaccionan con miedo o se sienten completamente sobrepasados, sin capacidad de control sobre sus vidas digitales. Precisamente Karelia Vázquez escribe hoy en El País Semanal el artículo “Largarse de las redes sociales”.

Qué significa la intimidad, la propiedad, la originalidad, la amistad y la privacidad en tiempos de Facebook no parece ser lo mismo que hace décadas. No es lo mismo para los más jóvenes y no es lo mismo para los más mayores. Como no lo es tampoco la forma de protegerlas o de intercambiarlas como memoria y valor social.

Borrarse de Facebook y de Twitter probablemente sea la respuesta equivocada. Pero ¿cuál es la pregunta? ¿Cómo tomar control de la situación? ¿Cómo ecualizar la propia vida, la intensidad de lo que se ofrece y de lo que se obtiene, de lo que se comparte y de lo que germina, del ser y estar digital?

Ese “Cómo” es parte de la competencia digital que debemos desarrollar, aprender a ser capaces de aprovechar el potencial que nos ofrece estar conectados y aprender a tomar control sobre nuestro propio discurrir online desenchufándonos cuando así lo deseemos.

Alguien que trabaja de forma explícita esta competencia con sus alumnos es David Silver, profesor de Digital Literacy y Green Media en la Universidad de San Francisco. Coincidí con él en el Congreso de AoIR, la Asociación de Investigadores de Internet, que se celebró en Copenhague en 2008. Allí David ya presentóalgunos de los trabajos del proyecto “Log off before you blog off”, donde pide a sus alumnos que se desconecten de toda tecnología multimedia para centrarse en las experiencias analógicas, experiencias que normalmente requieren de trabajo manual, en grupo y en contacto con la naturaleza, para más tarde volver al blog, documentarlo y reflexionar sobre ello. En sus propias palabras, “es muy importante decir públicamente, y decirlo públicamente en conferencias repletas de investigadores de internet, que pasamos, y nuestros alumnos también, demasiado tiempo online y conectados. Necesitamos salir y desconectarnos más frecuentemente”.

Los trabajos más recientes de David Silver en esta línea se pueden ver en este vídeo (a partir del minuto 7) o a través de su blog:

David Silver on “Digital Natives” on a Media Fast from BayNet Webmaster on Vimeo.

Escribir, publicar, de forma frecuente, es un estado en sí mismo. Se hace y ya está. Tiene su propio ritmo. Pero si un día se para por alguna circunstancia, el flujo se rompe, cada día que pasa se hace más difícil retomarlo. Yo misma, que creo tener cierto control sobre mi identidad digital y mi grado de exposición pública, confieso tener a veces la fantasía de desaparecer, de caer en la estética de los suicidios colectivos o de simplemente irme silenciosamente un día y no volver. Siempre me ha inquietado mucho todo lo referente a la muerte digital, a esos blogs sin dueño, a esas claves que se van a la tumba.  Siempre me ha angustiado pensar en que se borrarían mis identidades digitales distribuidas por tantas cuentas y, por otro lado, reconozco que la idea tiene algo de seductora y a veces incluso liberadora. ¿Qué pasaría? Todo y nada. Como Sísifo, volveríamos a empezar. Porque somos seres sociales.

Los blogs y su evolución hoy: reconstrucción del cuerpo digital

En agosto participé, junto a Juan Diego Polo, en un HangoutON vespertino sobre la Evolución de los blogs que organizaron Antonio Postigo y Yolanda Corral. Fue una estupenda oportunidad para reflexionar sobre un medio, un formato, un canal… o simplemente una expresión humana que nos sigue apasionando: el blog.

He rescatado el vídeo de la conversación y algunas notas de apoyo para el debate:

 

LOS BLOGS Y LA WEB 2.0

Si los blogs han muerto o no se aleja del debate. Siguen siendo influyentes y necesarios, para quien los escribe y para quien los lee. No se entiende la evolución de internet de los últimos años, la llamada web 2.0 sin el papel jugado por los blogs (en su manera de separar forma de contenido p. ej.) y cuya herencia podemos ver en redes como Twitter, que se parece más a un blog que a Facebook, o en el propio Facebook en cuanto a anillo de contactos (recordando al mítico blogroll).

Los blogs han sido en gran medida el motor de la llamada tecnología de lecto-escritura. Un medio personal, sencillo y gratuito, de tener voz propia y una identidad digital consistente. Tecnologías de la socialización y la información actualizada que se desarrollaron al calor de los blogs (tales como Trackback, Permalink, Blogroll, Comentarios, etc.), nos sirvieron de aprendizaje de prácticas digitales que hemos incorporado de manera natural con las redes sociales.

 

LOS BLOGS COMO ESPACIO PERSONAL, LIBRE e INDEPENDIENTE

Aunque podamos ver como precedentes a los foros, vemos importantes diferencias al ser los blogs medios personales con identidad propia. De hecho, una clave fundamental es que son medios federados, cada uno tiene su blog en cualquier plataforma y todas se entienden entre sí (RSS).

De alguna forma, podemos interpretar en la explosión de redes sociales como Facebook, Twitter, etc. un cierto retroceso en lo relativo a la autonomía e independencia, pues hemos vuelto a crear los contenidos en “dominios” ajenos. Como escuché en un evento hace tiempo, ellos ponen el tapete y nosotros las cartas. En cualquier momento tiran del tapete y se acaba la partida.

Por otro lado, también podemos visualizar el desarrollo y uso de Apps como una vuelta a años de transición entre siglo XX y XXI: a aquel CD de contenido empaquetado. O como leí en un artículo que ahora no localizo en mi delicious, de la web abierta a la web domesticada, de la web ciudad a la web de urbanizaciones.

 

LOS BLOGS HOY

No cabe duda de que gran parte de las funciones que se desarrollaban en los blogs hace unos años han migrado ahora a otros medios, como aquel post rápido para destacar un enlace interesante y que ahora se materializa en un ágil tuit, como los comentarios al post que se han transformado en fugaces “retuits” o “megustas” o como el anillo del blogroll convertido en una lista de Twitter o grupo en Facebook.

Sin embargo, el blog sigue ocupando su espacio en el ecosistema de comunicación digital como coordenada virtual (y me atrevería a decir… más que nunca), como lugar de referencia propio y personal, que da cuerpo y coherencia a las identidades distribuidas por las distintas redes y plataformas de contenidos. Es el lugar que sirve para verificar, para tomar el pulso, para ver cómo respira, para tener histórico sobre la voz real de la persona que esconde o muestra, de ver a su comunidad, sus parroquianos, etc. Es el esqueleto que sostiene los sentimientos, palabras y pieles digitales diseminadas en la Red. Es la reconstrucción del cuerpo digital, el hogar y refugio de nuestra identidad.