¿Qué cambia al leer y escribir en línea?

¿Qué cambia al leer y escribir en línea? 

Notas de apoyo para la mesa redonda del mismo título en las Jornadas de leer y escribir en español en la red de la Fundación Comillas, 15 y 16 de diciembre de 2011. Compañeros de mesa: Daniel Cassany y Boris Mir. Y excelente resumen de Fernando Trujillo en su blog.

Lectura complementaria: Artículo Personismo de portada en la fragmentación del ecosistema mediático (PDF). Revista Sphera

Entendiendo “en línea” más allá de lo online y hacia la ubicuidad….

 

CAMBIA el público, el contexto, el género, la autoría, el soporte, la tecnología de escritura y lectura

NO CAMBIA la necesidad humana de comunicarse, de informar e informarse, en un sentido reflexivo, de sentirse comprendido, acompañado, reconocido, etc.

Así enunciado parecería que todo cambia y nada cambia, lo cual nos dificulta avanzar en el análisis.

Pero fijémosnos para comenzar en dos categorías universales: tiempo y espacio.

En el ámbito de la lectura y escritura analógica, la secuenciación, el turno, el tempo entre uno y otro, condiciona las formas de leer y de escribir mucho más de lo que lo puede hacer la escucha y el habla. De igual forma lo hace el espacio, tanto el de lectura como el de escritura, que no tienen por qué coincidir y que en realidad raramente coinciden.

Estas dos proyecciones, y en cierto modo distancias, favorecen formas propias de reflexión, de introspección, de modulación, de conceptualización, etc.

Leer y escribir en línea, online, siempre conectados significa sincronía, encuentro e interacción en tiempo real, pero también en espacio real: el espacio digital. Hablar de “en línea” es cada vez más hablar de “oralidad”. Aunque los bytes tomen formas de letras, sonidos o imágenes, fijas o en movimiento. Aunque sean decodificadas y por tanto leídas en lugar de escuchadas, no deja de ser una interacción más oral que escrita.

Cierto que hay medios digitales no sincrónicos en un sentido estricto (blogs, webs, etc.) pero la evolución de la red avanza hacia los medios más ubicuos: las redes sociales, esto es, comunicación al instante en cualquier momento y en cualquier lugar.

 La web 2.0 es fundamentalmente comunicación y comunicación social. Pero cada vez más oralidad, una oralidad que escribe la nueva narrativa social a partir de huellas digitales.

En línea / En directo: estamos en el aire!!! Este mismo texto es distinto si lo escribo en un procesador de textos, que en el borrador del blog, que en ideas intermitentes en Twitter. Escribir en público es una forma de pensar.

Dibujar constantemente las fronteras: entrando y saliendo de espacios, patios y plazas: personal-profesional, privado-público, etc.

Metadatos, metainformación: el contexto de lectura, de lo que se lee y de cómo se lee, está enriquecido por mucha información que lo envuelve pero que muta constantemente, que no tiene por qué ser la original, de origen, ni en signos paralingüísticos ni en criterios editoriales. Leer en Flipboard, leer en Currents Google… genera una mezcla auto-organizada de contenido fuera de contexto, con nuevas disposiciones gráficas, con mezcla de autores, etc.

Narrativa constante y fragmentada: intermitente, con distintos grupos, con distintas tecnologías. Veo, siento y necesito compartirlo. Una foto, un mensaje, en twitter, en facebook… De la postal analógica al check-in en foursquare.

Velocidad emocional: a un golpe de yema de dedo, del pensar, del sentir, al comunicar inmediatamente.

Nuevas formas de leer y escribir el mundo: TWITTER

Historia social a partir de las narrativas personales. Del qué estás haciendo al qué está pasando.

Donde leer es escribir: consumimos información a partir de su marcado y redifusión RTs, de su traza pública, de su organización, etc. Leer es decir que hemos leído.

Privado-público: sensación de intimidad, decir a todos y decir a unos pocos.

¿Efímero? HEMEROTECA social. Twitter no está diseñado para su archivo.

Superficialidad: como bisagra y pegamento de la socialización. Superficial también la forma de interactuar con los dispositivos, deslizamos el dedo.

Todo esto conlleva necesariamente una serie de determinantes y consecuencias que condicionan la competencia necesaria para “leer y escribir” en línea, esto es, también “escuchar y hablar” en línea:

SER conscientes y HACER un uso estratégico de la libertad y responsabilidad que conlleva la lectura y escritura en línea.

Incorporar como elementos importantes del proceso comunicativo: la inmediatez de la respuesta, la replicabilidad del objeto digital, la transparencia del proceso, la viralidad en la difusión, el diy-diwo, el remix, el beta constante, etc.

¿Estamos preparados y preparando para una oralidad que deja huella digital?

Informe sobre mobile learning de Scopeo #mlearning

scopeo-mlearning
 

Ayer vio la luz el informe M-learning, en España, Portugal y América Latina (pdf), que ha publicado Scopeo, Observatorio de la Formación en Red.

Con cerca de 200 páginas, se aborda el mobile learning y se destacan casos de aplicación relevantes en el campo de la educación, entre los que se encuentra el de EOI acompañado de un buen número de referencia en el ámbito iberoamericano.

Con la ayuda de Mar Camacho, con quien he tenido el placer de colaborar en este monográfico, escribimos el siguiente prólogo de presentación:

PRÓLOGO (Mar Camacho y Tíscar Lara)

El interés creciente y el uso generalizado de los dispositivos móviles en todos los ámbitos de la sociedad plantea la necesidad de incorporarlos también en los procesos de enseñanza y aprendizaje. El rápido desarrollo de estas tecnologías de la información y la comunicación expande y magnifica a la vez el proceso de aprender y potencia con ello la creación de conocimiento compartido. Por tanto, vivir y aprender en la Sociedad Red significa integrar de manera natural las tecnologías móviles, tan presentes en la vida cotidiana, en los procesos educativos. Mobile Learning o aprendizaje basado en el uso de dispositivos móviles es considerado por el Horizon Report desde 2008 como una de las tecnologías emergentes que van a tener -y realmente ya tienen- un impacto importante en la educación junto al aprendizaje basado en juegos y el uso de los mundos virtuales para aprender.

Una de las enormes ventajas del Mobile Learning es que hace posible que el aprendizaje salga fuera de las aulas, que tenga lugar en cualquier parte y en cualquier momento. El estudiante crea, publica y comparte su propio conocimiento a la vez que se beneficia de conocimiento creado por otros, generando así y contribuyendo a mantener procesos cíclicos que no tienen fin y son actualizados constantemente, lo cual enriquece enormemente la experiencia de aprender.

La función de educadores y otros agentes involucrados en procesos educativos es pues explorar el potencial educativo del uso de los dispositivos móviles para que estos puedan ser incorporados en los mismos y favorecer un aprendizaje significativo que a su vez se transforme en conocimiento.

La irrupción de tecnologías emergentes como la geolocalización, los códigos QR, la realidad aumentada o las simulaciones, junto con la proliferación de numerosas aplicaciones educativas, ponen al Mobile Learning en el epicentro de los procesos educativos actuales. Con este libro nos proponemos el objetivo de acercar estas tecnologías y sus capacidades transformadoras en la educación a los diferentes actores involucrados en la enseñanza innovadora de calidad.

En este sentido, es importante tener en cuenta el Mobile Learning como una metodología seria de aprendizaje, por lo que es necesario construir un discurso sólido acerca de su potencial y usos metodológicos, así como destacar aquellas experiencias educativas de referencia que se basan en un uso de los dispositivos móviles.

El libro que presentamos concibe el Mobile Learning como una fuerza innovadora a la vez que accesible, de gran poder transformador y catalizador de cambio de prácticas docentes. A lo largo de estas páginas, se hace un recorrido por los fundamentos del Mobile Learning y se invita a diversos expertos internacionales a presentar las experiencias más relevantes de su aplicación en el campo iberoamericano.

Para nosotras constituye un enorme placer prologar esta publicación precursora en el campo que ofrece, sin duda, una mirada poliédrica a los distintos lados que conforman el término Mobile Learning, incluyendo diferentes puntos de vista, experiencias de éxito y matices que hacen de la compilación una monografía a tener en cuenta tanto por parte de instituciones como de profesorado y alumnado.

Más de 100 miradas sobre mobile learning @eoi

¿Qué es el mobile learning? ¿Cómo puede modificar nuestra forma de aprender? Podemos escribir líneas y líneas sobre este tema, pero no se me ocurre nada mejor que escuchar las experiencias de sus protagonistas: nuestros alumnos en EOI Madrid y Sevilla. Más de cien miradas en sus respectivos blogs sobre mobile learning en sus primeros días con el tablet Samsung Galaxy 8.9 Android que les damos en EOI como herramienta básica de aprendizaje en su programa formativo.

Y como muestra, estos vídeos de Jaime ÁlvarezHokuma Karimova, Álvaro Martínez y Marie Glueck 🙂

 

 

 

 

Master en Ingeniería y Gestión Medioambiental, Madrid

Laura Ambrós: Vida 2
Pilar Aranda: Experiencia Mobile Learning 
Pedro Pernas: 24 hours of knowledgement
Elisa Román: Everywhere, anytime, what do you feel?
Pablo Angulo: Tablet nueva
Elvira Sáez: Challenge thrown in at the deep end
Ignacio Calabria: Tablet 
Alberto González: El futuro está en nuestras manos
María Poy López: Connected
Olatz Ripoll: El mundo en mis manos
Laura Navas: My pequeña ventana al mundo
Andrea González: Mi tablet y yo
Clara Luisa Rodríguez: ¿Dónde quieres aprender hoy? 
Alba Zamora: Revolución en las aulas, llegaron los tablets
María Azuaga: Primera semana con la tablet

International Master on Sustainable Development EOI

Luca Palma: New tablet experience
Ildikó Heim: My very first tab
Syafrina Sharif: M-learning
Marie Glück: Tablet experience, mlearning EOI 
Lauren Musiello: Samsung tablet for mobilization of education
Carlos Cerdán: Tablet samsung galaxy 8.9 useful everywhere
Rodrigo Capriles: New tablet experience mlearning EOI
Piotr Wielezynski: Tablet experience mlearning EOI
Hokuma Karimova: Our galaxies
Javier Solano: Tablet experience
Diana Patricia Sánchez: Reto al tiempo y al espacio mlearning EOI
Tabitah: Mlearning EOI
Tatiana Casquero: Galaxy tabs into new era

Master en Gestión de Calidad y Excelencia Empresarial – EOI-Aenor

Jaime Álvarez Cañada: Ya no hay excusas
¡Rodrigo González González: Descubriendo el fueg@
Jorge Jimeno Bernal: Libertad móvil

MBA Full Time, Madrid

César Aparicio Gil: El cloud compuntig y la democratización de la competencia
Carlos Herrera Boxó: Mi vida y el tablet
Álvaro Martínez Ramos: Carta de un alumno a su tablet
Vicente Pavón Alonso: Mi samsung galaxy tablet
Antonio Requena Muñoz: Mi tablet, su plástico y yo
María Sánchez González: Desde EOI con amor

Global MBA

Dario Vannuzzi : Tabletland
Lars Meyer: Entering in a new space 
Teresa Escoda: Forma parte de ti
Angel Carreiro: Tablet pics of Madrid
Judith Cuéllar: Always connected
Anne Kleinsorge: Tablets have arrived
Aurelia Emond: Last tuesday was the tablets day
Mercedes Rodríguez Carrillo: Christmas in november

Master en Ingeniería y Gestión del Agua, Madrid

Amaya Sayas López: ¿Qué ha cambiado la tablet en mi vida durante la semana pasada?
Elena Vera De Juan: Una semana con mi samsung galaxy tab 8.9
Sara Elizalde Hernández: Primeras impresiones con la tablet
Adolfina Cruz-Auñón Benítez de Lugo: Mi tablita galaxy
Francisco Mancebo: Escribiendo desde el tren
Cristina García-Ochoa Martín: Mobile learning and environment

Master en Energías Renovables y Mercado Energético, Madrid

Elena Arboleya: QR
Federico Camino: My first week with the tablet
Alexandru Nicolae Cosor: Tab 8.9 pulgadas
María Angélica de la Torre: La experiencia de la tablet
María Díez: Casi una semana con tablet
María del Mar Fandiño: Navidad adelantada
Ricardo Garro: Hello mobile learning
Pablo González : ¡Por fin!
Alfonso Medal: Open up to the world mlearning
Rubén Pardo: Video tablet
Elena Poza: Tablets por el mundo
Álvaro Rodero: Primeras experiencias con la tablet

Master en Energias Renovables y Mercado Energético, Sevilla

Julio Benavides Hita: Mi novia de plástico
Txomin Casanueva Robles: ¿Una nueva compañera de trabajo?
Marta Díaz Cosmen: Con tablets y a lo loco
Manuel González Pérez: Samsung Galaxy TAB 8.9.- Experience
Jungsun Hahn: Mi nueva mascota, galaxy ♥
Ignacio Ladrón de Guevara Ruiz: ¿Quien dijo Ipad teniendo Samsung?
Angélica Marcano Solórzano: Mi tablet y yo
José Ignacio Montero Barroso: La tablet
Yanaris Ortega García: Para la tecnología no hay límites
Claudia Verónica Padilla Méndez: Burbuja de tecnología
Ignacio Rivera Romero: No es Amor…es “TabletObsesión”
Diego Romero Ovando: Una semana juntos
Manuel Jesús Romero Santamaría: 24 horas conectado con el mundo
Juan Miguel Sánchez García: La extraña pareja 2.0
Houda Temsamani: “Mi tablet” Nuevo elemento de mi entorno.

MBA Full Time, Sevilla

Diego Alonso Díaz: Oda a una tableta
Álvaro Camacho Millán: Carta abierta a mi tablet
Daniel Cintado Fernández: Una infancia distinta
Clara De Miguel Buckley: Tablets, ¿y tú se la has quitado ya?
Rocío Gil Lorca: Samsung Galaxy Tab 8.9. Mucho más que un Tablet.
Carlos Javier Gómez Díaz: ¿¿ Qué es??
Ana Belén Lidón Pavón: EOI acierta proporcionando la Tablet Samsung 8.9 a los estudiantes
Alicia Lorenzo de Quintana: Un antes y un después: la tableta Samsung 8.9
Antonio Morente Navajas: Mis 6 principios
Fernando Javier Pérez Anaya: Sensaciones tabletianas
María del Valle Pino Priego: …Y una nueva amiga llegó a mí
Jesús Antonio Pons saracibar: Trabajo & Ocio
Luis Romero Sánchez: Samsung Galaxy tab. 8.9: esa pequeña desconocida

Master en Ingenieria y Gestión Medioambiental, Sevilla

Sheila Cantera García: Con cariño a mi pequeña y nueva tablet
Roberto Díaz Aguilar: Control sobre la tablet
Ismael Espejo Catalán: La revolución de la tablet
Alexandro Fernández Poulussen: ¿Puede una tablet llegar a hacernos mejores personas?
María Ferrer Chamorro: Mamá, esto es una tablet y mi nuevo idioma
Álvaro Leiva Calzadilla: Y llegaron las tablets!!!
Noelia López Gordillo: Un paseo por la nube
Reyes Ramos Suán: Niños con juguetes nuevos
Lucía Rodríguez Miraz: Los reyes han llegado a EOI: una tablet en mi vida

Aprender en la incertidumbre

Uncertainty

APRENDER EN LA INCERTIDUMBRE. Nuevos valores y métodos para formar a los profesionales (PDF)

Artículo publicado en el monográfico sobre Escuelas de Negocio de la Revista de Economía Industrial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. 2011. Autores: Alfonso González y Tíscar Lara [EOI].


Resumen (texto completo en PDF)

En el contexto socioeconómico en el que vivimos, preguntas como para qué formarse, qué aprender, cómo hacerlo y quién debe acreditar esa experiencia necesitan de respuestas ágiles, flexibles y abiertas, a la altura de una sociedad tan incierta como dinámica que está asistiendo al desmoronamiento de los pilares sobre los que ha sostenido su modelo de educación formal.

Las formas de enseñar, pero lo que es más importante, las formas de aprender y acreditar lo aprendido, requieren de nuevos valores y metodologías para formar a los profesionales en el compromiso de crear riqueza en modelos social y medioambientalmente sostenibles. Las Escuelas de Negocio tienen la responsabilidad y al mismo tiempo el privilegio de liderar este proceso de transformación de la educación superior y construir una sociedad más abierta.

Aprender también es un diálogo

En la primera década del 2000 hemos podido comprobar cómo se ponía fin al periodo de mayor crecimiento económico en la historia de la humanidad protagonizado por los países occidentales. Un mundo previsible, estable y regulado se soportaba en un sistema formativo que buscaba la homogeneidad, dominado por la oficialidad de las titulaciones y por un marco riguroso de competencias profesionales.

Las reglas han cambiado radicalmente en pocos años. En una sociedad y en una economía crecientemente global, incierta y digital, las personas, como ciudadanos o como profesionales, demandan nuevos sistemas de aprendizaje, flexibles, permanentes y eficientes. La única seguridad que puede ofrecer la formación es la competencia que proporciona el dominio de las habilidades que permiten adaptarnos a sucesivos e imprevisibles escenarios de una carrera profesional configurada por la constante sucesión de proyectos personales.

Dirigir la crisis sistémica que vivimos hacia una revolución por la libertad y democratización del aprendizaje es una oportunidad que no nos podemos permitir desaprovechar. En esta dirección las Escuelas de Negocio merecen una especial atención, ya que por su propia naturaleza son la punta de lanza de las transformaciones que se están produciendo en la sociedad. En ellas se experimenta y se prototipa con el dinamismo y velocidad propios de tener que atender a la formación de emprendedores y directivos. Ambos agentes sociales son gestores que se miden de manera inmediata y constante a las exigencias de una realidad que es veloz en su cambio e incierta en su dirección.

En 1999, a las puertas del cambio de siglo, comenzó a circular por Internet el Manifiesto Cluetrain, una serie de ideas que criticaban la arrogancia de las empresas y su desdén hacia los consumidores, al mismo tiempo que apuntaban a una nueva forma de hacer negocios desde el diálogo, el contacto personal y la horizontalidad como valores propios de la Red. En el Manifiesto, que pronto se convirtió también en libro, los autores partían de una máxima que no por evidente resulta menos importante: los mercados son conversaciones.

Doce años después, la web 2.0 con su proliferación de tecnologías y espacios para la interacción social desintermediada, ha provocado que lo que parecían declaraciones de intenciones en el Manifiesto Cluetrain se hayan convertido en evidencias incontestables.

Hoy el futuro de las empresas pasa necesariamente por su apertura y participación en las redes sociales. Las estrategias de social media no se plantean como meros escaparates, como ventanas de oportunidad donde captar más clientes, sino como mercados en su sentido más amplio: bazares de encuentro, diálogo y relación bidireccional con los consumidores, también llamados prosumers por su condición de participantes activos.

La velocidad con la que se ha producido el cambio en las motivaciones personales para el aprendizaje, en las metodologías utilizadas, en los contenidos propuestos y, sobre todo, en las autoridades que acreditan la experiencia acumulada, se acelera de manera creciente. Será en torno a estas cuatro ideas como podamos construir los elementos característicos de la trasformación que estamos viviendo en el mundo de la formación y de manera especial en ámbito de las Escuelas de Negocio, convertidas en auténticos laboratorios de valores, procedimientos y legitimidades.

I. Compartir valores

¿Qué aprendemos?

La crisis que explotó en 2008 y que ha colapsado la economía global apunta principalmente a la responsabilidad de las agencias financieras, a las administraciones públicas que no supieron reaccionar a tiempo para corregirla, pero también a las instituciones académicas que han formado a sus principales gestores. Este último vínculo actúa en una doble dirección. Por un lado, por su influencia como espacios de aprendizaje de determinadas técnicas y valores, pues de sus aulas salieron los principales actores de esta suerte de entramados financieros de riesgo; y por otro, por la directa relación personal de reconocidas autoridades académicas con la industria de los negocios.

Las señales de decadencia del sistema comenzaron hace diez años, concretamente con la caída de Enron en 2001 como recoge el decano de McGill Henry Mintzberg en su libro «Directivos, no MBAs» (2004). Sin embargo, no ha sido hasta la crisis global de 2008 y el liderazgo de Harvard para abordar el debate desde el plano institucional, cuando se han disparado todas las alarmas y se ha tomado conciencia del tejido de responsabilidades.

En paralelo a la reflexión de los decanos, otra de las críticas más significativas llegó desde el corazón de los MBAs y concretamente de un alumno de Harvard, Max Anderson, quien en 2009 hizo suya la necesidad de un compromiso por una gestión responsable y movilizó a toda la comunidad educativa para promover entre sus miembros la adhesión a un juramento hipocrático: el MBA Oath o Responsible Value Creation.

Este compromiso, que ha alcanzado hasta la fecha un número de 5000 firmantes que representan a 300 instituciones, no es nuevo en las escuelas de negocio. Antes, otras como Thunderbird ya se regían por juramentos de este estilo, pero la propuesta de Harvard llegó en un momento de profunda reflexión provocando un gran efecto viral entre los alumnos de otras instituciones.

Por su parte, las Escuelas también han reaccionado al debate y se están comprometiendo a cumplir con la formación en valores a través de la introducción de la ética en sus currículos y firmando los principios de iniciativas internacionales que apelan a la responsabilidad en la formación, como es el PRME Principles for Responsible Management Education impulsada por la ONU a través de su proyecto Global Compact.

La crítica no ha alcanzado sólo a cuestionar el papel de las escuelas de negocio y los valores en los que ha formado a los MBAs como causa directa de la reciente crisis, sino que va más allá, hasta el punto de condenar de forma radical todo el sistema que rodea a la formación superior y minimizar su relevancia en la sociedad actual.

La situación de descrédito académica e institucional por un lado y de desconfianza en la rentabilidad de los títulos por otro, ha llevado a algunos círculos empresariales a hablar de «la burbuja de la educación superior» como el próximo mercado por explotar. Uno de sus mayores detractores con cierta influencia en la opinión pública es Peter Thiel, ex fundador de Pay-Pal e inversor en Facebook. A finales de 2010, Thiel decidió financiar el proyecto 20 under 20 para ofrecer a 20 jóvenes estudiantes menores de 20 años la oportunidad de montar su propio negocio como alternativa a embarcarse en estudios universitarios.

Thiel, conocido por sus aciertos predictivos de las dos burbujas previas en este siglo –la puntocom y la inmobiliaria–, argumenta su crítica al sistema basándose en el progresivo endeudamiento de los estudiantes bajo la confianza ciega socialmente compartidade la promesa de la formación superior como inversión incuestionable y como única garantía de progreso.

En un entorno socioeconómico de crisis como el actual, se da la paradoja de que el mercado laboral no puede garantizar la empleabilidad de los mejores profesionales salidos de la formación superior, como tampoco la devolución de la deuda adquirida con cargo a sus puestos de trabajo. Esto era impensable hace tan solo una década, donde el porcentaje de retorno se liquidaba en los primeros años del desempeño profesional. Ahora esta situación es inviable debido al aumento de las tasas de las matrículas, al progresivo endeudamiento de los estudiantes (en diez años la deuda por cursar estudios superiores en EE.UU. se ha multiplicado por cinco y ronda ya el millón de billones) y a la imposibilidad de abandonar el préstamo una vez contratado.

En las últimas décadas hemos visto cómo un mundo crecientemente liberalizado, desregulado y privatizado, en el que el protagonismo del mercado crecía de manera exponencial, demandaba a las empresas de manera urgente nuevos valores y compromisos. Valores de responsabilidad corporativa, intentado proteger los intereses de los propietarios y del capital, no siempre coincidentes con los de los gestores. La desigualdad no es sostenible y eso obliga a que la ética se incorpore como un elemento esencial de la actividad empresarial.

La innovación moral se ha convertido en uno de los elementos más dinamizadores de la actividad económica, hasta el punto de que la empresa sin valores, cuando su conducta se hace pública, es duramente sancionada por el mercado. La empresa reclama su reconocimiento como principal agente en la creación de riqueza y empleo, responsable y sostenible. Prueba de ello es la integración cada vez más extendida entre sus prácticas de gestión de la Triple Cuenta de Resultados que contabiliza la rentabilidad no sólo financiera, sino también social y medioambiental.

NOTA: El artículo continúa en texto completo en PDF.

Volver cuando nunca te has ido

Occupy BostonLos parones en los blogs son delicados e incluso peligrosos. Se pierde ritmo y cuanto más se tarda en escribir, más distancia se crea y más difícil se hace la vuelta. Voy a intentar romper esta dinámica para desengrasar de nuevo las teclas con un post de transición y puesta al día. De aquello de cosas que nunca te dije, a cosas que hice en este tiempo: un recopilatorio de algunas actividades que me tuvieron especialmente ocupada en las últimas semanas. Una forma de volver cuando nunca te has ido.

mlearning
Inauguramos el curso académico en EOI con cientos de nuevos alumnos que han confiado en nosotros para su formación de posgrado y executive. Llegaron los nuevos tablets (Galaxy 8,9) y con ellos decenas de experiencias desde el otro lado de la pantalla.

Crucé el charco, volví a Harvard, me emocioné en el Berkman Center con su Open Access week, me adentré en el MIT y me enredé entre micronarrativas móviles con profesores del Instituto Cervantes haciendo triplete en la Universidad de Boston, de Brown y de Nueva York.

Conocí de cerca los campamentos #ocuppy en las tres ciudades: Boston, Providence y Nueva York.

Estuve en Expocampus donde compartí cartel con Javier Celaya entre otros ponentes.

Nos embarcamos a preparar un nuevo proyecto de contenidos en abierto en EOI, un wiki de documentación docente, y estrenamos estantería de libros EOI en Google Books.

Pasé por el Encuentro Internacional Educared donde además de darnos cuenta de que es más lo que se puede aprender que lo que se puede enseñar, hablamos sobre cultura digital con tres personas con mucho que decir en el tema: Juan FreireMario Tascón y Dolors Reig.

Publicamos un artículo Aprender en la incertidumbre (pdf) en el monográfico sobre Escuelas de Negocio de la Revista de Economía Industrial.

Me inscribí en el grupo de trabajo de Periodismo de Datos que se organiza en Medialab.

He vuelto a ser alumna 🙂 Esta vez en inglés y en mi Escuela: el Management Development Programme for International Campus of Excellence

Colaboré en un informe sobre Mobile Learning que pronto publicará Scopeo.

Disfruté una tertulia en el Café Gijón durante la Semana de la Ciencia organizada por un admirado maestro de mi antigua casa Universidad Carlos III: Antonio Rodríguez de las Heras.

Moderé una mesa sobre educación en InterQué, un evento especial en un día especial: 11-11-2011.

Aprendí del modelo Kaos Pilot en el taller de Paul Natorp en EOI. Kaos Pilot es una escuela danesa muy especial que hace de la creatividad el eje de sus programas de formación.

Intervine en el programa Vida Verde de RNE para comentar cómo integramos el Bookcrossing en EOI.

Me apunté a un curso de natación, por mi espalda y por aquello de ser anfibio 🙂

Y alguna que otra cosa más que no recuerdo o que no se puede contar… o sí, pero en otro capítulo.