Badges como nuevo sistema de acreditación social #opengreen @eoi SIMO

La apertura de la sociedad, la empresa, la política, la ciencia, la prensa, etc. es ya un fenómeno imparable. Son los procesos emergentes que han ido cristalizando tras el empuje de la tecnología 2.0 y que ahora evolucionan tomando formas organizativas y culturales.

Su recorrido en el campo de la educación también es tangible y encontramos evidencias que lo demuestran desde hace varios años. Iniciado fundamentalmente en el campo de los contenidos docentes (el proyecto Open CourseWare liderado por el MIT con alcance internacional ha cumplido una década) y de los contenidos académicos (el movimiento Open Access es un estándar en los principales centros de investigación del mundo), pasó posteriormente al de las interaciones personales profesores-alumnos (el low-tech de la web social, los dispositivos móviles y las redes sociales suponen una expansión real del aula). Era cuestión de tiempo que los procesos de apertura llegaran también a uno de los pilares más importantes del sistema educativo: la evaluación y la acreditación.

Quién evalúa, con qué criterios y cómo reconocer lo aprendido también está siendo cuestionado. Parece más que razonable que si aprendemos con distintos contenidos, prácticas y participantes, los métodos de reconocimiento deben también ser distintos y adaptados a un entorno digital. Surgen, por tanto, proyectos que intentan explorar esas formas de trabajo y evaluación social. Entre ellos encontramos los conocidos como “badges” o también entendidos como “sellos” o “insignias” que sirven para acreditar fases o niveles de aprendizaje que son definidos de forma colaborativa.

Actualmente se encuentra en marcha el concurso internacional Badges for long-life learning y la semana próxima tenemos una oportunidad para aprender más sobre estas prácticas con tres representantes de distintos proyectos relacionados con este ámbito:

ALINA MIERLUS (@alinamierlus), contribuidora de Mozilla. Participante de Mozilla DrumBeat, un festival dedicado a la construcción de una internet abierta. Más información en http://openbadges.org/

DANIEL DOMÍNGUEZ (@danidominguez) presidente del Observatorio para la Cibersociedad, institución que organiza el festival Hybrid Days.

ROCÍO LARA (@comunicarte), miembro del MasterDIWO, un proyecto nómada de aprendizaje amateur cooperativo. Y mi hermana, by the way 🙂

 

Será en la mesa “Badges como nuevo sistema de acreditación social” que tendrá lugar el jueves 6 de octubre a las 13h. en el espacio OpenGreen de EOI en SIMO Network Madrid. La entrada es gratuita con este código de registro de EOI y es una buena cita para todas aquellas personas interesadas por la innovación educativa desde una perspectiva abierta. Os espero allí.

 

Personismo de portada en la fragmentación del ecosistema mediático

La Revista Sphera en su especial La realidad fragmentada. Tendencias del discurso mediático del número 10 incluye el siguiente artículo que se publicó hace más de un año en papel y que ahora  ya se puede encontrar en su web junto al resto de contribuciones.

Personismo de portada en la fragmentación del ecosistema mediático Tíscar Lara [PDF]

En el presente artículo se discute el concepto de portada y sus manifestaciones a través de las nuevas formas de filtrar y jerarquizar la información en los medios sociales de internet. En el texto se hace un recorrido por las formas actuales de personismo en los ámbitos periodísticos, desde las secciones dedicadas a la participación de los lectores y los nuevos géneros de telerrealidad hasta el valor de la cotidianidad en medios de microblogging como Twitter. En este espacio se observa la difícil situación del periodista en este nuevo ecosistema mediático, donde abandona su rol de mediador equidistante y pasa a ser un actor que oscila entre la invisibilidad del foso a la dramatización en escena.


1. Quién informa, sobre qué y cómo se accede a esa información: revisión del concepto de portada

El criterio periodístico ha justificado históricamente la jerarquización necesaria de las noticias en ese escaparate de la actualidad que es la portada de un medio de comunicación. Cuestiones de espacio y de tiempo han sostenido una realidad fragmentada y han generado un código paralinguístico que ha servido para “leer” el mundo en un ejercicio de abstracción que extrae sentido de los vacíos de información. Instrumentos como las secciones y los titulares en la prensa, las cortinillas en el telediario o las ráfagas en la radio, han servido para recomponer el discurso mediático y reducir la complejidad que supone el atrevimiento de simplificar la realidad para decirle a ese lector objetivado qué es lo más importante que debe saber para tener una visión global de la actualidad.

El desarrollo tecnológico que ha supuesto el acceso a Internet y a los dispositivos de producción multimedia (desde el ordenador personal hasta el móvil con cámaras y conexión 3G), ha facilitado la ampliación de fuentes, medios y flujos comunicativos. Ahora los lectores no necesitan acceder al discurso fragmentado de los medios de comunicación como únicas fuentes válidas para estar informados, sino que son sus pares, sus redes de confianza y otros agentes sociales quienes también les proporcionan datos de valor para tomar sus propias decisiones.

Los medios de comunicación en su versión digital se han sumado a abrir nuevos canales de participación a los usuarios para que aporten información, interpretación y opinión al flujo habitual del trabajo periodístico. Pero además de ser conceptualizados como nuevas fuentes de contenidos, los usuarios también comienzan a jugar un interesante rol como “editores”, ayudando a componer nuevos modelos de portada periodística. Para observar estas tendencias nos detendremos en la comparación entre un medio nativo y un medio tradicional. En Soitu.es, cerrado a finales de 2009 por falta de financiación, se experimentaron nuevos criterios de portada en su propia home, que convivían entre sí de forma complementaria para dar más opciones de lectura al lector. Así se distinguía el flujo autoalimentado de las noticias de agencias de prensa (sin reelaboración periodística de por medio), de la portada de “lo más visto” y de la portada de historias de producción propia. Seguir leyendo Personismo de portada en la fragmentación del ecosistema mediático

Cómo reinventar la Educación Superior desde lo Abierto

El último número de la Revista Telos, de cuyo Comité Científico tengo el honor de ser miembro, incluye un Dossier dedicado a la Cultura Digital con los siguientes artículos. Uno de ellos es el que he dedicado a la Educación Superior en relación con las estrategias de apertura de contenidos, tecnologías y personas desde lo digital. Más abajo incluyo el texto completo del mismo.

Enrique Bustamante: Cultura Digital: la ‘nueva’ cultura clásica

Iván Lacasa: Nuevos medios, nuevos usos, nuevos públicos

Cristina Paz García: Potencialidades para la integración del espacio audiovisual iberoamericano y europeo

Aida María de Vicente Domínguez: Aportaciones de la digitalización a las artes plásticas

Jaime García Cantero: Exposiciones y cibercultura

Laura Fernández: Prototipos colaborativos en la era digital

Ramón Zallo: Paradojas de la Cultura Digital

Javier Celaya: Escasa creación original, colaborativa, participativa

Tíscar Lara: Cómo reinventar la educación superior desde lo abierto

Cómo reinventar la educación superior desde lo abierto

Los procesos de globalización y digitalización están provocando cambios radicales en las formas de aprender y con ello también en las formas de certificar el conocimiento adquirido. En el marco de la Sociedad Red, caracterizada por un entorno de abundancia de información, de numerosas oportunidades para la interacción social y del aumento de dispositivos personales para la producción de conocimiento, se hace cada vez más difícil mantener los mismos sistemas formales de enseñanza estandarizada que fueron diseñados para un contexto sociohistórico más propio de la industrialización.

La web de lectoescritura o Web 2.0 ha demostrado que para aprender ciertas habilidades y adquirir determinados conocimientos no es imprescindible desarrollar un programa formal dentro de una institución educativa. Al contrario, Internet permite consultar una valiosa cantidad de contenidos, discutir con quienes tienen más experiencia en la temática y practicar en red con otras comunidades de interés.

En este sentido, movimientos como la educación expandida, el Edupunk o proyectos encarnados en organizaciones que nacen bajo nuevas legitimidades, como es la P2PUniversity, reconocen el valor de los aprendizajes no formales que emanan de procesos horizontales en ritmos de aprendizaje autogestionados en lo colectivo.

Todas estas dinámicas, no solo posibles sino reales, están cuestionando el rol de las instituciones de educación superior en su papel tradicional como intermediarias privilegiadas de la formación cualificada orientada al campo profesional. Esto se agrava aún más en una situación de crisis como la actual, en la que la distancia entre la formación especializada y las oportunidades de empleo se ha convertido en un verdadero abismo.

En cierta forma, este escenario nos podría llevar a concluir que las instituciones de educación superior son una víctima, por su propia irrelevancia, de las prácticas propias de ‘lo digital’. Sin embargo, lejos de colapsarse bajo su amenaza, Internet se les brinda como una oportunidad para reinventar su vínculo de pertenencia social a través de la facilitación de contextos para el libre desarrollo de experiencias de aprendizaje e investigación en red.

Para abordar esta transformación es imprescindible diseñar estrategias que incorporen la cultura digital alrededor de ‘lo abierto’ como eje principal, en tres direcciones: en la producción de conocimiento, en la interacción de las personas y en la facilitación de las tecnologías.

Los contenidos: abrir procesos de producción y difusión de conocimiento

La cultura digital bebe directamente de las comunidades del software libre y da un valor preeminente a la transparencia de los procesos por encima de los resultados. Trasladado al ámbito educativo, esta declaración de principios trata de convertir el aula en un laboratorio abierto a la experimentación y a la innovación, permitiendo la generación de nuevas ideas y proyectos apoyados en herramientas colaborativas de discusión en abierto como son los blogs y las wikis.

Las tecnologías son unas aliadas de los procesos de elaboración académica, pero requieren también de políticas activas de open data y open access para que los resultados de sus trabajos sean publicados con formatos y licencias que permitan su libre acceso y la reutilización por terceros. Con el objetivo de dar garantía jurídica a la liberación de ciertos derechos de autor, en los últimos años han surgido instrumentos flexibles como son las licencias Creative Commons, que se han convertido en el estándar más utilizado en el libre intercambio de conocimiento. Una referencia clásica de este tipo de proyectos es el OpenCourseWare iniciado por el MIT hace diez años y replicado internacionalmente en decenas de países a través de sus distintas universidades.

Las personas: interacciones sociales y trabajo colaborativo en red

El valor más importante de una institución de educación superior es la gestión de la experiencia de aprendizaje de las personas que intervienen en la relación formativa y que son fundamentalmente sus profesores y alumnos.

Incorporar la cultura digital desde las identidades digitales de los colectivos que se desarrollan profesionalmente en las instituciones supone trasladar actividad relevante a sus espacios virtuales más naturales, tomando la Red como el nuevo ágora global de encuentro, discusión y participación en abierto. Por tanto, la única forma de comprender la cultura digital y ser agente activo de la misma es incorporar estas dinámicas dentro de los procesos de trabajo de alumnos y profesores.

Capacitarles, acompañarles y visibilizarles en el desempeño de sus prácticas digitales debe de ser uno de los objetivos principales de toda escuela del siglo XXI. Esto necesita de un uso intensivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), pero sobre todo de un ejercicio colectivo de los valores que componen la cultura digital, como son compartir información en abierto, reconocer los méritos del otro respetando sus contribuciones, aportar nuevas ideas a la inteligencia colectiva, participar en proyectos colaborativos, construir identidades digitales profesionales y ejercer un derecho a la comunicación responsable.

Tecnologías digitales: libres y móviles

Cuando hablamos de tecnologías dentro de un proyecto de cultura digital en una institución educativa no solo nos referimos a las herramientas digitales entendidas como sistemas de información, software y hardware con los que dotarse, sino que también estamos definiendo como tecnologías aquellos recursos que condicionan de alguna forma el desarrollo de las acciones formativas entre los contenidos como objetos y las personas como sujetos.

Hablamos, por tanto, de la importancia de dotarse de tecnologías libres, como son los sistemas de código abierto que permiten la autonomía y la innovación tecnológica, pero también de ampliar la mirada sobre la transformación necesaria en los diseños de los cursos, en su temporalidad, en la rigidez programática o en la arquitectura de las aulas como espacios de creatividad.

EOI 2020: un proyecto de integración de cultura digital

En la Escuela de Organización Industrial (EOI) nos hemos marcado los principios de la cultura digital como fundamentos del Plan Estratégico EOI 2020, que define su metodología como escuela abierta, digital y colaborativa. Así, desde 2009 se han puesto en marcha varios proyectos transversales tanto en el ámbito de los contenidos (repositorios open access en software libre, publicaciones con licencias Creative Commons, incorporación de blogs de alumnos, diseño curricular por proyectos, clases abiertas por streaming, etc.), como en la participación de sus comunidades (fomento de identidades digitales de visibilidad profesional, tablones digitales para crowdsourcing y conversaciones abiertas en redes sociales con alumni) y en la canalización de su interacción a través de tecnologías libres y móviles que rompen el aula y expanden la experiencia de aprendizaje más allá de sus límites espacio-temporales (mobile learning con tablets Android).

Todo este despliegue de proyectos tiene como objetivo formar profesionales digitales que incorporen la cultura de la horizontalidad, la colaboración, la interacción, la innovación y la solidaridad en sus dinámicas de trabajo. Aprender haciendo, aprender del error, aprender durante toda la vida, aprender comunicando y aprender en comunidad son las únicas formas posibles para dar respuesta a los retos del siglo XXI. Solo con personas digitales que piensen y actúen con los valores de la cultura digital podemos construir una economía digital y, por tanto, una sociedad digital más abierta y sostenible.