Aprender desde los márgenes #TEDxUIMP

¿Qué tienen que ver el do it yourself o hazlo tú mismo, el remix o remezcla, lo beta o imperfecto y el p2p o intercambio entre pares con la Educación?

Podríamos decir que son los nuevos mantras que la cultura digital ha legitimado como formas de aprendizaje informal que no sólo son válidas sino especialmente valiosas.

Pero sucede que estas maneras de aprender no son nuevas en sí mismas. Al contrario, son propias del ser humano, pero hasta ahora se escondían en los márgenes, en la periferia del sistema educativo, ya fuera porque lo que se aprendía no tenía cabida en lo formal o porque lo formal no tenía cabida para esos aprendices.

Gracias a la gran plaza pública que es Internet, aquello que durante mucho tiempo fue propio de lo marginal (la copia, la comunidad, el prototipo y el amateur) se hace visible con la dignidad que confiere lo auténtico.

Esto fue lo que intenté explicar, o al menos compartir desde una historia muy personal, en mi participación en el TEDxUIMP de hace unos días y que se puede ver a continuación:

4 pensamientos sobre “Aprender desde los márgenes #TEDxUIMP”

  1. Muy bien!, querida amiga, pero lo peor que le podría ocurrir a la educación y a la cultura digital es caer en la simple basculación, pasando de la educación formal a la no formal. Tan válida es una como la otra para aprender y construir conocimiento. Pero, desde mi punto de vista, ese no es sólo el problema. Es evidente que la estandarización y formalización de los aprendizajes cercenaba la forma tradicional de aprender, antes y durante la industrialización. La estandarización en los aprendizajes se impuso a las formas tradicionales, flexibles y abiertas, no porque fuesen mejores en términos de aprendizaje, sino porque eran más eficaces para el sistema productivo dominante. También aquí la producción flexible fue suplantada por la estandarizada no porque fuese mejor, sino porque permitía mayor acumulación del capital. Este modelo productivo está agotado, lo mismo que los modelos educativos hasta ahora impuestos por la ideología dominante. Pero no debemos confundirnos, pues los modelos productivos y educativos flexibles son los que ahora también propugna el capitalismo contemporáneo en tiempos de globalización. Por ejemplo, hace poco escribía a propósito de la ciudadanía digital: «La computación en nube (Cloud Computing) —concepto que incorpora el software como servicio, como en la Web 2.0 y otros conceptos recientes, también conocidos como tendencias tecnológicas—, nos tienen obnubilados a toda la ciudadanía (global o local); esto es, en un estado en el que hay una gran confusión mental y/o trastorno grave en la asociación de ideas. Son las llamadas “trampas del poder”, como la de los mercados. Porque… si hablamos de ciudadanía, estamos hablando de política; y si hablamos de política, estamos hablando de poder» ¿O no?. Creo, en definitiva, que la clave política no debemos de olvidarla nunca y, sobre todo, cuando hablamos de educación, esto es, de transformar la realidad y las relaciones de poder.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *