Manifiesto ante una muerte anunciada

Tiene reminiscencias de confesión al alba, en una crónica de una muerte anunciada a la espera del indulto definitivo. –Microsoft amenaza con cerrar su blog hoy en Spaces– Será por eso, por el contexto que lo provoca, que destila cierto interés -la negrita es mía-. No aparece bajo el neón de manifiesto o decálogo. Es menos rimbombante que eso, pero dice cosas más interesantes que muchos de los textos que venimos viendo en los últimos años sobre lo que supone escribir un blog. Allá va:

Da igual donde uno diga las cosas, importa lo que dice

Detrás de un blog siempre hay una persona, una cosa que tendemos a olvidar

Un blog es solamente una oportunidad de ser oído

No te preocupes por que los blogs cambien el mundo, para que eso suceda el primero que tiene que cambiar es uno mismo

No existen las plataformas gratuitas. Ellas ponen un folio en blanco y nosotros el trabajo de darle sentido. No es simbiosis

Si quieres vivir de un blog mejor búscate un pico y una pala, cobra un sueldo por abrir zanjas, y escribe todos los días donde cavas.

La influencia de un bloguero es como un traje caro. Se debe usar pocas veces, solamente en ocasiones especiales y el sitio donde debe estar más tiempo es dentro del ropero

No pienses en lo que aporta la blogosfera a la sociedad, piensa lo que tu blog aporta a tu entorno más cercano.

Cuando alguien se presenta a sí mismo como bloguer es porque no tiene otra actividad más interesante que reseñar en su vida profesional. Es mucho más digno presentarse como ama de casa que como bloguer

Un blog no tiene valor por el número de comentarios o enlaces que tenga, sino por el esfuerzo, el tiempo y el cariño que uno ha dedicado para crearlo

Los blogs son como lentes de aumento.  Nos pueden mostrar mejores de lo que somos en realidad, pero también pueden hacer que nuestra imagen sea mucho peor que lo que en realidad somos. Corregir la lente a base de trabajo, pasión y dedicación ayuda a mostrar la imagen correcta

No creo que Microsoft cierre finalmente Herramientas para blogs. Pero tanto si lo hacen como si no, es un tema sobre el que ahondar como también apuntan Julen al recordar su blog marcado como spam en Blogger y Alejandro mostrando el absurdo puritanismo de Facebook.

La censura se viste de automatismo

pro-amEs más que censura. Esa palabra lleva asociada la imagen de un señor con unas tijeras. Aquí no hay señor, no hay ojos, no hay tijeras. Es incompetencia, estupidez y absurdo. Hemos depositado el sentido común en las máquinas y así nos va. Bajo el paraguas de automatismos -bendita palabra-, Microsoft amenaza con cerrar mañana un blog porque detecta en uno de sus posts contenidos pro-Ana.

El gran guardián de la moral pública -hay otros, pero de esos hablaremos otro día- no es capaz de advertir que se trata precisamente de una cita a modo ilustrativo en un post que denuncia ese tipo de contenidos. Ni siquiera es capaz de rectificar cuando es un humano, no una máquina, quien se lo comunica. El absurdo es aún mayor cuando además se trata de uno de los bloggers que más ha hecho por defender su plataforma de blogs y por denunciar la anorexia y la bulimia en la Red.