Que viene el lobo…

Las fotos que parecían deberse al accidente del avión brasileño de hace unos días pertenecían a un capítulo de Lost (ver P21). Un nuevo hoax que juega a pasar por verídico lo verosímil.

En este caso, parece ser un meta-montaje: un montaje montado precisamente para demostrar cómo se puede engañar fácilmente trufando de datos reales una mentira.

La pedagogía crítica de la manipulación mediática está repleta de ejemplos que son construidos precisamente para mostrar que son una “construcción”, como el anuncio de Dove de hace unas semanas o la reapropiación activista de los códigos de consumo en la contrapublicidad, por ejemplo. Bienvenidos todos los ejercicios que busquen ese propósito.

El ser humano depende de criterios de verdad para su propia supervivencia. Manipulación como acción y efecto de “Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares” según la RAE, existió siempre.

Podríamos decir que no hay nada nuevo en el horizonte, pero la facilidad para ser producida y diseminada sí es inherente a la era digital. Habrá quien diga que “con la misma facilidad para ser descubierta y sancionada por el criterio social”. Bien, pero vayamos más allá: ¿cuál es el coste del riesgo que puedan originar sus efectos mientras llega esa sanción pública? Y en ese caso, ¿Cuánto de pública es y cómo se garantiza que llegue a todos los públicos?

Estas características traen nuevos desafíos e interrogantes sobre según cómo, para qué y quiénes la utilicen. No queremos censores que digan a priori quiénes están habilitados para decir qué es información y qué no, pero sí queremos ciudadanos críticos que sean capaces de decidir qué información es verdadera y cómo la quieren utilizar. ¿Los tenemos? ¿Somos realmente tan críticos? Tendemos a creer que sí. Quizás nosotros, que nos creemos tan escépticos y tan buenos verificadores. Pero me temo que no es la tónica general:

Los estudios dicen que la gente no suele verificar la fuente de la información que consulta en Internet. El artículo “Perceptions of Internet Information Credibility” publicado en 2000 en Journalism & Mass Communication Quaterly (bajo suscripción :() observó que la gente apenas utilizaba los mecanismos de verificación de la información que leía online. En líneas generales se preferían prácticas más fáciles y valorativas (considerar si la información era completa y actual) que los hábitos que requieren de una acción directa (como comprobar el grado de conocimiento del autor sobre la materia y el objetivo de la publicación). Y el dato más preocupante: los usuarios con menor experiencia en internet eran los que menos utilizaban estas estrategias, o lo que es lo mismo: quienes más se podrían beneficiar de estas prácticas para aprender a discernir la información eran quienes menos lo utilizaban.

Un reciente estudio (pdf) del centro Pew sobre búsqueda de información médica parece indicar que no se ha avanzado mucho en el cuestionamiento crítica de la información online: en 2001 cerca de la cuarta parte de la gente que buscaba información sobre salud en internet comprobaba siempre la fuente y la actualidad de los datos. En 2006 sólo el 15% admite tener ese hábito.

La lectura crítica requiere de un aprendizaje, de un esfuerzo y de un hábito. Ser críticos es un derecho y un deber. Tenemos el derecho a la información libre, pero también tenemos el deber de utilizarla responsablemente.

¿Somos cada vez más críticos? La proliferación de fakes, hoaxes, fotomontajes y mentirijillas de medio pelo no parecen ayudar mucho. Caemos en el riesgo de pasar del escepticismo como medida higienizante a la paranoia o la simple anestesia.

A Pedro le costaron las ovejas…

[tags]credibilidad, credibility, hoax, lectura crítica, literacidad crítica, media literacy[/tags]

Informarse sobre salud en internet

En internet es fundamental verificar la información, saber quién dice qué y por qué, con el objeto de evaluar su credibilidad y poder utilizarla de la forma más adecuada.

Parece que este buen hábito necesita de mayor entrenamiento en la lectura crítica y contrastación de fuentes. Más aún si hablamos de temas que afectan a la salud: un último informe del Instituto Pew destaca que sólo el 15% de la gente que busca información sobre salud en internet comprueba siempre la fuente y su grado de actualidad (pdf).

Aquí el dato más dramático: este porcentaje (15%) ha bajado más de diez puntos desde un estudio similar de 2001.

Actualización | Extracto de una entrevista donde José Luis -gracias por el apunte– hablaba de la costumbre de apellidar al Periodismo (3.0, ciudadano, etc.) utilizando el símil de la búsqueda de información de salud en internet:

La adopción del telediagnóstico no nos lleva a hablar de Medicina 3.0. Seguimos hablando de Medicina, y ya suponemos que los médicos se formarán y utilizarán el instrumental más sofisticado que esté a su alcance en cada momento histórico. Y para seguir con la metáfora, el que los pacientes usen la red para investigar acerca de sus dolencias y compartirlas con otros mediante páginas personales, no les convierte en “médicos ciudadanos” que hacen “medicina social”.

[tags]health information credibility[/tags]

Perfil ideal del periodista digital

Un estudio de la Medill School of Journalism ha consultado a más de 400 periodistas digitales en EE. UU. sobre las habilidades que consideran necesarias para su profesión. El informe pone de manifiesto la necesidad de combinar formación periodística clásica -precisión, rigor, etc.- y competencia técnica suficiente para producir nuevas formas de “pensar” las noticias online (pdf).

Un buen método para adquirir estas capacidades y conseguir experiencia, como indica este estudio, es que los estudiantes de periodismo publiquen en Internet mientras desarrollan su ciclo formativo.

[tags]journalism education, online journalism, periodismo digital [/tags]

Las noticias censuradas de 2007

Project Censored recopila periódicamente una serie de noticias que, a pesar de su relevancia, nunca lo fueron (nunca fueron tratadas como tal en los grandes medios).
Esta es la lista de las 25 noticias censuradas de 2007 de Project Censored, traducidas por Ernesto Carmona para Argenpress:

El futuro de Internet, otro debate ignorado por la gran prensa

Acusan a Halliburton de vender tecnología nuclear a Irán

Los océanos del mundo están en peligro extremo

En Estados Unidos hay más hambre y desamparo

Las compañías “high-tech” financian el genocidio en el Congo

El gobierno Bush elimina la figura del “whistleblower”

Torturadores de Estados Unidos asesinan en Afganistán e Irak

Ya no podrán conocerse los secretos del Pentágono: Rumsfeld los vacunó contra la Ley de Libertad de Información

El Banco Mundial financia la construcción del muro Israel-Palestina, pero exige que los palestinos paguen

La expansión del poder aéreo matará más civiles en Irak: Bush proyecta cambiar tropas por más aviones y bombas

Los alimentos transgénicos matan

El Pentágono planifica una nueva generación de minas terrestres para matar mejor al prójimo

Otro negocio mortal de la Monsanto Inc: Encuentran más evidencias sobre peligrosidad del herbicida “Roundup”

Empresa de Halliburton construye cárceles políticas por encargo del Ministerio de Seguridad de la Patria

La industria química dirige ahora la investigación científica en la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA)

Ecuador y México desafían a Estados Unidos por el Tribunal Penal Internacional, mientras sus sanciones amenazan con hacerlo perder aliados militares

La invasión de Irak fortalece la agenda de la OPEP, mientras las petroleras ganan más que nunca

50 científicos desafían la historia oficial del 11 de septiembre: Dicen que las Torres de NY colapsaron por demolición controlada

Nuevas tecnologías satelitales revelan que el bosque amazónico desaparece para siempre, pero dos veces más rápido de lo creído

El agua en botella, un problema medioambiental global

La Barrick Gold amenaza con destruir los glaciares andinos más antiguos para extraer en Chile el oro de Pascua Lama

El ministerio de Seguridad de la Patria gastó en secreto más de 8 mil millones de dólares “para que no lo sepan los terroristas”

Estados Unidos busca cómo llevar a Europa a desconocer los acuerdos de Kyoto

Las acciones de Dick Cheney en Halliburton aumentaron en 3.000%, mientras Donald Rumsfeld se beneficia con el miedo a la gripe aviar

Militares de Estados Unidos en Paraguay amenazan a la región

Vía | Periodismo.com


[tags]project censored[/tags]