Mesa redonda sobre blogs en la UPM

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica y el presidente de FUNDETEL invitan a una mesa redonda en torno al número 65 de la revista TELOS “Blogs, weblogs, bitácoras”, editado por la Fundación Telefónica. El acto se celebrará el miércoles día 30 de noviembre, a las 18.30 horas, en la Sala de Juntas del edificio A de la E.T.S.I. de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid.

Entre los asistentes nos encontraremos algunos autores de los artículos como Fernando Sáez Vacas, Antonio Fumero, Enrique Dans, Juan Varela y servidora.

Para más información, se puede consultar este pdf.

Es necesario confirmar la asistencia en la siguiente dirección: apalmero@etsit.upm.es

Los blogs en el Diccionario panhispánico

Acabo de ver en Blogpocket que el domingo se me pasó este artículo de El País donde se hablaba de la incorporación de la palabra blog al nuevo Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española. Y según dicen, se prefiere el uso de “bitácora” a “blog”:

En blog, el Diccionario panhispánico de dudas te remite a la palabra “bitácora”. Allí se nos explica que blog es el abreviado de weblog -de web+log(book)-, que significa “sitio electrónico personal, actualizado con mucha frecuencia, donde alguien escribe a modo de diario o sobre temas que despiertan su interés, y donde quedan recopilados asimismo los comentarios que esos textos suscitan en sus lectores”. Pero lo importante es que los académicos proponen la palabra bitácora para traducir el término inglés de blog. [Extracto de Recomendado: un castin en Bangladés en El País].

¿Imprimido o impreso?, ¿adecua o adecúa?, ¿escáner o escáneres?… ¿quién no se ha encontrado con estas dudas alguna vez?
La web de la RAE ofrece varios ejemplos de las consultas que podemos encontrar en este útil Diccionario.

Entre el dictador y yo

img_1.jpg

Un buen plan para este domingo 20N. Se estrena la película Entre el dictador y yo, un documental de seis jóvenes directores que exploran “cuándo fue la primera vez que oyeron hablar de Franco”.

La propuesta parece interesante. Los realizadores pertenecen a una generación que nació cuando Franco moría -en la que me incluyo- e indaga en la memoria personal y colectiva a partir de su propio conocimiento del dictador.
La proyección, que coincide con el treinta aniversario de la muerte de Franco, se exhibirá de forma simultánea en 150 puntos de España y Europa.

En su página web (www.entreledictadoryyo.com) se ofrece información sobre los lugares de proyección (yo me apunto a LaDinamo en Madrid), la ficha técnica del film (en pdf), el trailer e incluso el dossier de prensa (en doc) con el que se han presentado a los medios.

Cuando el chapapote se hizo protagonista

El pasado 13 de noviembre se cumplieron tres años desde el desastre del Prestige en aguas gallegas. En los primeros días se hablaba de fuel o petróleo, pero pronto una palabra tomó el protagonismo de la información y se convirtió en símbolo del suceso: el chapapote.

Recuerdo que la primera vez que escuché esta palabra en un informativo de aquellos días me sorprendió. Entendía su significado, pero pude detectar que para gente de mar adentro era la primera vez que aparecía en su repertorio lingüístico. La conocía por mis años de infancia cántabra, cuando mi hermana y yo volvíamos con pies y manos manchados de algo negro y viscoso tras un día de pesca con mi padre en Pedreña. Para mí era simplemente una palabra familiar. Ahora sé que es una hermosa palabra del náhuatl.

Por curiosidad, he buscado este término en la prensa de aquellos días a través de la base de datos iConoce para ver cómo el chapapote llegó para quedarse:

Hasta la catástrofe del Prestige, esta palabra solía aparecer en artículos de periódicos gallegos (hasta el 13 de noviembre de 2002 había sido utilizada en 24 textos periodísticos en ese mismo año).

En la segunda quincena de noviembre de 2002 hubo 77 artículos o noticias con el término chapapote en su texto. La primera vez que se mencionó fue el 17 de noviembre en La opinión de La Coruña y subió a rango de titular en un artículo de La Voz de Galicia el 23. Los diarios nacionales pronto se hicieron eco del protagonismo de esta palabra, sobre todo El Mundo, que ya el 29 lo adoptaba en un artículo de opinión.

A mediados de diciembre ya había más de 100 menciones de “chapapote” por día en los medios nacionales y así seguiría por unos semanas más.

Definición de chapapote en Wikipedia:
El chapapote (del náhuatl chapopotli, corrupción de tzaucpopochtli, compuesto de tzacutli, engrudo, y popochtli, perfume), también conocido como chapopote, chapote o galipote, es el petróleo utilizado para el asfaltado. También se conoce como chapapote el petróleo o aceite mineral ilegalmente soltado por los barcos hacia la costa, en ocasiones procedente de sus tanques de combustible o maquinaria.

Definición de chapapote en la RAE:
(De or. nahua o caribe).
1. m. Asfalto más o menos espeso que se halla en México, las Antillas y Venezuela.
2. m. Cantb. y Gal. alquitrán.
3. m. coloq. Ven. Sustancia viscosa de cualquier tipo extendida por el suelo.