Qué pueden aprender los periodistas de los bloggers

Retomando el debate sobre la relación de complementariedad entre periodismo y weblogs, Steve Outing ha publicado el artículo “What Mainstream Journalists can learn from Bloggers”, donde recomienda algunos de los aspectos propios de los weblogs para ser tenidos en cuenta por el periodismo tradicional. A continuación se comentan algunas ideas recogidas en este artículo:

1. Periodismo sin restricciones. Los weblogs no siguen el mismo método de confirmación y revisión propio del periodismo clásico, sino que lo suplen con la transparencia como herramienta. No se trata tanto de “no publicar” algo si no está contrastado, sino publicarlo dejando siempre claro en qué estado se encuentra, qué parte está confirmada y qué parte es por el momento un rumor.

2. Publica, luego filtra. Si algo es nuevo y relevante, interesa publicar lo antes posible. La audiencia participará en la revisión de lo publicado. Es como si el debate a puerta cerrada propio de las Salas de Redacción se hiciera abierta y conjuntamente con la audiencia. Ese es uno de los objetos de su publicación. No se trata solamente de dar información, sino de ofrecer esa información para que sea elaborada por todo el conjunto del medio, emisores y receptores. Las noticias, su emisión, dejan de ser una conferencia para ser una conversación (como recoge también el informe We Media).

3. Periodismo con personalidad. Se conoce al autor, sus influencias, sus opiniones, su visión del mundo. Son datos que ayudan a contextualizar y valorar la información que ofrece.

4. Agilidad en la corrección.
La estrecha relación entre los bloggers y su audiencia hace que las correcciones sean rápidas y más proporcionadas con respecto a los textos originales que las que se dan en los medios tradicionales (más escasas y marginales en su ubicación).

5. Frescura en el estilo de reporterismo. Las experiencias directas y el contacto con la realidad suelen producir textos más informativos y frescos.

Cómo detectar un plagio

En su habitual columna en el Instituto Poynter sobre trucos en internet, Sree Sreenivasan nos presentaba ayer una herramienta gratuita para detectar el plagio en textos online: Copyscape.
Este servicio no solo ofrece un máximo de 15 resultados de páginas web con los textos de la URL original que queramos comprobar, sino que además lleva a cabo una campaña de protección de los derechos de autor. Con este motivo, Copyscape incluye un link al Whois de las webs que han plagiado del original y da una serie de consejos sobre el procedimiento a seguir cuando se detecta esta práctica (cómo contactar con los autores y cómo buscar pruebas de evidencia en el histórico de Internet Archive, entre otros).

Unidireccionalidad en los medios digitales

Pablo Boczkowski, autor del libro Digitizing the News publicado por el MIT, considera que los medios de noticias on line no aprovechan las posibilidades de interacción que ofrece internet. En una entrevista publicada ayer en el diario Nacion Line, este sociólogo apunta a la necesidad del periodismo digital de explorar nuevas formas de comunicación y superar la primera etapa de imitación de la prensa tradicional. Para ello Boczkowski considera preciso reconocer el papel de los ciudadanos como emisores de información y cita los weblogs dentro de este contexto:

“Ahora es mucho menos costoso crear una página web y comunicar los pensamientos en la Red que imprimir un boletín y distribuirlo a más de 30.000 personas. En parte porque es más fácil tecnológicamente y porque además existe en la sociedad un deseo de utilizar los medios no sólo para recibir información sino también para comunicar ideas (foros, weblogs)”.

“En general, los medios de noticias que han desarrollado su página en Internet, se dieron cuenta de esta posibilidad de interacción pero todavía no la integraron al punto que lo podrían haber hecho, ni la han explotado del todo. La información todavía se sigue dando, por más foros y weblogs que haya, de manera unidireccional del medio al público”.

Sugerencias de Google

Google continúa lanzando nuevas herramientas asociadas a su buscador. En esta ocasión se trata del Google Suggest. Su funcionamiento se basa en “sugerir” palabras que comienzan con las mismas letras que el término que vamos escribiendo en la casilla de búsqueda. Algo parecido a lo que ocurre cuando escribimos en nuestro móvil un mensaje con la opción de diccionario habilitada, a los asistentes de Microsoft Office o al uso de palabras clave, materias o metadatos de los sistemas de clasificación propios de los archivos bibliotecarios. Aunque aún está en fase Beta, merece la pena probarlo.