Periodismo, blogs y fuentes

“Es un caso insólito”. Así comienza la reseña que hacía ayer el suplemento Ciberpaís del Weblog de una mujer gorda, dando sus confesiones por autobiográficas y reales. Paradójicamente, su falta de profesionalidad o quizás simplemente su ingenuidad y/o pereza, hicieron que el “caso insólito” fuera precisamente su trabajo periodístico. A poco que hubiera navegado por la blogosfera o con una búsqueda sencilla en Google, habría averiguado que detrás de esta “mujer gorda” había un periodista argentino aficionado a la literatura en red. El periodista de El País entró al trapo y se creyó la historia, sin aplicar dos grandes pilares de la profesión: el escepticismo y la contrastación de fuentes.

Desde el punto de vista de la relación entre el periodismo y los blogs, este error de El País no deja en buen lugar a quienes desde los grandes medios de comunicación proclaman la falta de rigor periodístico de los weblogs como medio de publicación. Por otro lado, hace un flaco favor a la blogosfera cuando recurre a una forma estereotipada de reflejarla (weblogs como confesiones personales y morbosas, cuando es un claro ejemplo de experimento narrativo).
No obstante, con gran sentido del humor, su autor escribe sobre los aspectos positivos de estas meteduras de pata de la prensa y que no sólo se ciñen a El País (según él, también la CNN cayó en el mismo error hace unos meses).

Para ver más comentarios sobre este tema, se pueden visitar:
Caspa.tv: Es literario, ¿vale?
Minid.net: ¡Ah!…¡Era literario!