Centennials, Big Data e Inteligencia Artificial

Este artículo fue publicado por El Periódico el 1 de mayo de 2018 (aquí en pdf)

Aquellas preguntas tediosas de cuando éramos niños: “¿A quién quieres más, a tu padre o tu madre?” o “¿Qué quieres ser de mayor?”, ya no valen para los centennials, esa generación de nacidos con el cambio de siglo. No solo porque los modelos de familia han cambiado radicalmente, sino porque según apuntan los últimos estudios sobre el futuro del trabajo, cerca de la mitad de los empleos actuales no existirán cuando ingresen al mercado laboral.

Big Data by Nick Youngson CC BY-SA 3.0 Alpha Stock Images

 

Lo que parece incuestionable es que será esa misma generación la que tendrá que afrontar el reto de construir la sociedad que queremos y diseñar la tecnología para que trabaje en esa dirección. La robótica y la inteligencia artificial amenazan con destruir, los más optimistas dicen transformar, los puestos de trabajo que suponen una gran carga de tareas rutinarias. Una lectura positiva del proceso nos dice que esa liberación de fuerza productiva dará lugar a una mayor innovación al facilitar la dedicación de la inteligencia humana a otros proyectos de mayor impacto para el desarrollo de la sociedad. La pregunta que urge hacerse hoy es si estamos formando a estos gestores del futuro con las competencias que requiere dar respuesta a esos desafíos del presente.

La primera generación que nació con Internet

La primera hornada de esa generación, que ahora comienza a llegar a la universidad, está llamada a lidiar con este contexto tan incierto. Son jóvenes cuya vida está mediatizada de forma natural por la tecnología digital. Nacieron entre ceros y unos, llevan alta tecnología de bolsillo y no conciben el mundo sin la hiperconexión: tan solo en España uno de cada cuatro niños de 10 años dispone de un teléfono móvil y esta cifra asciende a prácticamente todos los que tienen 15 años (94 %), según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Son personas que consideran internet como si fuera un grifo más en el hogar, mientras viven la falta de sincronía entre el ritmo del uso de la tecnología a nivel doméstico y el de su incorporación en el ámbito educativo.

Porque sucede que una vez que parecía superada la vieja petición de dotar con mayor tecnología el aula, ahora que su presencia y acceso no parece ser el principal problema, se da la paradoja de que se empieza a querer evitar por temor a su naturaleza disruptiva. Así ocurre con el teléfono móvil, prohibido en algunos centros escolares españoles y a la espera de ser de obligado cumplimiento en países como Francia, que prepara una ley en ese sentido.

El papel de la Escuela

Ignorar el problema no parece ser nunca una buena solución. ¿Es esta la mejor manera de educar a la generación que necesitará ser más inteligente que la propia tecnología que desarrolla para liderar el progreso hacia una sociedad más sostenible?

Si echamos un vistazo a cualquier aula nos encontraremos una disposición física, curricular y temporal muy similar a la de siglos anteriores. Y no parece que esto vaya a cambiar a corto o medio plazo, con lo cual la brecha cada vez será mayor si unos ciclos se aceleran mientras los otros se tienden a frenar. Mientras, profesorado y familias se ven sin herramientas, sin conocimientos, sin estrategias o sin marco normativo para recoger el guante con ideas innovadoras y creativas que pongan el foco en el tipo de alumnos que están en el aula y en el tipo de ciudadanos que como sociedad quieren ser.

¿Es la organización por materias, por edades, por jornadas horarias, por currículo y por grados de disciplinas el mejor método para enfrentarse a este reto? ¿Estamos en condiciones de plantearnos prototipar una Escuela más creativa y empoderadora para cuestionar e incorporar la complejidad inherente al siglo XXI?

Sucede que el desarrollo de la tecnología es parte del problema, pero insuficiente para garantizar una solución. Si bien conocer y dominar el lenguaje tecnológico debe ser un código de uso común para estas generaciones, aprender a vivir en una sociedad hiperconectada requiere de otras habilidades imprescindibles que permitan desarrollar nuevas ideas, entre ellas, una actitud fuertemente entrenada hacia la innovación, la creatividad, el aprendizaje permanente, la colaboración y el pensamiento crítico.
Así, en un mundo en el que la inteligencia artificial y los algoritmos programados para aprender por sí mismos ofrecen simulaciones perfectas de vídeos donde es muy difícil distinguir al presidente del país de lo que es una falsificación con una sofisticada app, la explosión de contenidos interesados y manipulados es tan ingente que no queda otra opción que armarse con las mejores estrategias posibles para verificar, filtrar y componer una opinión libre e independiente.

Necesitamos, por tanto, una Escuela valiente que identifique estos retos y forme a los centennials en la complejidad del big data, la inteligencia artificial y la tecnología digital con voluntad de liderazgo y con capacidad de utilizar estas palancas para la transformación social.

Los algoritmos, esos mayordomos silenciosos

Hace más de dos décadas Nicholas Negroponte vaticinaba el Daily Me como la gran innovación informativa: un periódico diario con las noticias que nos interesaran sin que otros decidieran por nosotros qué era lo más importante del día. A ellos ayudaba la eterna justificación de la escasez de espacio en el periódico o de tiempo en la radio y televisión. Pero llegó internet a ensanchar el mundo. ¿O no tanto?

https://stock.tookapic.com/photos/18438
Fuente: Stock Tookapic

En esta sociedad postindustrial nos parece una bendición la libertad de elección, decidir con el mando a distancia si vemos una serie en HBO, un vídeo de YouTube o un álbum de Google Fotos sin tener que estar sujetos a la tiranía del primetime. Así, las charlas de café del día siguiente no van de “viste anoche cuando…” sino “estoy viendo una serie que va sobre tal…” y hasta podríamos decir que es sumamente enriquecedor porque nos aporta nuevas visiones.

Huir de ese framing de los medios tradicionales parece que solo puede traer ventajas. La mala noticia es que también supone pérdidas y estas son más difíciles de evidenciar. Por un lado, en cierta medida flaquea una esfera pública compartida como repertorio de discusión común, pero por otro no nos damos cuenta de que esos viejos “censores mediáticos” se ven reemplazados por “otros” más discretos, los cada vez más cuestionados algoritmos. Y es que probablemente la propia serie de HBO, el vídeo de YouTube o la selección de nuestras fotos en la nube, no fue tanto una elección personal como sí una recomendación predictiva bajo esa nueva sofisticada tecnología que es la inteligencia artificial aplicada al consumo.

El algoritmo, ese silencioso mayordomo que nos facilita la vida, que nos dice qué nos gusta y qué no, que nos hace ser más eficientes sin perder tiempo buscando, ese algoritmo que nos limpia el muro de Facebook de aquello que considera menos relevante o que jerarquiza unos mensajes sobre otros en Instagram. Ese mayordomo desconocido que viene a facilitarnos la vida y del que nada sabemos. Ese intermediario que nos ordena el mundo, nos lo “personaliza” para liberarnos de la ardua tarea de pensar qué queremos consumir y nos pone el menú en la mesa. Ese invisible algoritmo que nos construye un mundo, un mundo a nuestra altura, pero a una altura que corre el riesgo de hacerse más pequeña, menos diversa, más pobre.

Así nos encontramos con grandes sesgos y tomas de decisiones que las máquinas hacen por nosotros como inferir que si hay una persona en una foto en un entorno doméstico será un mujer o confundir gorilas con personas negras en un buscador de imágenes. Sucede que en su aparentemente inocente “efecto espejo” vienen a reforzar nuestros peores comportamientos como humanos, pero lo importante sería que aprendiéramos a programarlos para que nos ayuden a ser mejores personas y con ello corregir nuestros defectos como sociedad (machismo, racismo, xenofobia, etc.).

¿Y qué sabemos de esos algoritmos? Prácticamente nada y lo peor es que probablemente ni quien los crea tenga todas las respuestas pues la criatura aprende a tomar sus propias decisiones, como decía Borja Adsuara hace unos días en el debate de #Nuestrosdatos, y como en cierta manera empiezan a apuntar las reservas de Google, Apple o Facebook cuando llaman la atención sobre esta deriva. Es lo que tiene el machine learning, y su base en inteligencia artificial, que aprende y aplica su propia inteligencia… artificial.

En el Seminario sobre Competencias Digitales en el que participé en septiembre en la Universidad de Coventry ya apuntábamos este fenómeno y la necesidad de empezar a introducir la alfabetización algorítmica como una competencia fundamental para entender el mundo en el que nos movemos. Quizás no seamos capaces de deconstruir el algoritmo y saber qué nos cuenta y qué nos oculta, pero al menos conviene señalar su poder y la burbuja informativa en la que vivimos en gran parte por su acción silenciosa e invisible. Ser conscientes como ciudadanos de que solo vemos una parte de la realidad, que quizás ni siquiera es tan real, es ya un poderoso avance.

En este sentido me resultó interesante cómo la propia María Sefiradi, vicepresidenta de Wikimedia Foundation destacaba hace unos días que Wikipedia no opere bajo algoritmos de recomendación, que no nos confine en burbujas y que se mantenga neutral en las búsquedas para que sean los usuarios y usuarias quienes exploren libremente lo que quieran consultar. Un comentario que parece inocente pero que hoy cobra mucho sentido. Sonaba a web libre de aditivos y me pregunto si no tendremos que empezar a destacarlos como en las etiquetas de las comidas procesadas.

¿Nuestros datos? ¿Para qué los necesitamos?

Hoy he participado en la Jornada Mis datos, tus datos, nuestros datos,  que organizaba Iniciativa Open Data en Medialab-Prado. Su objetivo era sumar distintos puntos de vista en torno a la importancia de la información accesible y reutilizable tanto desde las administraciones públicas como proveedoras y reguladoras, como en los ámbitos de su explotación económica, académica o ciudadana.

Mi contribución ha versado sobre el papel de la ciudadanía en este ámbito, fijándome concretamente en los aspectos que justifican su rol activo: contribuir a desarrollar una cultura democrática en una sociedad más crítica e informada, ejercer una presión como vigilante del poder y generar conocimiento libre produciendo ciencia ciudadana. Para ello, parece evidente que se necesitan apoyos en tres direcciones fundamentales: disponer de un marco de actuación que promueva estos usos tanto legal como social y económico, adquirir conocimientos y metodologías de trabajo hasta ahora vinculadas al saber experto (técnicas de periodismo de datos p.ej.) y finalmente datos accesibles para ejercer estos derechos.

Son muchas las ideas que se han compartido (aquí han publicado la crónica, el decálogo y los vídeos). Algunas que me han parecido interesantes y que resumo a modo de titulares:

  • Lo primero es negar la mayor del propio título de la jornada. Los datos no son de nadie. Sí cómo nos afectan. Esto lo ha desarrollado mejor Borja Adsuara en su artículo de hoy de Retina.
  • Lo contrario a la transparencia no es la opacidad, sino la falsa apariencia. Es más perjudicial ofrecer datos confusos, desestructurados, sin metadatos imprecisos, desactualizados, etc. que el hecho de no ofrecerlos. Intoxicación por saturación.
  • Debemos distinguir claramente entre Transparencia, como deber de ofrecer información pública para la rendición de cuentas, y la provisión de Open Data para la reutilización pública.
  • Los proveedores de información pública, fundamentalmente los portales de Open Data de las Administraciones, dedican mucho esfuerzo y recursos a la publicación de datasets pero se ven desconectados del mundo de los reutilizadores. Estos, en cambio, no perciben que haya suficiente información de valor para su explotación económica y social porque los datos que consideran que les pueden generar mayor valor no se publican, y esto puede ser por múltiples motivos: por falta de voluntad, conocimiento de su utilidad o celo de protección.
  • La anonimización de los datos puede ser una estrategia válida para ofrecer grandes volúmenes de información privada y hacerla pública (ej. Datos sanitarios, datos bancarios, etc.) con el fin de dar datos de valor y proteger al mismo tiempo la privacidad de las personas.

El objetivo de los organizadores es seguir el debate y continuar generando este tipo de espacios de encuentro sobre el tema, así que seguiremos atentos a su evolución. Gracias por empujar esta iniciativa.

Jugar a periodistas

En los inicios de este siglo, con las tecnologías de lectoescritura, blogs y wikis, y más tarde las redes sociales, se proclamó en grandes titulares la muerte del periodista como intermediario. Si podíamos hablar directamente con la política, con las empresas, con los líderes de opinión,… aquello del 2.0 ¿recordáis? Entonces, ¿para qué necesitar al mensajero?

No nos habían contado que a mayor libertad, mayor responsabilidad

Ya no es suficiente con avezados periodistas. Por supuesto no solo no se certificó su muerte como necesarios sino que han revalidado su papel como imprescindibles en este escenario. Hoy al borde de la extenuación para ser capaces de hacer fact-checking en tiempo real (cada nuevo proceso electoral es un nuevo desafío a la contrainformación, las fake-news, los fotomontajes, las granjas de bots, el fenómeno de la postverdad,..) se actualiza aquella máxima de Goebbels del miente que algo queda. Parece como si las piernas de las mentiras no fueran tan cortas y sí muy rápidas. No vale con señalarlas y mucho menos con parodiarlas. Cuando las denuncias, ya se han replicado por miles de favoritos o retuits. Y con ello, convertido en verdad para quienes las consumen.

Los contenidos circulan a la velocidad del rayo y no sabemos quién es su autor ni en qué contexto han sido creados. En su soporte online ya es difícil pero si lo trasladamos a espacios privados como son las imágenes con capturas en WhatsApp la dificultad es aún mayor. Una imagen, un vídeo fuera de contexto, sin URL, sin metadato, sin trazabilidad, es poderosa y dañina como una bala perdida.

“Jugar a periodistas”, un juego muy serio

¿Qué podemos hacer como ciudadanos? Un buen punto de partida es aprender herramientas, prácticas y habilidades que le son propias al trabajo periodístico para buscar, contrastar y verificar la información que circula a nuestro alrededor. Se trata de una aproximación clásica a los estudios de Educación mediática o Media literacy que llevan décadas trabajando en este campo, pero que actualmente se hacen más urgentes y críticos que nunca por el entorno hipermediático y globalizado en el que vivimos.

En esta línea trabaja The News Literacy project que se centra precisamente en las noticias como objeto de estudio y ha desarrollado un currículo formativo para ser utilizado en ámbitos escolares. Discurre en inglés y según esta noticia, es utilizado por 3.300 profesores en Estados Unidos y por otros 69 países.

En Europa la Comisión Europea también tiene una comisión trabajando en ello y en España, la mayor parte de las iniciativas educativas son desarrolladas por colectivos en el ámbito informal sin que haya una apuesta clara por dedicar tiempo de aula a desarrollar estas habilidades por mucho que se consideren implícitas en las 8 competencias básicas del marco europeo. Es por ello que tendríamos que hacer la reflexión conjunta de cuán urgentes nos resultan como sociedad y si merece la pena incorporarlas en el currículo aunque eso suponga dedicarle menos tiempo a otras materias. Mi respuesta como madre, periodista, profesora, investigadora y ciudadana es que sí. ¿Cuál es la vuestra?

MÁS INFORMACIÓN. En estos otros proyectos hay muchos materiales educativos para entrenar el pensamiento crítico en relación a las noticias:

Recursos educativos del New York Times (más aquí)
EAVI  (@_eavi)
Comisión Europea, Media Literacy (@EU_MediaLit)
AML
Media Literacy Project
Revista Comunicar
Media and Information Literacy UNESCO
Transmedia Literacy
Aire Comunicación
En este blog, Alfabetización Digital

Mobile learning = aprender a vivir conectados

Estoy preparando una ponencia sobre mobile learning para un encuentro de profesores en Zaragoza el mes que viene y esto me lleva a pensar sobre qué ha cambiado en estos diez años en los que venimos trabajando con el concepto.

Foto de Stanley Kubrick de una serie que hizo en el metro de Nueva York en 1946. Una paralelismo entre las imágenes de

Sin duda el entorno no es el mismo, la penetración de los dispositivos móviles a nivel doméstico ha arrasado en el mundo. Ya no es diferencial estar conectado y el BYOD o bring your own device ya no es una solución creativa a la falta de dotación institucional sino más bien lo esperado por cotidiano. La pregunta clave es si aquella propuesta de mobile learning, su esencia sobre lo que implica de aprendizaje autónomo, abierto, digital, colaborativo y creativo, se ha consolidado de algún modo en este tiempo. Bien es cierto que los avances nunca son lineales y se escriben con renglones torcidos. También lo es que tengo la mirada sesgada por la nostalgia de quien lo ha vivido y defendido con pasión. En cualquier caso, son muchos los fenómenos que han tenido lugar en esta última década y que condicionan el mundo hiperconectado en el que vivimos, que es el mismo mundo hiperconectado en el que aprendemos.

Por un lado, al acceso a la conectividad móvil por medio de dispositivos personales se ha sumado el gran crecimiento de usuarios y usos de las redes sociales, así como de la tecnología de comunicación que soporta el intercambio de contenidos. Todo ello es lo que subyace detrás de formatos impensables hace diez años como son los MOOC o de la naturalidad con la que hacemos una videoconferencia de WhatsApp desde la calle.

¿Dónde estamos ahora cuando miramos hacia el aula? ¿Qué hay del mobile learning?

Por un lado, su invisibilidad puede ser una buena noticia pues en cierta forma denota que se ha incorporado como natural usar esta tecnología tan cotidiana para el uso educativo. Pero por otro, tengo la sensación de que hemos pasado del desconocimiento al miedo, del no uso al abuso, y lo que es peor, sin que haya intermediado un uso crítico y creativo de esta tecnología. Sobre todo cuando vemos las últimas noticias que nos llegan sobre esta cuestión como es el instituto de Lleida donde prohiben el uso del móvil en el patio o de la propia Francia que quiere prohibir por ley el uso de los móviles en todos los centros.

Se esgrimen como causas la adicción que generan estos dispositivos, la distracción y el riesgo de aislamiento que producen. Todos esos riesgos son ciertos. Sin embargo, ignorar el problema o intentar que no entre por las puertas del colegio para así autoconvencernos de que no existe tampoco es la solución. Sin duda, necesitamos una Escuela valiente que tome como urgentes este tipo de problemáticas y las aborde dentro de sus muros.

Aprender a conectar y hacerlo de una forma productiva es tan importante como aprender a desconectar (una competencia digital implícita que cada vez se pone más de manifiesto como habilidad a entrenar). Hace precisamente diez años que David Silver presentó en el congreso que compartimos en Copenhague su proyecto “Log off before you blog off” en el que trabajaba con sus estudiantes universitarios la desconexión a través de una convivencia en el campo que servía de punto de inspiración para bloguear posteriormente las reflexiones de esa experiencia unplugged y fantasear con lo que suponía la desaparición digital. Entonces apenas usábamos Facebook o Twitter. El blog ya nos parecía la súper conectividad y parecía merecer de una dieta detox de vez en cuando. Qué ingenuos.

Es el momento de la calma

Entre tanto like y tanta notificación, es momento de la calma, de calmar las emociones y atemperar los gestos, de calmar la educación como promueven los amigos de la Asociación de Educación Abierta y de apoyar la tecnología que nos ayude a perseguir esa calma (las Calm Technologies de las que habla Amber Case en la Revista Telos). Como indica Case en esa entrevista:

“Podemos mirar el movimiento Time Well Spent para recibir consejo sobre cómo desarrollar relaciones más fructíferas con nuestra tecnología. Podemos instalar complementos para el navegador Chrome como Inbox When Ready y poner nuestros teléfonos en modo avión para poder elegir cuándo interactuar con ellos. Yo recomendaría por lo menos desconectar las notificaciones de tu teléfono. ¡Realmente ayuda!”

Página personal de Tíscar Lara

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies