Archivo de la etiqueta: identidad digital

La intimidad conectada

Esta mañana participé en Las Mañanas de RNE en el debate sobre seguridad y privacidad en la red, a raíz de las fotografías robadas a una centena de famosas en Estados Unidos.

Hablamos sobre todo de la importancia del sentido común en estos casos y de algunas pautas que podemos incorporar en nuestro día a día digital como un entrenamiento básico para proteger nuestra intimidad y privacidad:

  1. Cambiar contraseñas de forma periódica – No utilizar la misma combinación en todas las cuentas (correo, facebook,  instagram, etc.).
  1. Proteger el acceso al móvil con código numérico , mejor que el deslizamiento en pantalla (más fácil de detectar por el rastro de la huella en pantalla). Teniendo en cuenta que de media miramos el móvil unas 150 veces al día, obviamente da bastante pereza. Pero, ¿cuántos de nosotros si nos olvidamos o perdemos el móvil (ni siquiera nos lo tienen que robar) no entraremos en pánico? El problema ya no es que alguien llame con nuestro móvil al extranjero y nos venga un factura desmesurada como hace años, como tampoco perder un dispositivo de última generación, sino mucho más grave que lo económico es el posible daño a nuestra identidad, honor e intimidad. Al menos mientras haya batería, y si no activamos un servicio que bloquee el móvil de manera remota, cualquiera puede entrar en nuestras cuentas y ponernos en un serio peligro: compartiendo fotos, escribiendo correos en nuestro nombre, publicando en Facebook, etc.
  1. No tener material comprometido en dispositivos conectados (a redes sociales, a servicios en la nube…). Ser conscientes de que para activar un Smartphone partimos ya de una cuenta de correo (ya sea en iPhone o Android, los sistemas más populares) por lo que tenemos abiertas muchas puertas digitales. En caso de tener material sensible que se quiera conservar de la forma más privada, lo más recomendable es extraerlo del móvil desconectando el acceso a internet, asegurándose de que no se han creado copias automáticas en otras aplicaciones de redes sociales y guardándolo en discos externos para visualizarlos en la intimidad cuando se desee, y sin olvidarnos de borrar el material en el móvil después.

Objeto digital = copia infinita = pérdida de control

(borrar de un sitio no significa que automáticamente se borren de todas las aplicaciones)

  1. Dedicarle tiempo a configurar las aplicaciones del móvil para evitar acciones automáticas fuera de nuestro control. ¿Somos conscientes de si cada vez que sacamos una foto, además de guardarse en el propio móvil, también se hace una copia en iCloud (si hablamos de iPhone) o en Drive (si hablamos de Android con cuentas de Google) o si se publica automáticamente en Instagram o en Facebook…?
  1. No circularlo de forma expresa en lo posible, ni siquiera a grupos muy privados (WhatsApp, Facebook, etc.). Personal no es equivalente a privado y esto último requiere de mayor celo y protección.
  1. Por último, lo mejor es pensar que siempre estamos expuestos, ponernos en el lugar de que todo puede circular y sacarnos los colores en algún momento, y entonces preguntarnos qué daño nos podría hacer y si podríamos soportarlo. Así seremos conscientes del riesgo que podemos correr y tomaremos las precauciones oportunas.

Por qué y cómo publicar tus vídeos en YouTube

Tener una estrategia de comunicación al iniciarse en el social media es fundamental para adecuar el contenido a los objetivos que se pretenden alcanzar. Esto es válido para cualquier plataforma, desde desarrollar un proyecto con un blog, un usuario de Twitter o un canal de YouTube.

Precisamente dedicamos la última colaboración de EOI con el programa Emprende de TVE a dar una serie de consejos sobre cómo dar los primeros pasos en el portal de vídeos más popular con más de mil millones de usuarios al mes: YouTube.

La primera píldora se emitió la semana pasada (se puede ver en el siguiente vídeo, a partir del minuto 6) y continuaremos la serie sobre YouTube en los siguientes programas de esta temporada.

Emprende se emite los jueves a las 16h en el Canal 24 horas y se redifunde los sábados a las 00:30h y los lunes a las 5:30h (además del Canal Internacional).

Identidad digital en RNE

Identidad digital Autor de la imagen: César Poyatos (Flickr CC)

La reputación es una suma de percepciones, es la imagen que los demás conforman de nosotros mismos. Y hay mucho que podemos hacer por ella en el proceso de construcción de nuestra identidad digital. Por estropearla o por mejorarla. ¿Quién no ha buscado el nombre de alguien en Google? ¿Ha probado a buscar el suyo propio? Podría llevarse sorpresas en los resultados.

Sin duda, es importante ser conscientes de ello y aplicar siempre el sentido común, pero a menudo se nos olvida ante la seducción que la velocidad de la tecnología nos propone. De esto, del papel de las redes sociales, del lugar central que sigue ocupando el blog, de la narrativa online como portafolio profesional y de otros temas hablamos en la radio poco antes de Navidad en el programa de Las mañanas en RNE (a partir del minuto 43:36).

<

Los blogs y su evolución hoy: reconstrucción del cuerpo digital

En agosto participé, junto a Juan Diego Polo, en un HangoutON vespertino sobre la Evolución de los blogs que organizaron Antonio Postigo y Yolanda Corral. Fue una estupenda oportunidad para reflexionar sobre un medio, un formato, un canal… o simplemente una expresión humana que nos sigue apasionando: el blog.

He rescatado el vídeo de la conversación y algunas notas de apoyo para el debate:

 

LOS BLOGS Y LA WEB 2.0

Si los blogs han muerto o no se aleja del debate. Siguen siendo influyentes y necesarios, para quien los escribe y para quien los lee. No se entiende la evolución de internet de los últimos años, la llamada web 2.0 sin el papel jugado por los blogs (en su manera de separar forma de contenido p. ej.) y cuya herencia podemos ver en redes como Twitter, que se parece más a un blog que a Facebook, o en el propio Facebook en cuanto a anillo de contactos (recordando al mítico blogroll).

Los blogs han sido en gran medida el motor de la llamada tecnología de lecto-escritura. Un medio personal, sencillo y gratuito, de tener voz propia y una identidad digital consistente. Tecnologías de la socialización y la información actualizada que se desarrollaron al calor de los blogs (tales como Trackback, Permalink, Blogroll, Comentarios, etc.), nos sirvieron de aprendizaje de prácticas digitales que hemos incorporado de manera natural con las redes sociales.

 

LOS BLOGS COMO ESPACIO PERSONAL, LIBRE e INDEPENDIENTE

Aunque podamos ver como precedentes a los foros, vemos importantes diferencias al ser los blogs medios personales con identidad propia. De hecho, una clave fundamental es que son medios federados, cada uno tiene su blog en cualquier plataforma y todas se entienden entre sí (RSS).

De alguna forma, podemos interpretar en la explosión de redes sociales como Facebook, Twitter, etc. un cierto retroceso en lo relativo a la autonomía e independencia, pues hemos vuelto a crear los contenidos en “dominios” ajenos. Como escuché en un evento hace tiempo, ellos ponen el tapete y nosotros las cartas. En cualquier momento tiran del tapete y se acaba la partida.

Por otro lado, también podemos visualizar el desarrollo y uso de Apps como una vuelta a años de transición entre siglo XX y XXI: a aquel CD de contenido empaquetado. O como leí en un artículo que ahora no localizo en mi delicious, de la web abierta a la web domesticada, de la web ciudad a la web de urbanizaciones.

 

LOS BLOGS HOY

No cabe duda de que gran parte de las funciones que se desarrollaban en los blogs hace unos años han migrado ahora a otros medios, como aquel post rápido para destacar un enlace interesante y que ahora se materializa en un ágil tuit, como los comentarios al post que se han transformado en fugaces “retuits” o “megustas” o como el anillo del blogroll convertido en una lista de Twitter o grupo en Facebook.

Sin embargo, el blog sigue ocupando su espacio en el ecosistema de comunicación digital como coordenada virtual (y me atrevería a decir… más que nunca), como lugar de referencia propio y personal, que da cuerpo y coherencia a las identidades distribuidas por las distintas redes y plataformas de contenidos. Es el lugar que sirve para verificar, para tomar el pulso, para ver cómo respira, para tener histórico sobre la voz real de la persona que esconde o muestra, de ver a su comunidad, sus parroquianos, etc. Es el esqueleto que sostiene los sentimientos, palabras y pieles digitales diseminadas en la Red. Es la reconstrucción del cuerpo digital, el hogar y refugio de nuestra identidad.

Página en Facebook: http://www.facebook.com/tiscarcom

Ya tenemos página en Facebook. Concretamente en http://www.facebook.com/tiscarcom

Hacía tiempo que tenía ganas de experimentar con una página en FB para aprender más sobre su potencial y ver sus diferencias con el grupo y con el usuario. [[Y confieso que, consciente de su imposibilidad, es también una manera también de intentar poner orden en esa frontera difusa entre la persona y su obra, entre la imagen y el logo, entre mi yo y mi blog]]

Cuando empecé a agregar amigos en Facebook me puse como norma no admitir a nadie que no conociera físicamente. Pronto se hizo insostenible pues hay mucha gente que “conozco” virtualmente y mucha otra que esperaba en el buzón de los olvidados a que yo les diera paso. Me sentía un tanto incómoda con peticiones por aceptar o denegar y, dado que yo uso FB de una manera bastante abierta (sin fotos ni otro tipo de contenidos privados) me parecía un tanto absurdo “restringir” el acceso en un espacio tan poco comprometido.

Ahí mi criterio empezó a ser más laxo y me empecé a cuestionar si más que querer ser “amigos” míos su solicitud no era más que una forma de mostrar cierta simpatía por el blog. En eso estaba hasta llegar a este punto: más de 1500 “amigos” y más de “500” que esperan querer serlo. Por eso me planteaba la utilidad de una página para expandir esas relaciones y la posibilidad de empezar de cero en el usuario personal para restringir los círculos. Sigo sin tener claro que esta sea la deriva natural pues si ya el concepto “amigo” me resulta problemático en sí mismo, más si cabe el de “fan” 🙂 Pero mientras lo digiero, lo pienso y lo practico, me he dedicido a probar con la página y aquí está: http://www.facebook.com/tiscarcom

La primera dificultad ha sido fijarle el nombre en la URL pues el sistema no me dejaba escoger http://www.facebook.com/tiscar.com El mensaje que me devolvía es que ese usuario “tiscar.com” no estaba disponible. Busqué esa URL inexistente y la única explicación lógica que se me ocurre es que FB intenta protegerme a mí misma bloqueando esa declinación sobre el perfil que ya existe http://www.facebook.com/tiscar y que tengo yo 🙂 Pero a ver quién es capaz de decírselo a FB…Toc Toc

Así que, aunque rime con Tigretón, no queda otra y se queda sin el punto 😉 http://www.facebook.com/tiscarcom