Y nació Nora

Hace un mes que nació Nora. El 20 de marzo a las 7:02h vino al mundo mi hija y con ella una nueva etapa en la familia. Precisamente el día del equinoccio de primavera y día de la felicidad, pero también un día de eclipse solar. Está claro que esta niña no puede ser más mágica 🙂

NORA

Un mes que ha pasado muy rápido y muy lento. A pesar de lo intenso que es este periodo, de la dependencia que genera la lactancia a demanda, de las noches sin dormir por gases y cólicos, de las angustias como primerizos cuando estornuda, de no encontrar el momento de escribir este post… a pesar de todo es difícil describir en su inmensidad la felicidad que supone algo tan trascendental en la vida y la suma de emociones que conlleva.

Entre desvelo y desvelo en estos días, el móvil ha sido un gran aliado, especialmente para compartir fotos y vídeos con la familia por WhatsApp, para como buenos novatos consultar información en internet, para comprar online cuando no se puede ir de tiendas… y también para reflexionar sobre la sobreexposición de los menores en la Red.

Reconozco que es difícil resistirse a mostrar al mundo lo hermoso que es nuestro bebé e inundar Instagram con sus gestos cotidianos, pero me planteo cada vez más si uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros hijos en los tiempos que corren no es preservar su intimidad digital. ¿Qué opináis?

17 pensamientos sobre “Y nació Nora”

  1. Primero, ¡enhoranuena! Disfruta de cada momento, que cuando te das cuentas, ya están diciéndote que no te metas en sus vidas.

    El tema que tratas es delicado y estoy muy de acuerdo contigo. Es imprescindible hacer uso de los distintos niveles de privacidad que nos dan las redes. Me costó un poquito convencer a la familia de que las fotos de los chicos no debían compartirse públicamente, pero se acostumbran rápidamente. Yo también tuve que revisar todo lo que había hecho y aplicar a los hijos de los demás lo que quiero para mis hijos, cerrando muchas fotos de flickr.

  2. Estoy deseando de conocer a la pequeña Nora, pero en carne y hueso. Ahora que parece que asoma el buen tiempo podía acompañarte en algún paseo matinal.

    Cuando mis hijos nacieron (en los 80) no existía esta duda sobre la privacidad porque aún no existía la Internet comercial. Poniéndome en la situación actual, no compartiría fotos públicamente de mis hijos porque no somos dueños de su identidad digital solo sus guardianes hasta te tengan uso de razón en las redes.

    Disfruta mucho de Nora, que el tiempo pasa rápido y luego vuelan

  3. De acuerdo con el Sr. Rull (Don Luis) en ambos párrafos 😉

    En mi caso ya eran más mayorcitos cuando el boom de las redes, pero en la misma línea que decís, e intentando mostrar con el ejemplo propio la responsabilidad y el sentido común, también en la Red (como diría Genís Roca, que no sean “huérfanos digitales”, que seguro no será el caso de Nora).

  4. Un día cualquiera… salimos a la calle, paseamos por un parque, entramos en un super, cogemos transporte público, tomamos el sol en una playa abarrotada, cenamos en un restaurante… probablemente sean miles las personas a las que nos hayamos expuesto en un día cualquiera sin importarnos.

    En la medida que nuestra vida digital se entrelace y difumine con la analógica, no le daremos tanta importancia a mostrarnos en las redes. Y esta exposición es mejor que la analógica, podemos controlarla, seleccionamos lo que queremos mostrar, lo mejoramos con filtros, lo multimediamos…

    Salud, Tíscar, para ambas 😉

  5. ¡Muchas felicidades Tíscar!

    En mi caso no me importa enviar de vez en cuando a familia y amigos fotos de mis tres hijos por Whatsapp. Ocasionalmente cuelgo alguna foto o video en Facebook para compartir con gente conocida. Y ahí me quedo. El resto de plataformas más populares no las veo para poner fotos de los niños. Pero me fastidia que salga alguna madre/padre en algún cumpleaños, fiesta escolar o campamento poniendose hiperborde con el tema de que no se hagan fotos pues quiere preservar intimidad de su hijo/a…
    Besos

  6. Pues sí que es buena reflexión, peroooooo ¡¡felicidades!! Eso lo primero de todo. Y sí, mejor preservamos conscientemente parte de nuestra intimidad. A saber qué cosa será la identidad digital cuando esa criatura tenga, por ejemplo, 15 años. ¿Lo imaginas? Besos a cascoporro :-)))

  7. Hola,

    Sin lugar a dudas 2 actos mágicos ¡ Muchas felicidades !

    Será Nora quien pueda decidir como crear su propio jardín (¿pues no ha nacido en primavera esa bella flor ?) o su primer mensaje en una botella 😉 para decir ¡ ey ya estoy por aquí ! ¡ empiezo a navegar ! además con la enorme suerte de una experta capitana como aliada …

    Cuando tenga 13 años, no tendrá nada qué reprocharte/aros y seguramente lo difrutará el doble, sabiendo qué será ella quien tenga el privilegio ( cedido por sus padres ) ,de cortar la tijera de su propio jardín y de su propio barco ….¿ quizás elija/ais un día de eclipse solar? ¿podría ser mágico también este momento ?¿será en primavera?…

    Más allá de derechos, más allá de preservar 😉 ¿ no será eso lo qué se merece la infancia por parte de una sana sociedad digital ? .

    Al Cesar lo qué es del Cesar y a Nora lo qué es de Nora …¡ nuestros hijos-as no nos pertenecen ! ¡ Y menos aún a los medios ! En el tragico accidente de esta semana… ¡ las familias han actuado muy bien cuidando-preservando la imagen de sus preadolescentes y adolescentes….!Los medios han dado una imagen en exceso morbosa ,poco rigurosa en algunos casos y sin periodismo de investigación detrás (busqueda de titular meramente, 2 días de boom mediático ).

    Un abrazo a los tres y ¡ qué vivais felices todas las étapas familiares !

    Carmen

    Pd: Mis hijos para el -bautizo digital de su primera foto a los 13 años-¡¡ eligieron usar los google efects del hangouts ¡¡ me lo he pasado bomba con esta aplicación con ellos, menudas risas !! Le expliqué lo frágiles qué eran los círculos, también de paso….sigo tripulando con ellos como preadolescentes; uno no sabe cuanto puede aparecer un pirata -malo- al ataque , de paso les enseño a ser buenos delfines y a preservar a las ballenas…. (les hago hincapie sucesivamente en qué no tolero ni un ápice de violencia gratuita …)

    Eso opino, ¡ahora estamos intentando aprender como no ser -un infantiloide -en los grupos de wasap ( sobre todo en los qué hay adultos; en los otros soy mera espectadora…me dan información útil, ellos lo saben ….) y ha usarlos de forma inteligente (y no en exceso invasivo, distinguir lo qué roza lo burdo o inútil en exceso…etc . Con el móvil , les llego un correo a su email qué debiamos leer juntos , era este:
    http://noticias.lainformacion.com/interes-humano/sociedad/una-madre-le-regala-un-iphone-a-su-hijo-de-trece-anos-y-le-pone-18-condiciones_F29EYQA9x4hGxbFdZ8o4n

  8. ¡Tiscar! ¡Me alegro un montón! He entrado en tu blog para recomendarlo a un estudiante y me he encontrado con esta noticia tan, tan buena. Tenemos que hablar y me cuentas. Yo estoy contigo, nunca publico nada de mis hijas en ningún sitio. ¡Felicidades, felicidades, felicidades!

  9. Enhorabuena por tu maternidad!
    En cuanto a la privacidad de los menores, me cuesta trabajo pensar que una foto de un bebé en las redes sociales le pueda acarrear complicaciones reales cuando sea mayor.
    Todo depende del sentido común del que la publica, que debe ser consciente de lo que hace!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *