Sobrevivir sin el Facebook

Hace unos días, La Vanguardia publicaba un artículo que, bajo el título de Sobrevivir sin el Facebook, reflexiona sobre la cuestión de la privacidad y la intimidad en las redes sociales. Hablé sobre estos temas con su autora, Cristina Sáez, quien también recoge declaraciones de expertos y buenos colegas como Edgar Gómez, Fernando Garrido y Cristóbal Cobo.

En mi contribución personal al texto me interesaba destacar el aprendizaje que supone gestionar la identidad personal en estos espacios y la complejidad de renegociación de los ámbitos públicos y privados: desde qué significa el concepto de amigo en Facebook hasta la trascendencia de la huella digital con la capacidad de replicabilidad que tienen nuestras expresiones en la red.

Sobre impronta digital no deseada, aunque no se refieran tanto a redes sociales como a medios informativos:

El derecho al olvido en internet, Marc Carrillo, El País.

¿Se puede borrar nuestro pasado de Internet?, Francesc Bracero, La Vanguardia

sobrevivir-facebook-vanguardia

Otros posts relacionados en este blog

Las Redes Sociales en la Práctica: vídeos y crónicas

Redes sociales y el cuidado de sí mismo

Día de la Privacidad: Problemas reales, soluciones complejas

Sentido y sensibilidad en la Red

Informe sobre la seguridad de los menores online

Qué aprenden los jóvenes en sus prácticas digitales: Digital Youth Research

Piensa antes de publicar

0 pensamientos sobre “Sobrevivir sin el Facebook”

  1. Es que veamos una red social es intercambio carente de referencialidad, la red social no tiene la exigencia social de la ceremonia previa del encuentro físico, por tanto en cuanto a su técnica puede ser un ejercicio de creatividad práctica que adopta el sentido que el propio usuario le va otorgando, pero aun así no deja de ser una evasión, la red social propone una comunicación sin referente físico donde el interlocutor esta y no está presente por que no es imposible contextualizarlo para poder otorgarle una identidad, el contexto del interlocutor se desvanece y quedamos a merced de una respuesta acertada o no pero carente del elemento emotivo de la experiencia del encuentro físico

  2. Hola Tíscar:

    Excelente reflexión sobre la importancia de la identidad digital, tanto personal, como corporativa, etc. Sin duda, es un tema de actualidad, pero presiento que tendrá un largo recorrido a futuro.

    Si me lo permites, al hilo de la cuestión recomendaré un artículo que publica Eva Domínguez -también en La Vanguardia, en El Cuarto Bit- y que bajo el título “¿Asfixiados por la red social?” abunda sobre el tema.

    Saludos a todos!
    Javier

  3. Hola Tiscar,
    ¿Qué tal? Ahora nos vemos en el blog.
    Quería comentar que el otro día quedé horrorizada cuando descubrí que la imagen de nuestros perfiles de facebook es pública, es decir que si buscas en Google images tu nombre, pués sale la foto que yo creí que sólo veían “mis amigos”. Si tienes un apellido corriente aparecen tantas páginas que el resultado se diluye, pero si, como es mi caso, tu apellido es rarete, pués sales directamente. Llamame anticuada, pero me da cierto repelús.

  4. La verdad es que FB ha cambiado mi vida, por una casualidad. Contecté a través de FB con una chica con la que había salido hace muchos años, y ahora estamos saliendo. Por lo demás FB es un buen escaparate para aquellos que comercian con algo y para los adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *