La censura se viste de automatismo

pro-amEs más que censura. Esa palabra lleva asociada la imagen de un señor con unas tijeras. Aquí no hay señor, no hay ojos, no hay tijeras. Es incompetencia, estupidez y absurdo. Hemos depositado el sentido común en las máquinas y así nos va. Bajo el paraguas de automatismos -bendita palabra-, Microsoft amenaza con cerrar mañana un blog porque detecta en uno de sus posts contenidos pro-Ana.

El gran guardián de la moral pública -hay otros, pero de esos hablaremos otro día- no es capaz de advertir que se trata precisamente de una cita a modo ilustrativo en un post que denuncia ese tipo de contenidos. Ni siquiera es capaz de rectificar cuando es un humano, no una máquina, quien se lo comunica. El absurdo es aún mayor cuando además se trata de uno de los bloggers que más ha hecho por defender su plataforma de blogs y por denunciar la anorexia y la bulimia en la Red.

0 pensamientos sobre “La censura se viste de automatismo”

  1. Tíscar, cuando tenía mi blog alojado en Blogger me pasó lo mismo tres veces: una máquina (supongo) detectó que era spam. ¿Cómo?, ¿por qué? Ni idea. Toma web semántica y cosas por el estilo.
    Pero esto parece que es una tendencia de nuestra sociedad: ¿cuánto tiempo va a pasar hasta que la atención que recibimos sea prestada por máquinas? Mira los call centers. Seguro que hay alguna gran empresa de consultoría haciendo análisis sobre cómo reducir esos costes. Máquinas y más máquinas.
    Quizá vuelvan los luditas algún día de estos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *