Rethinking community en Copenhague, AoIR

En los últimos días Mariluz y yo hemos estado en el congreso de la AoIR en Copenhague presentando el proyecto Barriblog de visualización de blogs y acompañadas por investigadores de la UOC como Edgar, Adolfo, Elisenda y Paco.

El congreso de la AoIR está considerado como el encuentro más importante de la investigación internacional en materia de internet desde el campo de las ciencias sociales. ¿Conclusiones? ¿Impresiones? A saber… (a oír,  haciendo el chiste malo): a la espera de acceder a los artículos allí presentados, apenas tengo una idea clara más allá de confirmar -como se ve en las publicaciones más recientes- que el foco de las investigaciones se haya desplazado desde lo tecnológico hasta lo comunicativo y más en concreto, hacia las prácticas: eso de que ya no importe tanto qué hace la tecnología con las personas, sino qué hacen las personas con la tecnología. Más o menos.

En el plano personal, como suele ocurrir, hay gente que gana y gente que pierde. Personas que admiras por cómo escriben, pero que luego te decepcionan en las distancias cortas. O que sencillamente ni aparecen (como me ocurrió con Colin Sparks en una sesión sobre publicación académica).

Lo cierto es que es difícil tener una visión de conjunto en este tipo de encuentros, que no son más que un puro reflejo de la vida que vivimos peligrosamente: hiperfragmentación de infinidad de sesiones paralelas y gran angustia por tener la sensación siempre de perderte algo importante. Elisenda habla de “slow science” y me suena muy deseable, pero también muy iluso en estos tiempos sin tiempo.

0 pensamientos sobre “Rethinking community en Copenhague, AoIR”

  1. ¡Seamos realistas, pidamos lo imposible! 🙂

    Llámame ingénua, si quieres, pero no hay que dejarse llevar siempre por la corriente, a veces, es necesario un remanso… y eso también en nuestra práctica científica.

    La wikipedia efectivamente asocia el movimiento “slow science” al del “slow food” (http://en.wikipedia.org/wiki/Slow_Science) y hay un artículo muy realista e ingénuo (de otra senior como yo) que dice que debemos tomarnos tiempo para saborear las buenas cosas del slow science… (http://www.nature.com/nature/journal/v443/n7109/full/443271e.html)
    … pero la verdad es que he encontrado que no hay mucha información al respecto, osea que, habrá que investigar… aunque de momento, no tengo mucho tiempo, ai!!!

  2. “Como no sabían que era imposible, lo hicieron” 🙂
    ¿Te imaginas un panel el próximo año de e-cuáqueros o cómo sobrevivir al log-off before you blog on que decía David Silver?

    Sí que es chula, me gustó porque refleja muy bien el efecto de las salas de reuniones colgantes. Pero la foto no es mía, la he reciclado de aquí.

  3. Sí, cierto. También se comentó allí, pero para no llegar a ninguna parte. Hubo un workshop de publicación académica -el único que había que pagar aparte, by the way- que se convirtió en un corrillo de editores hablando de las bondades de sus journals, de la calidad científica y de gente deseante de networking -bonito eufemismo- para colocar su paper. As usual, my friend 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *