Los blogs: identidad, educación y comunicación

Blogs + Identidad + Educación + Comunicación: Cuatro conceptos remezclados en un artículo breve para el CITA (Debate 6, también en pdf)

Los blogs son una forma de ser y de estar en la red, de construir y proyectar una identidad digital desde la que comunicarse y crear vínculos con otras personas. Su contenido puede albergar todo tipo de temáticas y enunciados, pero si algo define la idiosincrasia de los blogs es su fuerte impronta personal. Entre el discurrir de sus posts y la imagen que estructura su perfil, sus fuentes y menciones, el blog se convierte en discurso en sí mismo. Un discurso que representa la voz de un usuario que se ha convertido en autor y narrador de su propia existencia digital. Y todo ello en público, para el público.

Este formato de publicación online ha actuado de puerta de entrada para millones de personas a experimentar Internet como ámbito de lecto-escritura, ya sea comunicándose con un texto en forma de post o con un autorretrato en Fotolog. Los blogs son, por tanto, una forma de leer y escribir la red y en la red, de comprender sus lenguajes y de expresarse desde la construcción del yo digital como extensión del yo real.

Varios fenómenos actúan en paralelo y provocan ruidos que desafían este modelo de comunicación. La saturación de datos y la sobreexposición pública plantean interrogantes sobre la credibilidad de la información, la gestión de incertidumbre y la protección de la intimidad, entre otros. Una escuela que no integra estas cuestiones en su currículo, una escuela que no ayuda a ser un ciudadano digital es una escuela que no educa.

En la Sociedad de la Información no sirven los modelos educativos tradicionales si queremos acercarnos al ideal de Sociedad del Conocimiento. Las nuevas tecnologías de la comunicación apremian cambios radicales en la definición de qué enseñar y cómo hacerlo. Empujan a los cambios, pero también los vehiculan. No hay disciplinas grapadas a lomos de un libro, el conocimiento fluye entre bytes y urge aprender a cazar mariposas digitales. La educación del siglo XXI, del ahora, debe incluir entre sus prioridades la enseñanza de estrategias frente a contenidos, así como el fomento de la autonomía crítica y de las competencias comunicativas para el libre desarrollo del ciudadano en la sociedad de su tiempo.

En este sentido, los blogs son un medio idóneo para la alfabetización digital dentro de los enfoques de la pedagogía crítica de la Educación en Comunicación o Educomunicación (también llamada Media Literacy y, en este contexto, Digital Literacy). Siguiendo su línea podríamos decir que un ciudadano alfabetizado digitalmente sería aquel capaz de leer y decodificar los mensajes producidos por medios digitales según el contexto y los lenguajes empleados (textual, sonoro, visual, multimedia, etc.), así como de producir, expresarse y comunicar para la acción ciudadana a través del uso creativo de los mismos. Estas destrezas son las que, en cierta forma, recorre el autor de un blog cuando se enfrenta al post en blanco: busca información, la selecciona, la evalúa, la referencia, la reinterpreta y la recodifica para construir un discurso propio que firma, asume públicamente y pone en diálogo con los potenciales interlocutores.

La crisis de los modelos de autoridad exige un mayor esfuerzo por parte de los ciudadanos para nadar entre la espesura que genera la sobreabundancia de información disponible en Internet. Necesitamos ser más críticos, más analíticos y más hábiles para construir un sistema propio de referencias, pero también más competentes en nuestra capacidad comunicativa para actuar de forma libre y responsable en nuestro entorno social. A vivir la red y en la red se aprende. A vivir la red y en la red también se puede y se debe enseñar.

Artículo publicado en la Zona de Debate 6 del Foro del Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Foro de Comentarios.

7 pensamientos sobre “Los blogs: identidad, educación y comunicación”

  1. Estimada Tíscar: he acudido a Zona de Debate 6 para ver el resto del artículo, pero me ha sido imposible leerlo. La letra es diminuta. Por favor ¿podéis utilizar en Debate 6 una letra como la de tu blog, que es perfectamente legible? Muchas gracias y Felicidades por tu estupendo blog.

  2. Gracias Ayla. Prueba a pulsar en tu navegador Ver/Tamaño del texto/Aumentar (o tecla Control y tecla +). De todas formas, acabo de actualizarlo en el blog y lo he incluido completo para que lo puedas leer desde aquí si te resulta más cómodo.

  3. Estoy dedicando más tiempo estos días a cazar mariposas digitales (siempre acertada); para sentirme en un jardín digital y no en un espejismo, en algo hueco. Por eso no entiendo bien lo de enseñar estrategias en vez de contenidos. Sentía que uno de los retos digitales estaba en la construcción, en el engarce. Pero supongo que los nodos más firmes son los contenidos compartidos. En algunas ideas podemos estar cerca… compartir con una red generalista de amigos. Sin embargo nos identifican más las interacciones en las que nos matizamos unos a otros y pasamos a coincidir en una orientación más común que las que cada una/o traíamos hasta ese punto. Buscar ese entender colectivo no es algo predecible estratégio, al menos para mí. Tampoco se trata de recuperar y repetir contenidos, como si traerlos al parque digital ya los hiciera válidos y aceptables para este momento. La identidad que tan bien tratas tiene entidad y proceso, la entidad viene de la herencia y de los nodos que vamos compartiendo y los procesos son esas mejoras y errores de nuestras prácticas digitales y de las conversaciones y experiencias que luego se generan a raíz de ellas. Creo que en el fondo es lo que dices. Pero me da miedo cuando hablas de estrategia o de alfabetización digital por si alguien entiende que pueda ser controlable y predecible o que con unas rutinas en unos equipos tenemos ya ganado el objetivo educativo que perseguíamos. (De comentarista me enrrollo tanto como de articulista, lo siento; también la extemporaneidad)

  4. Hola Dani, me ha gustado mucho tu definición de identidad como entidad y como proceso. Me la apunto 🙂

    Verás que yo también te sigo con mi cazamariposas y voy a recoger aquí otro comentario que has dejado en el Foro Cita para “agregarla” a la conversación.

    dan3: difiero de Cristobal Cobo y de tí en que deba ser una materia en sí misma. Creo que es al armazón de casi todas las disciplinas. La diferencia la encuentro en que las disciplinas digitalizadas se abren, no apuntes cerrados. Una materia abierta intenta describir también el presente y ofrecer alternativas de futuro, pero alternativas que ya no se deciden según el saber de quien orienta sino contando con su comunidad.

    Creo que tanto tú como yo hablamos de lo mismo, aunque quizás me/nos traicionen los términos. Me ha parecido muy oportuna tu reflexión porque me hace dudar de la conveniencia de utilizar las mismas palabras de un enfoque y sistema tradicional para hablar de cambios hacia otro enfoque y sistema como es el conocimiento abierto y la cultura digital. Me planteo si la misma palabra con distinta carga semántica no sea contraproducente, por mucho que se intente matizar y explicar de qué manera se utiliza y para referirse a qué concretamente. Esto puede ser lo que ocurra al emplear términos como materia, estrategia y contenido.

    Cuando hablo de estrategias frente a contenidos, quiero hacer el énfasis en las habilidades y competencias para buscar, filtrar, comparar, construir, compartir y diseminar conocimiento, más que a la memorización de unos contenidos concretos (tal y como ha sido normalmente). La estructuración del aprendizaje en “contenidos” entendidos como “materias” cerradas, abarcables en libros, disciplinares en sus límites, etc es un modelo obsoleto para las necesidades actuales del entorno digital en el que vivimos. No lo entiendo tampoco como un repositorio “documental” sino como un saber compartido, universal y reciclable, que necesita de la reconstrucción y las aportaciones colectivas. El conocimiento está ahí fuera, no hay que memorizarlo, sino saber reconocerlo, cuidarlo, utilizarlo y participar en su construcción. En absoluto pienso las estrategias como “manual de instrucciones” cerrado y definida por otros. En su sentido más antropológico, me refiero a estrategia como toma de decisiones y negociación constante que debemos aplicar en un proceso de aprendizaje, averiguando y pensando siempre cuál es la mejor forma de llegar al objetivo, poniéndola en práctica, equivocándonos, aprendiendo de los errores y reajustando el camino. En definitiva se trata de enseñar a aprender, pensar y construir tanto individual como socialmente en red. Ese es el reto, esa es la “materia”, el objetivo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *