La identidad digital de los periodistas

¿Deben los periodistas construir y mantener una identidad digital en la Red? ¿Añade o resta a su labor periodística el tener una desarrollada presencia online? Una columna del Poynter ha tratado este tema recientemente, abriendo un debate (también en Facebook) entre periodistas que no se sienten cómodos con su exposición pública personal, e incluso la consideran contraproducente, y otros profesionales para los que se convierte en necesidad y oportunidad.

Artículos relacionados:

Sites to consider when developing a digital identity.

Facebook discussion about journalists and digital identities.

“For Some, Online Persona Diminishes a Resume,” by New York Times‘ Alan Finder.

“Elements of a Personal Brand,” by Chris Brogan.

“Managing Your Digital Professional Identity,” by journalist and blogger Laura Fries.

“Is Facebook safe for journalists?” From Joe Grimm’s “Ask the Recruiter”

Ver también en eCuaderno: Redes sociales y datos personales

[tags]digital identity, identidad digital, journalism, poynter, social networks[/tags]

0 pensamientos sobre “La identidad digital de los periodistas”

  1. Pienso que esto tiene mucho que ver con La Pregunta Blog: ¿Quién soy yo? ¿Que personalidad proyecto en la Web? ¿Mi profesión? ¿Mi vida privada? ¿Mi perfil cívico? ¿Mis ocios? ¿Todos ellos? Esas cuestiones valen para todas las personas que se plantean publicar un blog o participar en una red social.

    Lo mismo ocurre con los periodistas. Yo lo soy, y decidí editar una bitácora sobre mi especialidad profesional: la comunicación corporativa; pero, lógicamente, no publico nada que pueda vulnerar mi deber de confidencialidad con los clientes. No hace falta refugiarse en el anonimato. Es más, creo que este recurso es nefasto para el desarrollo de la Web Social y que sólo está justificado en contadas ocasiones (normalmente, en regímenes dictatoriales).

  2. Efectivamente, el debate del Poynter va en esa línea. Hay quienes piensan que los periodistas tienen una obligación moral con la verdad que debería acompañarles a su propia representación online (en el hecho de identificarse como quienes son en realidad y no bajo seudónimos). Por otro lado, también hay quienes creen que el periodista cobra demasiado protagonismo cuando su oficio ha sido tradicionalmente contar las historias de los demás desde un discreto segundo plano, invisible. Ambos argumentos son interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *