El valor emocional de los blogs

El pasado jueves, Luis se quedó con ganas de seguir hablando sobre blogs, rankings, visibilidad, emociones, mujeres y relatos personales. Así que, haciendo honor al nombre del evento, hemos seguido conversando en los blogs y parece que llegamos a la conclusión de reivindicar el valor de la emoción. ¿Tú qué opinas?

Decíamos

Luis: …. A mi me parece que en las cimas de rankings hay hombres también por esa maldita herencia del “diseño de género” que nos ha dejado a horrible costumbre de competir en la arena, de querer ser el astado más bravo de la manada, de médirnosla en público en definitiva. Sería una pena que las mujeres empezaran a competir en la red en estos mismos términos “rankistas”, por cierto diseñados por hombres. Yo creo que la naturaleza de la red es descentralizada y no debe entenderse como una meritocracia que deja un escenario que nos puede ser más comprensible porque nos cabe de un solo golpe de vista pero que en definitiva es falso como representación y negativo para que la gente pueda comunicarse en la red.

Una vez le escuche al sociólogo Manuel Delgado una cosa que no sé hasta que punto es cierta pero que desde luego se me ocurre podría ser un buen simil para el caso. El mantenía que en muchas ocasiones la mujer contemporánea se empecinaba en vivir el sexo de la manera tradicionalmente masculina, obsesionada por llegar cuanto antes y si o si al orgasmo, mientras que la postura lógica a esta altura de la película es que los hombres y las mujeres intentemos vivir la sexualidad de una manera tradicionalmente “más femenina”, deleitándonos en el momento, disfrutando del presente y no del futuro, mucho más sensorialmente. Algo así sucede con la blogosfera y sus rankings.

Tíscar: ….apuntas a varios temas interesantes. Uno es el rankismo y sus varas de medir, en el que estamos totalmente de acuerdo. En el entorno de los blogs, los instrumentos disponibles que hay hasta el momento, o al menos los que se usan para sancionar “la blogosfera” como tal y objetivarla en los espacios públicos, privilegian criterios cuantitativos frente a otros aspectos más cualitativos (aunque ya hay esfuerzos por graduar otras miradas como el barriblog). Me refería a métricas como el hiperenlace, el trackback, el posicionamiento en Google, etc. Esas son las monedas de cambio y da igual si se construyen ad hoc y se habla para Google en lugar de para las personas. En los rankings disponibles se mezclan infinidad de universos, desde lo más personal a lo más comercial. Y son ligas muy distintas, con objetivos muy distintos y con usos muy distintos. En top.blogs.es p.ej. hay un esfuerzo por hacer algunas clasificaciones: por grupo, con publicidad, corporativos, etc. En Alianzo también se intenta diversificar por provincia, por profesión del autor, por contenido, por tema, etc. Pero aún en esos casos, la ordenación de cada ranking individual atiende a criterios numéricos (el sacrosanto link).

Esto hace que los diarios personales, p.ej., que curiosamente son los más numerosos y además los preferidos por los lectores según las encuestas, están en cierta forma marginados frente a otros contenidos (periodísticos, tecnológicos, comerciales, etc.) que son los que copan los rankings. Hablar de lo interno -si quieres, esa esfera privada- queda ensombrecido por la narración de lo externo -la esfera pública-. Es difícil ponerse retroenlaces al relato intimista y personal. Y hablar con uno mismo y, desde esa voz, con “otros mismos” -con los otros- no luce en los rankings, no sale en Technorati, no tributa, no aparece en mesas de congresos. Porque ahí nos ponemos más serios y hablamos de cosas “importantes” y “serias”: de la política, del periodismo, de ….

En mi intervención yo hablaba de la resignificación de los usos, de la subjetividad, de revalorizar el discurso intimista. Y no sólo porque existe, y mucho, sino porque en las pequeñas historias es donde encontramos el latido de la Red. Porque parece que lo que único que tiene valor es lo que aparece en esos rankings y no es así. De hecho, puede ser mucho más significativa e intensa la experiencia de un blog personal -que quizás no sepa lo que es un hipervínculo- con su grupo de lectores, que la de muchos A-list. Hablaba de que las mujeres -porque era el enfoque pero lo hago igualmente extensible a los hombres- escriban sobre lo que quieran y como quieran, de recetas, de lucha política, de sus nietos o de física nuclear. Porque no todas queremos hacer militancia o no todas queremos hacer ganchillo. O queremos hacer las dos cosas o no queremos hacer nada, o un poquito de todo, qué se yo… Al discurso feminista le molesta mucho que se asocie a la mujer con el uso más personal de los blogs, más orientados al diario íntimo, a lo doméstico, a la familia, etc. Yo, por el contrario, pienso que si fuera así -con la dificultad que supone abarcar la blogosfera analizarla y hacer afirmaciones de ese calibre-, no tendría ningún prejuicio al respecto. Quiero decir, que si se pudiera demostrar que la gran mayoría de los blogs escritos por mujeres tienen esa orientación, pues fantástico. Y si no es así, pues también. No creo que haya usos y contenidos de primera y otros de cuarta fila.

Y esto me lleva a hablar de la emoción, esa gran arrinconada de lo políticamente correcto. Demasiados complejos por esa herencia que arrastramos y que comentabas. Quiero un congreso -o sucedáneo- donde las personas hablen de emociones, de sentimientos, de sensaciones a través/gracias a su blog, del vértigo de hacer público en el acto de publicar, del comentario del desconocido, del diálogo con uno mismo, de la sensación de sobreexposición,… a hablar de vida, de su vida, a tener la valentía de hablar desde el yo, como hace en su blog, si es que lo hace y si no lo hace, el porqué. El blog, ese impulso nihilista, esa tecnología de confesión, que diría Lovink. Comunicarse y sentir. Porque es la razón de todo esto, aunque sigamos necesitando vestirlo de “domingo” para que no se note que nos va la piel en ello.

13 pensamientos sobre “El valor emocional de los blogs”

  1. Un enorme abrazo.

    Ayer por la noche disfruté del cumpleaños de un amigo, en la fiesta conocí a Margarita unos enormes ojos curiosos que se han pasado once años viviendo en Nueva York y reencontré a un viejo amigo realizador. La conversación derivó hacia el mundo de las emociones, ¿ podemos aprender de ellas ? ¿ el tiempo es lineal ? y ¿ qué es más importante llegar al éxito o disfrutar el camino ?.

    Margarita después de tantos años de lucha en una ciudad donde el éxito y el fracaso se dan de la mano ¿ tiene alguna importancia su éxito o fracoso ?… ella expresaba que lo importante era haber disfrutado del camino.

    ¿ Qué importancia tiene un Ranking ? en mi opinión ninguna. Es más, las blog que visito no son muy transitadas.

    No hace mucho escuché a Eduard Punset hablar de la necesidfad de comenzar a enseñar en los colegios las bases de la inteligencia emocional.

    Enlace interesante

    http://www.youtube.com/watch?v=ZYn4_TmDu6M

  2. Los blogs son cartas de amor, Tíscar.
    Hay algo que te tiene que mover por dentro para mantenerlos día a día, semana tras semana… Si fueran una obligación, difícilmente sobrevivirían.
    Se escriben porque hay una sensación de que hay algo que decir, porque existe esa necesidad, porque hay una pasión que te hace pensar continuamente en lo siguiente que vas a escribir.

    Este comentario puede parecer un tanto obsesivo, pero me parece que describe con exactitud a más de uno y a más de dos.

    Saludos.

  3. Totalmente de acuerdo. Lo has definido muy bien. Te lanzo el tema como motivación para futuros eventos: Blogs, emoción, sentimientos, etc. 😉 Como ves, con Luis y conmigo ya tienes a dos fans seguros.
    Con “La Conversación” habéis demostrado que se pueden ampliar los enfoques con mucho esfuerzo y pocos recursos económicos. Os felicito. Habéis evitado caer en lo más manido (periodismo, empresa, política, etc.) y este año la agenda se ha abierto a la solidaridad, a mujer, a educación, a identidad digital, etc. El próximo: sobre emoción.

  4. Yo opino que el debate es irrelevante para el 98 % de los bloguers porque no están en esa historia y eso quiere decir algo.
    Opino que en los blogs comerciales la publicidad se tasa en base a posiciones en un ranking como Technorati, número de enlaces, etc.
    Y opino que eso también quiere decir algo

  5. Un cariñoso saludo mmadrigal.

    Considero que el debate si es relevante. Tú, mi o nuestras maneras de percibir la realidad solo son un pequeñísimo pixel de la realidad…, podríamos decir que el mapa no es el territorio, en otras palabras ni mapa o visualización de la realidad es personal y no tiene porque coincidir con el tuya o viceversa.

    Para un porcentaje de mujeres y hombres de la red los rankines nos resultan intranscendentes lo que no quiere decir que para tí o para otros muchos si lo sean. Al fin y al cabo tú realidad es tan sólo tuya.

    En los procesos comunicativos generalizamos, omitimos o distorsionamos de forma inevitable. Incluimos o excluimos a nuestro antojo o necesidad, haciendo que determinadas opiniones o creencias sean válidas o no según nuestro antojo o sistema de valores o creencias.

    Para terminar tan sólo puedo pretender explicar mi percepción de la realidad y en ella el corazón y sus miles de emociones son lo más importante.

  6. Recuerdo haber comentado que lo de los rankings te suele preocupar cuando inicias un blog y te sientes emocionado cada vez que alguien lo lee y también cuando pretendes que tu blog tenga una cierta repercusión. Pero también hay mucha gente que siente que el blog es algo suyo, es algo que tiene que actualizar cuando le apetezca sin deberse a nadie y sin necesidad de que nadie le censure.
    Creo que lo mejor de los blogs es que se han convertido en un lugar en el que poder expresar lo que cada uno lleva dentro, sus inquietudes, sus deseos… sin sentirse cohibido por el tradicional “qué pensarán”. Lo divertido es que a veces suele aparecer un lector que se siente identificado con lo escrito y empiezan a surgir las redes, que al fin y al cabo no son sino conexiones entre gente afín, ¿no?
    Estaría bien que los rankings lo reflejasen todo, pero los rankings, como todo en esta vida, deben verse como algo subjetivo y que siempre esconde una serie de prejuicios e intereses (aunque no sean algo malo) y que son aleatorios, dependiendo de los medios que se hayan usado para calibrar.
    Está bien la distinción que estáis haciendo con el tema de las emociones. Creo que es totalmente cierto, aunque eso no quita que haya blogs de chicas que son especializados, que tratan los mismos temas que otros blogs aunque con su peculiar punto de vista. Sería estupendo encontrar un ranking que fuera capaz de medir toda la diversidad que hay en la Red, pero, sin embargo, también me apetece ser yo quien vaya investigando y descubriendo qué es lo que hay escondido.

  7. Yo también estuve en la mesa redonda y, como casi todo el mundo, salí con ganas de seguir hablando del tema.
    Creo que no tengo muchas más cosas que decir sobre el tema después de todo lo que se ha dicho; sólo me gustaría señalar que , para mi, toda esta diferenciación entre hombres y mujeres es totalmente artificial; lo que es diferente es nuestra educación y el papel que la sociedad nos asigna a unos y otros. A expresar nuestras emociones se aprende ( y cuesta mucho aprenderlo), y a hablar de tecnología y esas cosas también. Tanto hombres como mujeres podemos hacer perfectamente las dos cosas.
    Saludos Tíscar, me encantó lo que dijistes 🙂

  8. #8
    Claro que tu consideras que el debate sea relevante. Pero es porque tu perteneces al 2 % ;D
    #2
    Los blogs cartas de amor?. Diossss , espero que mi ex no tenga uno :C

    Joder Tiscar pon orden.
    Di a todos estos estudiosos, y gente tan preparada la puta verdad.
    Diles que todo esto carece de importancia. Que los blogs son solo un medio de comunicación. Que detrás de ellos siempre hay una persona, y que las personas como somos imperfectas nos salen “asin” los blogs.

    Me voy a pelear contra Microsoft, que ya es la tercera vez que peleamos para que no eliminen 3 blogs de mujeres (he oido algo de mujeres bloguers en algún lado?), en la red de blogs más grande en España (Spaces) que es totalmente ajena a lo que se habla en estos lares.
    Y por cierto, lo que sucede allí tampoco importa mucho por aquí, creo.
    Un ejemplo más de lo grande y poderosa que puede ser la comunidad de blogs llamada blogosfera, que más bien debiera llamarse corralosfera.
    Saludos tiscar. Saludos lara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *