No usarás la metáfora digital en vano

Hace una semanas asistí a una mesa redonda sobre riesgo, ética y estética de los cambios en las II Jornadas de Alfabetización Digital. Llegué tarde a la intervención de Fernando Sáez Vacas sobre la necesidad de una tecnocultura (ver su colaboración en el libro Web 2.0), pero al menos pude escuchar a otros dos ponentes que no conocía y que me resultaron interesantes: José Luis Molinuevo, Catedrático de Estética en la Universidad de Salamanca, y Javier Bustamante, profesor de Ética y Sociología en la Complutense.

De la sesión me quedo con la provocación de Molinuevo al rechazar desde un punto de vista estético las metáforas digitales (nativos, inmigrantes, brecha, tiempo real, vida líquida, lo virtual, etc.). Su discurso levantó algunas pequeñas ampollas entre el público. Tan anestesiados estamos al uso de las metáforas digitales que a veces ni las cuestionamos. Nos hizo pensar y discutir. Un lujo en estos tiempos.

A continuación, las notas al vuelo que tomé de ambas intervenciones:

  • (Atención: apuntes deshilvanados. Agítense antes de usar y léanse con las precauciones de una reseña no literal en vivo)

JOSE LUIS MOLINUEVO
La alfabetización de los alfabetizadores digitales

Crisis generalizada de la cibercultura.

Estética de las nuevas tecnologías. Interesada en el carácter estético de los productos de mercado que surgen en el ámbito de las nuevas tecnologías. Trata sobre cómo estamos en la sociedad de las nuevas tecnologías.

Los alfabetizadores digitales hablan en términos de SER, muy filosóficos.

Esteticismo: es la separación entre sentimiento y conocimiento.

Lenguaje: viejas metáforas (normalmente tomadas de lo textual) para nuevos medios, que confunden lo real con lo virtual, digitalizando la existencia (que no es sólo textual). Ej. inmigrantes, nativos digitales, brecha, etc.. TODO ESO NO EXISTE.

El lenguaje de las TIC va muy dirigido al sentimiento y muy poco al conocimiento.

Si queremos trabajar la tecnocultura y transmitir conocimiento, todo esto no sirve. Porque van al sentimiento, pero no al conocimiento. P.ej. la retórica de la publicidad, que no le interesa informar sino seducir.

Todo el mundo al escribir nos movemos en las metáforas, pero eso no es apropiado.

Se recomienda: moderación en el consumo de metáforas digitales; la creación de un observatorio del uso de metáforas digitales.

La cibercultura de los 80 y 90 se utilizaban mucho las metáforas.

El problema de las formas de hablar es que son formas de hacer. Muy peligroso en cuestiones de ciudadanía.

El lenguaje no es algo que tenemos sino algo que nos tiene.

Esto genera problemas para la acción ciudadana.

¿A qué apunta ese lenguaje? Al lenguaje de la exterioridad: “El impacto de las tecnologías”. Significa que no ha calado que somos seres tecnológicos. Se ve como algo que tenemos pero no algo que somos.

Lenguaje de la irresponsabilidad: “Las TIC han democratizado el conocimiento”. Parece que ya está todo democratizado y no lo tenemos que hacer nosotros. Atribuir propiedades humanas a tecnologías que están fuera y que no utilizamos es trasnochado, inexacto y acarrea problemas.

Lenguaje replicante: “nómadas digitales”, “nativos digitales”, “inmigrantes digitales”, “ciudadanos digitales”, “tiempo real”.

Lenguaje posmoderno en una existencia posthumana de las sociedades postmedia. Herencia de una utopía/distopía de los años 80-90 que se acabó con el 11S y sucesivos.

“Nativos/Inmigrantes”. Ver García Canclini (el tema de la inmigración es sangrante).

“Vida líquida” e “identidades inciertas”. Impactan sentimentalmente pero no tienen capacidad para la acción.

“Postmedia, neobarroco, etc.” Todo lo POST está caducado. Todo lo más es un NEO.

No estamos ante nuevas formas del ser humano, sino una redefinición del mismo, un nuevo humanismo.

¿Para qué poetas en tiempo indigente? Heidegger
La pregunta ahora sería ¿Para qué profesores en la era de internet?

Tenemos un ejemplo reciente de esteticismo y éticas edificantes (persona cercana, enrollada, comprensiva): el artículo de Juan Cueto, Esos nativos digitales. Habla de una lucha de generaciones, pero no existe tal cosa. Las nuevas tecnologías no se dirigen a los nativos porque no tienen poder adquisitivo.

El papel de las TIC en la educación no es el mismo que el de la educación en las tecnologías. El problema es qué hacemos con esos aparatos. El problema es que se meten contenidos obsoletos con nuevas TIC. El desastre educativo no se remedia con las TIC. La pregunta es PARA QUÉ, no “ponga un ordenador en su vida”.

Hemos sido educados en los textos pero se nos forma en la imagen. No hay enseñanza sobre tecnología de la imagen.

Hoy día es muy vieja la estética de las nuevas TIC, se innova poco.

¿Realmente funcionan los procesos horizontales?

“Yo no estoy en el negocio… soy el negocio…” en Blade Runner
¿Somos los predicadores digitales el negocio?

Andrés Ortega, La fuerza de los pocos. Rebelión de los pocos.
Lo nuevo que se puede aportar es que los pocos conectados son muchos, la masa no existe.
Construir una tecnocultura es construir tradiciones, no sólo futuro.

La herencia de los años 90 es del individualismo (de ahí las metáforas digitales). Basado en la democracia directa. Más que una alternativa social, se presenta como alternativa a la sociedad. Eso es lo preocupante.

Las estéticas del ciudadano son muy aburridas. Ser ciudadano es enormemente aburrido. Pero dentro de la cultura digital hay que dejar un espacio a la estética. Es inútil que hagamos ética y cultura, sin dejar hueco a la estética. Nada de cavernas platónicas, todo depende de nosotros: ingenieros más humanistas.

[…]

Si la alfabetización digital es que haya más número de usuarios no me dice nada. Es como Ford, “lancemos los coches que ya harán las carreteras”.

El problema no es enseñar TIC, sino qué hacer con la educación si se traduce en contenidos obsoletos para medios nuevos. Peor aún.

Sólo hay un entorno, no es ni superpuesto ni nada. Lo real y lo virtual es lo mismo. No existe más que una realidad y lo virtual forma parte de ello.

El problema no es que el medio es el mensaje. El medio no es el mensaje.

Patriotismo para Ortega era saber por la mañana lo que vamos a hacer por la tarde. Eso es ser ciudadano.

JAVIER BUSTAMANTE
Ética, nueva economía y educación

Hay que aprender sobre cómo la gente se apropia de la tecnología, qué uso hacen de ella. La tecnología medida cuantitativamente no dice nada, no hace que se transforme nada. No ha habido revolución informática desde que ésta nace en los años noventa del siglo XIX. No ha habido reingeniería de los procesos. La informática se basa en los mismos modelos de gestión que desde sus inicios. Hay que integrar la tecnocultura dentro de la transformación real de los procesos.

La creación de inteligencia colectiva es un recurso estratégico de la inserción de un país dentro de un contexto globalizado. Necesita de las claves neurodigitales y de otros temas como la ética y la nueva economía.

Hay condiciones para cargarse el modelo tradicional.

La ética es un intento de resolver el conflicto entre el interés racional y las exigencias morales. En el libro Freakonomics se dice: “la moral nos dice cómo la gente debe actuar, la economía nos dice cómo la gente realmente actua”.

La pregunta clave es: ¿por qué actuar moralmente?

Arrastramos una visión de la ética que no es conveniente en estos tiempos. Al hombre de hoy no se le puede plantear la moral como restricción, sino introduciendo vectores éticos dentro de la sociedad. La apropiación social de la tecnología se puede justificar por dos razones: una es ética, porque es bueno, y otra, porque es funcional al sistema.

Convergencia entre deber, interés y tecnología

  • Teoría de juegos (J. Von Neumann, Morgenstern 1994): modelos de interacción humana
  • Teoría de la Eleccion Racional: entornos paramétricos y estratégicos (Harsanyi 1976)
  • El egoísta esclarecido: el problema de la sostenibilidad
  • El dilema del prisionero: cómo justificar la cooperación (Amartya Sen, J. Elster, D. Parfitt, D. Gauthier)

Bajo criterios paramétricos es bueno enriquecerse y empobrecer a otros. Bajo criterios estratégicos, no lo es tanto (no convienen las contradicciones). Ej. pasearse con un mercedes por las favelas de Brasil puede ser un elemento de alto riesgo para la propia integridad física.

El concepto de valor (convergencia ética-economía)
Siempre hemos dado valor según el oro. En la sociedad de la información los bienes no son oro sino lechugas, son perecibles. Si no se mejoran con el tiempo, acaban muriendo.
Ética viene de ethos, costumbre, norma.
Economía viene del oicos, el medio ambiente, su cuerpo, lo que nos rodea.

Un rolls roice tiene valor porque poca gente tiene ese coche, no porque sea mecánicamente mejor. Sino por su escasez. Un sólo ejemplar único vale más que la suma de dos ejemplares raros.

Esto no nos sirve en una economía de la información y el conocimiento.

Casi 5 millones de celulosa, 70.000 árboles = edición dominical del New York Times.

The tragedy of the commons. Pueblo en Inglaterra siglo XIX. Se multiplican las reses y se agotan los pastos. El sumatorio de los beneficios individuales no se traduce en beneficio de la colectividad, sino todo lo contrario.

Si eres la única persona con correo electrónico en el mundo, no vale nada, porque no tienes con quién comunicarte. O un fax. Vale cuando más gente tiene acceso. Vale muchísimo cuando todo el mundo tiene uno. Quiebra la lógica de la ley y la demanda.

El valor en la nueva economía no se basa en la escasez, sino en la omnipresencia.

Ley de Metcalfe. La utilidad de una red, de un conjunto de personas, de lo que circula cuando trabajan solidariamente, crece al cuadrado del número de usuarios. Ej. ajedrez.

El caso Netscape versus Microsoft. Regalar el Explorer, quería decir que quien controlara Java controlaría las aplicaciones del futuro.

Todo lo que no se da, se pierde. Dominique Lapierre toma esta frase de Teresa de Calcuta y ella de un autor milenario. Ideas transformadoras como Skype no son técnicamente buenas pero sí en cuanto que saben percibir el valor añadido.

Relación entre ética y tecnología. Un ejemplo: diseñar con barreras. Robert Moses hizo los pasos elevados en Long Island a 2,80cms., altura por la que pasaban los automóviles pero no el transporte público (por debajo de 3ms.). En los años 20 y 30 quien no tuviera automóvil privado no podía entrar.

Comunidades virtuales. Los negocios P2P ponen en jaque el concepto de propiedad.

La ética de hackers como un nuevo paradigma ético para la sociedad de la información. Su forma de entender la tecnología puede ser fundamental para introducirlo en la educación y la alfabetización digital.

En Brasil todos saben bailar muy bien. Se aprende en la calle. No es competitivo, se aprende en las escuelas de samba. Si se quiere acabar con el gusto por la danza y que esa riqueza natural se pierda en dos generaciones, no hay más que crear un máster o un doctorado sobre ello. En cuanto se evalúe, se suspenda, etc. se acaba.

Copiémoslo para la educación.

Diferencia entre bazar y catedral. Los proyectos científicos están hechos con planificación estratégica como una ética cerrada (como una catedral). Frente a eso la galaxia linux establece un bazar, un chiringuito y tiene sus capacidades de compra-venta propios.

Rompe un monopolio mental (la democratización de la producción intelectual), la tecnología como expresión del poder, la sinergia frente al poder.

Los mandalas como modelización del universo. El crecimiento en redes no es fuente de desestabilización.

Para terminar, una cita de Ortega:

  • El hombre humaniza al mundo, le inyecta, lo impregna de su propia sustancia ideal y cabe imaginar que, un día de entre los días, allá enlos fondos del tiempo, llegue aestarese terrible mundo exterior tan saturado de hombre, que puedan nuestros descendientes caminar por él como mentalmente caminamos hoy por nuestra intimidad -cabe imaginar que el mundo, sin dejar de serlo, llegue a convertirse en algo así como un alma materializada, y como en La tempestad de Shakespeare, las ráfagas del viento soplen empujadas por Ariel, el duende de las Ideas.

[…]

Interesa cómo se construye socialmente el ordenador, qué ves tú en el ordenador.

En la guerra de secesión de Estados Unidos, los esclavos libertos sólo podían acceder a los instrumentos musicales que eran descartados. La gente de la época no podía imaginar que serían capaces de hacer música con ellos sin pasar por conservatorios y solfeos. Al contrario, utilizaron la tecnología como expresión de tradición propia.

Si no, será adoctrinación digital. Hay que hacer que los valores propios se apropien de la tecnología y las usen de forma creativa y libertadora.

[tags]alfabetización digital, metáfora digital[/tags]

14 pensamientos sobre “No usarás la metáfora digital en vano”

  1. Vaya curro te has pegado. Gracias por proporcionarnos tanta información
    En cuanto al asunto de las metáforas, suerte que la del “peregrino” aún no ha llegado a los oídos del profesor Molinuevo, porque, si no, te hace polvo. Je, je. (A mi me gusta tratar de entender las cosas mediante metáforas: no sólo explican; añaden significado y abren zonas nuevas para la reflexión. (Bueno, eso creo.)

  2. Y tanto. Tenías que ver lo contundente que es 🙂
    Como buena “metaforera” que soy, no dejo de creer en el valor de esta figura para conectar realidades, partir de lo conocido y explicar lo que se quiere dar a conocer.
    El problema viene cuando se utilizan estas metáforas digitales sin criterio, como términos manidos y palabras huecas. Ahí se neutralizan y pasan a reforzar los discursos dominantes que creen estar desafiando. Creo que algo de esto hay en la crítica que hace Molinuevo con su tirón de orejas a las metáforas digitales. Nos hace pensar en ello.

  3. Falta “huella digital” para construir “huella digital digital”, la metáfora que será la joya del pastel o la cereza de la corona (mal día para las metáforas). Bien por la cita, bien por el blog, que ya he dejado ligado en el mío y “favoriteado” en Technorati.

  4. Comento como los apuntes: de forma deshilvanada y en un pequeño hurto al tiempo que no tengo.

    Comparto totalmente la postura de Molinuevo sobre pensar la finalidad de las TIC, de dotarlas de contenido y, sólo entonces, pensar en un proyecto alfabetizador enfocado a los usos, a las competencias, y no al dominio de la tecnología per se.

    Además, comparto también con él que la reflexión debe ir más allá del usuario, del discente de una alfabetización (ahora ya digital o no) y trasladarse al papel del docente en la era de Internet.

    Ahora bien, no puedo más que discrepar profundamente con todo el análisis sobre la naturaleza (y la taxonomía) de la Sociedad de la Información.

    Aunque el uso de metáforas pueda parecer excesivo – e incluso cansino – en mi opinión está más que justificado. La Sociedad de la Información es, a mi entender, una nueva área de conocimiento, un nuevo campo científico que no puede estudiarse como un corolario o nueva característica de las disciplinas tradicionales, sino que debe hacerse “desde dentro” y enlazando “hacia fuera” con estas disciplinas. En este sentido, las metáforas no hacen más que cubrir conceptos que, por ser tan nuevos, todavía no han tenido tiempo de ser bautizados con mayor propiedad.

    En mi opinión, inmigrantes, nativos digitales, brecha, etc. sí existen y hay ya una extensa literatura y bases de datos que lo confirman. Otra cosa es que los términos, desde el punto de vista de la Estética, puedan ser redundantes, cansinos o poco científicos, pero la Epilepsia estaba ahí aunque se les creyera poseídos por el demonio hace mil años. Si “el lenguaje de las TIC va muy dirigido al sentimiento y muy poco al conocimiento” no es sino, precisamente, para que los immigrantes no se pierdan (no nos perdamos) por el camino y se corra el riesgo de acabar teniendo únicamente un grupo de lectores con un claro sesgo técnológico, científico, “geek” (¿dibujamos un perfil de los lectores de Neil Stephenson o, más todavía, William Gibson?)

    Ante afirmaciones como “Hoy día es muy vieja la estética de las nuevas TIC, se innova poco” o “Las nuevas tecnologías no se dirigen a los nativos porque no tienen poder adquisitivo” no puedo menos que quedarme estupefacto.

    Ante la primera se me ocurre como clarísimo contraejemplo Reactable del MTG de la Universitat Pompeu Fabra. Habrá mil ejemplos más y más sencillos que la reactable con solo explotar el filón AJAX y su potencial con la interactividad.

    Ante la segunda afirmación, me basta con salir al balcón de casa y ver pasar a los críos con sus móviles y consolas portátiles. Me basta con sentarme a verlos socializarse y jugar (¿una redundancia?) con los SMS, Messenger, MySpace, miríada de juegos en línea y demás. ¿Poder adquisitivo? Una vez entra el ADSL en una casa (y eso, en el mundo desarrollado es cada vez más y más barato) las nuevas tecnologías entran en tropel y quiénes más las exprimen son, precisamente, los que son demasiado jóvenes para votar. La Web 2.0 – salvadas las infrastructuras básicas – es gratis, porque está creada por sus mismos usuarios.

  5. ¡Que buen material que pusiste, Tíscar! Cuanta sustancia para el buen debate que nos hace falta sobre las metaforas marketineras que nos tratan de imponer sin masticar…
    Un solo retruque al amigo Ismael: que veas muchedumbres pasar chateando con sus celulares, no garantiza dominio de la tecnología sino consumo de la misma. Y en cuanto a la Sociedad de la Información, hay que recordar que la utopía del Agora de ciudadanos no es nueva en la historia, como nos recuerda Matellart en su “Historia de la Sociedad de la Información”.
    Cordiales saludos y bienvenido el debate.
    Alejandro.

  6. Querida Tiscar,

    Buen resumen de la intervención de Molinuevo, pero no deberíamos quedarnos sólo ahí. Sé que te perdiste las dos sesiones siguientes de las jornadas, pero precisamente a través de ellas, sobre todo en la del último día dedicada a “Movimientos Sociales 2.0: Globalización y modernización tardía ¿Otro mundo es posible? Reorganizando la solidaridad en la Sociedad del Riesgo Global” reflexionamos acerca de los nuevos instrumentos para la acción política y social.

    Aunque esto que sigue a continuación no está escrito, ni aparece en el programa de las IIJAD2.0, pero voy a compartirlo en tu bloh porque es la esencia que nos ha servido de base para articularlo. Es, además, el abstract de una conferencia que di hace unos meses en el “I foro sobre bases de la sociedad del conocimiento de la Universidad Carlos III”, y que titulé “Del conocimiento de la sociedad a la sociedad del conocimiento: Creación, conocimiento y riesgo en la modernidad tardía” y dice así:

    La modernidad tardía o modernización del conocimiento es la sociedad tecnológica en transición hacia el conocimiento en la que vivimos. Los fundamentos del pensamiento y la investigación sociológicos se hacen cuestionables, reorganizables y reestructurables. Surgen nuevos tipos de conflicto mediante tipos diferentes de conocimiento / desconocimiento o certezas / incertidumbres.

    El algoritmo de la creación ya no le pertenece sólo a Dios. La innovación ya no es exclusiva de los departamentos de I+D+I. El conocimiento ya no es sólo patrimonio de los eruditos y poderosos. Ahora, la creatividad, la innovación y el conocimiento están por todas partes y casi al alcance de cualquiera, a un sólo ‘click’ de distancia. Pero, al mismo tiempo, también el desconocimiento, el riesgo y las “consecuencias no deseadas” están por doquier.

    Como dice nuestro amigo Molinuevo, somos “seres tecnológicos”, pero deberíamos alejarnos tanto de la pretensión de humanizar las tecnologías como de tecnologizar las humanidades, y apostar por un nuevo “humanismo tecnológico” basado en el “humanismo del límite”.

    Tambiém insiste Molinuevo que tenemos que recuperar el “sentido común” o, lo que es lo mismo, unir sentimiento y conocimiento como base de una cibercultura.

    Todo ello nos puede proporcionar bases para organizar la solidadaridad en el mundo y reestructurar la acción política y social a través de las “identidades comunicativas” y de las “comunidades posnacionales”.
    Se trata, en definitiva, de construir una nueva “ciudadanía cosmopolita” que, a diferencia de los “capitalistas globales”, esté constituida por “ciudadanos globales”.

    Un abrazo // rafa casado

  7. Gracias Rafa por aportarnos tu texto. No me dio tiempo a anotarlo ese día pero recuerdo que me gustó mucho el párrafo sobre que la creación no es exclusiva de Dios ni la innovación de los departamentos de I+D, etc.
    Siento mucho no haber podido asistir al resto de sesiones. Me consta que fueron de alto nivel. Será fantástico poder consultar todas las ponencias de las Jornadas cuando se publiquen. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *