El deseo de aprender

Recojo el testigo de este meme preparatorio del encuentro de Edublogs 2007 que me llega por partida doble.

Imagina que tienes un colega que imparte tu misma asignatura y quiere incorporar las TICs en su asignatura para el curso que viene. Viene a ti, ya que le suena que tú tienes un blog y enredas con estas cosillas, en busca de consejo. ¿Qué le dirías? ¿Cuáles serían las claves para que tu compañero tuviese éxito en esta tarea?

Ya se han dado respuestas muy sólidas y fundamentadas (es fácil seguir el hilo), por lo que poco puedo añadir sin redundar en lo ya dicho. Allá vamos:

1. Si viene motivado, entiendo que ya ha dado un paso importante. Lo primero que haría sería hablar largo y tendido sobre el porqué de esa decisión, qué le ha traído a querer “incorporar TICs” en su asignatura. De ahí partiríamos al para qué quiere incorporarlas, qué objetivos tiene, qué imagen de “incorporación” tiene y qué modelo pedagógico lo sustenta. En resumen: hablar y hablar sobre el porqué y para qué. Por supuesto, para esto no hace falta tener delante un ordenador. Un buen café y una charla distendida es suficiente.

2. Una vez definidos los objetivos, pasaríamos al cómo y le hablaría de la cultura de la Red y de las aplicaciones que le podrían ser útiles. Para ello le explicaría las posibilidades y limitaciones de cada una de ellas. ¿Qué se puede hacer y qué no, con qué implicaciones, inversión de tiempo, etc.? Todavía sin ordenadores. En esta fase hablamos de instrumentos, capacidades, etc., las imaginamos, las abstraemos y creamos la motivación: las deseamos en un querer hacer para querer aprender.

3. Con una idea más clara de qué es lo que quiere aprender, ahora sí nos sentamos en el ordenador y le ayudo a introducirse en las aplicaciones que le pueden ayudar en su proyecto docente. Siempre es mejor echarse a andar acompañado, como cuando aprendemos a andar en bici con las cuatro ruedas hasta que un día cogemos confianza y nos quitan las dos de apoyo. En este caso, yo le seguiré en el coche de avituallamiento, por si cae o necesita agua, pero será él quien deba andar su camino.

Y sigo la ronda, por si les apetece, con Fer, Chiti, Francesc y Mar -disculpas por la encerrona, no os sintáis obligados, que ya sabemos que esto de los memes a veces es un poco pesado 🙂

0 pensamientos sobre “El deseo de aprender”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *