El periodismo ciudadano, derechos y responsabilidades

We The MediaPara que exista un periodismo ciudadano fuerte y combativo, que haga periodismo con capacidad de informar de hechos y denunciar situaciones, es importante que los ciudadanos conozcan bien sus derechos y sean conscientes de sus responsabilidades. Y esto me parece que está todavía muy en ciernes.

Ni siquiera los periodistas tenemos claros muchos casos. Apelamos a conceptos generales como el derecho a la información y la libertad de expresión (Art. 20) como marco de actuación, a la cláusula de conciencia y el secreto profesional como garantías de protección y el derecho al honor y a la propia imagen (Art. 18) como límites habituales de la práctica informativa. Podemos ir más allá y buscamos en la jurisprudencia detalles que nos ayuden a armarnos de sentido (especialmente recomendable la serie que Teodoro González Ballesteros viene publicando en Cuadernos de Periodistas). Y así pavimentamos un camino por las letras y ondas electromagnéticas que nos sirve para ejercer el oficio sin caer en responsabilidades públicas o constitutivas de delito.

Ahora el desafío se abre al ciudadano de a pie. Sin un carnet de prensa y/o un medio cuya difusión avale cierta representatividad, ¿qué derecho esgrimir para impedir que la policía borre una grabación particular de una carga en una manifestación destruyendo así lo que puedan ser pruebas documentales? ¿Por qué la policía sí utiliza sus teléfonos móviles para grabar situaciones como la de esta detenida? Y ya de paso, ¿alguien ha pensado en el derecho a la intimidad de esta mujer?

Pensemos también en responsabilidades: ¿Puede cualquier persona hacer una cámara oculta y publicarla? ¿En qué casos? ¿Se pueden exigir diligencias informativas? ¿Influye que haya transacción económica de algún tipo? Todo está por ver.

[tags]citizen media, periodismo ciudadano, ethics, rights[/tags]

0 pensamientos sobre “El periodismo ciudadano, derechos y responsabilidades”

  1. Un beso Tiscar.

    Interesante tema y más viendo el nivel periodistico actual que como poco es bochornoso. Los que hemos tenido carnet de impumidad nos ha facilitado movernos e incluso valicar a un poli ¿ y tú que ?. Sin embargo me parece una prerrogativa decimonónica.

    La libertad de expresión puede chocar con el de la intimidad y el honor y viendo el tono barriobajero actual cabe preguntarse ¿ que es eso de la libertad de expresión ?, Con estos ojitos que se encineraran, se comerán lo gusanos o estarán en un laboratorio de prácticas he visto mentir, chantajear y distorsionar a periodistas de primera linea, por ese motivo y por otros me fio más de un ciudadano que de un profesional.

    Teniendo en cuenta que la verdad no existe y que la realidad es poliedrica sólo nos cabe la posibilidad del contraste y este no se consigue en los medios tradicionales. La blogosfera ha introducido esa diversidad y con sinceridad estoy mucho más informado gracias a ciudadanos anínimos que por profesionales cuya libertad esta marcada por su plato de lentejas o un ego vanidoso

    Más claro ya no puedo ser.

  2. El caso es que para informar hay que arriesgar y por eso es importante conocer los marcos de actuación. La ignorancia del ciudadano siempre beneficia al abuso de autoridad. Comentando el tema de las cargas en las manifestaciones con un policía me decía que cuando uno va “se expone” a que derive de esa manera. Me niego a admitir esa ecuación. A este paso le quitarán a la gente las ganas de manifestarse en esta sociedad del miedo.
    Pero igual que reclamo más información sobre los derechos también creo que es importante incidir en la asunción de responsabilidades.

  3. Rehola virtual.

    Un ciudadano tiene que saber que cuando un agente le pida identificarse este tiene la obligación de hacerlo también y dado el nivel de democracia actual y dependiente de la psicología y mano izquierda todo puede acabar bien o en un juzgado de guardia o en comisaría. Sin canet de periodista puedes tener problemas a la hora de grabar ya que para ello necesitas permiso del Ayuntamiento y en una mani mucho me temo que poco o nada puedes hacer si el policia te requisa la cinta. Todo dependerá de tú habilidad y recuerdo que tenemos a nuestra disposición equipos de grabación de cámara oculta en mpeg4 por 300€., con una calidad que te cagas.Desde luego los principios étiucos son fundamentales y ahora hablo a nivel personal. No tengo ningún derecho a grabar imágenes ni a emitirlas sin el consentimiento de esa persona y menos aun mentirla y no decir para que y cómo voy a utilizalas. ¿ Eso incluye las mani ? no, en mi opinión debiamos tener el deecho a grabarlas sin condición alguna ya que pueden dar fe de cualquier acontecimiento que pueda suceder.

    Volviendo al tema que he introducido sobre el periodismo que no necesariamente tiene que estar desarrollado por profesionales ( entendido de forma academica ). En mi opinión hay salidas para dignificar esta necesidad comunicativa. El periodismo de papel esta en vias de extinción y entraremos en las web multimedias en las que es necesario operadores, técnicos de sonido, diseñadores, cocos imaginativos y como no ciudadanos con pasión para comunicar de muchas maneras y formas. Se pueden crear sociedades o cooperativas y vivir de la publicidad y de cuotas mensuales. Los ciudadan@s tenemos que tener claro que o pagamos pequeñas cantidades para que estas empresas subsistan o vamos a estar en manos de unos medios globalizados que no informan sino manipulan y mienten sistematicamente.

  4. ¡Hola, Tiscar!
    A tus interesantes reflexiones, y a las de los comentaristas, quiero agregar la del caso de Josh Wolf, videoblogger llevado a prision por negarse a revelar sus fuentes de informacion en la filmacion de una protesta en Estados Unidos. Tuvo el triste record de ser el primer periodista ciudadano que pasó 225 dias en prision…
    Cordiales saludos.

    Alejandro.

  5. Los ciudadanos en su ejercicio de su libre expresion, pueden recopilar material y poner a disposición de la prensa o en blogs personales. En el caso de los personales, serán ellos quienes respondan por su material, y en el caso de los puestos a disposición del medio, será el medio quién deba chequear su contenido, publicabilidad, veracidad, y origen. En ese sentido, creo que muchos materiales provistos por particulares han sido de gran aporte para la historia periodística, sino quizás nunca hubiésemos sabido realmente que le sucedió a Kennedy, o al World Trade Center… Me parece que la crítica no debe estar en quién provee el material, sino en como lo utiliza cada medio…

  6. Pingback: NotasD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *