Activismo contra las cámaras de videovigilancia

Actualización 1-03-07: Luces de posición habla de la recuperación de las calles y del libro Sociedades movedizas, ilustrando su post con esta sugerente fotografía:
What are you looking at

Actualización 27-02-07: el Diario Qué! también habla de cámaras en su portada de hoy (pdf) con el titular “Tráfico tendrá su ‘Gran Hermano’ y multará más”.

camaras_trafico

Vivimos en un plató de televisión. En el Reino Unido hay una cámara de videovigilancia por cada 14 británicos (informe en pdf). En España no tenemos datos similares, pero hay colectivos que desafían la omnipresencia de este tipo de cámaras en nuestra vida cotidiana. Zemos98 acaba de traducir la guía de destrucción de circuitos cerrados de televisión como parte de su proyecto PANEL DE CONTROL. Interruptores críticos para una sociedad vigilada (dossier en pdf), que será expuesto en el Noveno Festival Zemos98.

[tags]activismo, zemos98, videoviligancia, panóptico[/tags]

0 pensamientos sobre “Activismo contra las cámaras de videovigilancia”

  1. Digo yo que habrá una diferencia entre las cámaras que lo filman a uno en p.ej. un restaurante, captando lo que uno come, lo que no se come y lo que hace con las manos bajo la mesa, y las cámaras que pretenden cazar a esos pilotos que creen que el coche es un avión para volar rasante… ¿no?

    En general creo que se están recortando las libertades con la excusa, precisamente, de protegerlas. Pero se me antoja que hay casos donde, a simple vista al menos, parecen justificadas ciertas medidas. A diferencia del ejemplo del restaurante, donde la cámara – o sus filmaciones – pueden tener usos diversos, legales y fraudulentos, me cuesta pensar en un uso inapropiado de una cámara de tráfico más allá de (a) multar a los infractores (b) conocer con la mayor celeridad que ha habido un accidente que requiere asistencia (c) avisar de la inoperatividad (p.ej. por atasco) de la vía.

  2. Sí, claro que la hay. No es lo mismo hablar de circuitos cerrados que de espacios abiertos y según para qué fines. En cualquier caso, creo que conviene exigir que esos fines se expliquen, demuestren su justificación y ofrezcan garantías sobre derechos fundamentales de la persona como es el de la intimidad en el tratamiento de la información que manejan. Si no hay esta exigencia pública de responsabilidades corremos el riesgo de que la videovigilancia invada terrenos que no les corresponden y no se cuestionen, que se acaben asumiendo como algo dado.

  3. Totalmente de acuerdo con tu último comentario, sin matices 🙂

    Me pregunto si la ley de protección de datos incluye algún epígrafe, capítulo, etc. sobre qué tratamiento deben tener esas grabaciones, quién puede (y quién no) verlas, cómo deben ser custodiadas y, muy especialmente, cómo hay que proceder a su destrucción. No me gustaría que las imágenes de mi decapitación circulasen en YouTube cuando llegue ese día };)

  4. Confiemos en que no llegue ese día pero porque no suceda, no porque no haya un vigilante morboso que las cuelgue en internet. No hay que irse muy lejos para ver ejemplos de este tipo, como el vídeo de hace unos días sobre el accidente en el túnel o el de hace unos meses sobre la pelea en el metro. Ambos abriendo informativos. Mucho escándalo y poco debate sobre qué hacían esas imágenes en la Red.

  5. cada persona tiene derecho a manejar su privacidad, el hecho que tengamos camaras vigilando cada paso que damos nos cohibe de realizar nuestras actividades de una maera natural y autonoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *