No vivas para trabajar

Llega el fin de semana. Frena, descansa y vive:

El trabajo es ego y, como tal, siempre quiere más. No dudará en zamparse tu vida, tus relaciones sociales, tu cuerpo, tu alma, tu tiempo. Te engañará haciéndote creer que porque curras mucho todos te admiran, triunfas en la vida y te quieres un montón. Mentira. Quererse no es matarse a currar y nada más.

Mercè Molist traza un interesante mapa para no perder el norte en la terrible ecuación de cómo trabajar sin perder calidad de vida.

0 pensamientos sobre “No vivas para trabajar”

  1. Hola Tiscar.
    Te dejo este comentario para advertirte de un fallo en tu página.
    He pinchado en el enlace de la entrada titulada “Como somos”, y después en “Ver entradas anteriores”, y en ambos casos he vuelto a cargar la misma página que estaba viendo.
    Saludos.

  2. Muchas gracias por indicarme ese error. Debía de llevar bastante tiempo pero no me había percatado de ello. Era un fallo de código. Ya está arreglado.

  3. Como me suena esos puntos que dice Mercè a un ppt que circula por la red, de esos de autoayuda con musiquita suave de fondo. No lo tengo accesible ahora pero el lunes te pongo el enlace para que lo veas.
    No parece que cite fuente alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *