Que viene el lobo…

Las fotos que parecían deberse al accidente del avión brasileño de hace unos días pertenecían a un capítulo de Lost (ver P21). Un nuevo hoax que juega a pasar por verídico lo verosímil.

En este caso, parece ser un meta-montaje: un montaje montado precisamente para demostrar cómo se puede engañar fácilmente trufando de datos reales una mentira.

La pedagogía crítica de la manipulación mediática está repleta de ejemplos que son construidos precisamente para mostrar que son una “construcción”, como el anuncio de Dove de hace unas semanas o la reapropiación activista de los códigos de consumo en la contrapublicidad, por ejemplo. Bienvenidos todos los ejercicios que busquen ese propósito.

El ser humano depende de criterios de verdad para su propia supervivencia. Manipulación como acción y efecto de “Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares” según la RAE, existió siempre.

Podríamos decir que no hay nada nuevo en el horizonte, pero la facilidad para ser producida y diseminada sí es inherente a la era digital. Habrá quien diga que “con la misma facilidad para ser descubierta y sancionada por el criterio social”. Bien, pero vayamos más allá: ¿cuál es el coste del riesgo que puedan originar sus efectos mientras llega esa sanción pública? Y en ese caso, ¿Cuánto de pública es y cómo se garantiza que llegue a todos los públicos?

Estas características traen nuevos desafíos e interrogantes sobre según cómo, para qué y quiénes la utilicen. No queremos censores que digan a priori quiénes están habilitados para decir qué es información y qué no, pero sí queremos ciudadanos críticos que sean capaces de decidir qué información es verdadera y cómo la quieren utilizar. ¿Los tenemos? ¿Somos realmente tan críticos? Tendemos a creer que sí. Quizás nosotros, que nos creemos tan escépticos y tan buenos verificadores. Pero me temo que no es la tónica general:

Los estudios dicen que la gente no suele verificar la fuente de la información que consulta en Internet. El artículo “Perceptions of Internet Information Credibility” publicado en 2000 en Journalism & Mass Communication Quaterly (bajo suscripción :() observó que la gente apenas utilizaba los mecanismos de verificación de la información que leía online. En líneas generales se preferían prácticas más fáciles y valorativas (considerar si la información era completa y actual) que los hábitos que requieren de una acción directa (como comprobar el grado de conocimiento del autor sobre la materia y el objetivo de la publicación). Y el dato más preocupante: los usuarios con menor experiencia en internet eran los que menos utilizaban estas estrategias, o lo que es lo mismo: quienes más se podrían beneficiar de estas prácticas para aprender a discernir la información eran quienes menos lo utilizaban.

Un reciente estudio (pdf) del centro Pew sobre búsqueda de información médica parece indicar que no se ha avanzado mucho en el cuestionamiento crítica de la información online: en 2001 cerca de la cuarta parte de la gente que buscaba información sobre salud en internet comprobaba siempre la fuente y la actualidad de los datos. En 2006 sólo el 15% admite tener ese hábito.

La lectura crítica requiere de un aprendizaje, de un esfuerzo y de un hábito. Ser críticos es un derecho y un deber. Tenemos el derecho a la información libre, pero también tenemos el deber de utilizarla responsablemente.

¿Somos cada vez más críticos? La proliferación de fakes, hoaxes, fotomontajes y mentirijillas de medio pelo no parecen ayudar mucho. Caemos en el riesgo de pasar del escepticismo como medida higienizante a la paranoia o la simple anestesia.

A Pedro le costaron las ovejas…

[tags]credibilidad, credibility, hoax, lectura crítica, literacidad crítica, media literacy[/tags]

0 pensamientos sobre “Que viene el lobo…”

  1. jajajajaj muy bueno Tiscar.

    Coincido contigo porque eres un referente a tener en cuenta por tú criterio profesional y sentido común…ejemmm ¿ alguna vez te desmelenarás, digo yo ?. Dicho esto, no siempre es tan fácil verificar una noticia o un hecho y más cuando esta o este, la o lo consideramos como una realidad absoluta. Hay muchas caras, tantas como intereses.

    En otro momento continuo, es realmente un tema apasionate.

  2. Del mismo modo que antes de la venida masiva de inmigrantes en España ya había cárceles porque se cometían delitos, antes de internet la prensa y la televisión siempre ha estado llena de fakes. ¿Por qué identificar internet con falsedad?. Muy sencillo: Las versiones no oficiales que surgen por la red; las denuncias sobre temas que en los Mass Media no se autorizan, serán metidos en el mismo saco. Recordad que el gobierno de USA , China y Rusia declararon tras el “Esedelonceesequepasólodelonceese” que habían creado una agencia para la difusión de noticias falsas por motivos de seguridad nacional.
    Piensa en España, la confusión tras el 11M y fueron los blogs quienes nos iban contando lo que se ecía fuera de España. Piensa en los cientos de bloggers encarcelados. en la censura china. Si tanta tanta mentira hay ¿A qué ese despliegue de medios para controlar la información?.
    No te lo digo como crítica sini “precisamente” aplicandote tu post reflesiona sobre el interés que tiene el poder para desacreditar la información que corre por internet.

    Por último, paradógicamente la escuela franquista nos instruyó en el juicio crítico. Como sabíamos que lo de los libros era mentira no recibíamos las clases con asentimiento sino dando por sentado que aquello era lo que nos querían inculcar, que después tendríamos que ir abuscar otras fuentes. ¿Es curioso verdad? 😀

    La generación educada frente al televisor, sencillamente, ya han sido lobotomizados. Aunque quisieran pensar por sí mismos ya no podrían.

    Un blogabrazo

  3. Cuando estudiaba Derecho, recuerdo que había un concepto básico en las relaciones que era la bona fides. Está visto que ha quedado relegado a los manuales de Derecho Romano.
    Por otro lado, estoy de acuerdo con mezquetillasvk en que no es tan fácil verficar un hecho o una noticia.

  4. Tiscar creo que mantenemos puntos de vista equivalentes.

    “La lectura crítica requiere de un aprendizaje, de un esfuerzo y de un hábito. Ser críticos es un derecho y un deber. Tenemos el derecho a la información libre, pero también tenemos el deber de utilizarla responsablemente”.

    El compromiso de los entornos educativos para mantener una actitud social crítica es indispensable. Y también las actitudes personales de responsabilidad como apunta Juan Valera en Periodistas21 son caminos que nos aseguran trayectorias más correctos, más satisfactorios.
    En ello estamos.

  5. Un cariloso abarazo Tiscar y compañia.

    Hablando de paranoias… ¿?¿?¿ Hago una alerta ciudadana máxima a toda la ciudadania Europea en relación al apagón que ayer noche estuvo a punto del blackout total o apagon total en el continente Europeo.

    Expongo : Todos conoceis el caso de ENRON que supuso lla quiebra empresarial más grande de EEIUU en su histoira. Os voy a mostrar un documental que explica a la perfeccción que ocurrió en este escándalo, unas semanas antes del conocido 11S.

    Google video:

    Los tipos que estafaron a America

    video.google.com/videoplay?docid=7585155928190606290&sourceid=docidfeed&hl=es

    Decir que el precio del Kilowario Hora aun esta controlado por el Gobierno Español y que la privatización total de la energía esta a punto de consumarse, lo que supone un enorme riesgo de seguridad y un claro incumplimiento inconstitucional cuyas consecuencias son incanculables en la economia de las familias más modestas, en creciente escalada.

    Amigos esto no va de cachondeo y el denunciar la globalización salvaje es tan solo un intento de frenar de forma pacífica, consciente y madura, una forma de entender la económia del Mundo que supone un auténtico genocidio soibre miles de millones de personas.

    Tiscar las informaciones siempre son subjetivas y un iintento de crear la realidad. Sin alarmismo, de forma serena, es nuestra responsabilidad para las generaciones futuras plantar cara con dos tetas y dos cojones a una cuadrilla de golfos que nos tienen contra la pared.

    Besitos

  6. Hay un concepto básico y muy necesario, que es el criterio de verdad.
    Escudarnos en que verdades hay tantas como interpretaciones subjetivas de la misma puede desorientar el debate y precisamente servir de coartada a manipulaciones y propagandas, que no buscan precisamente el bien común. En cuestiones tan importantes como la información política y económica, que son en última instancia los poderes que deciden sobre nuestras vidas, no caben demasiado las teorías posmodernas. Hay que llegar al dato, pulirlo y buscar la verdad entre tanto marketing.

    Verificar, desentrañar la verdad es muy difícil, como apuntan mezquetillasvk y José Luis. Difícil, costoso, pero sumamente necesario. La Red es un buen espacio donde sumar fuerzas, trabajar desde la base por contrarrestar las avalanchas desinformativas desde la sociedad civil. No soy pesimista al respecto. Creo en el potencial de las redes sociales por equilibrar los flujos informativos y participar del espacio público. Y por sensibilizar al respecto.
    Cuanta más gente tenga criterio propio para seleccionar la información que produce y consume, aplicando cierta dosis de escepticismo y cuestionamiento, más participación pública y conciencia crítica podremos tener sobre la res pública.

  7. Hace unas semanas les explicaba justamente esto a los alumnos, la necesidad de lectura activa, que viene a ser lo que tú llamas lectura crítica. Enhorabuena, Lara, por este post.

  8. Gran artículo.Hace unas semanas,nuestra profesora hacía referencia a esto en clase,lo que me hace considerar clave el “entorno educativo” como una de las claves de ese “compromiso con la actitud crítica”,como señalaba José Luís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *