El Papa y el SMS

La tecnología SMS ha vuelto a destacarse como un poderoso medio de comunicación en los acontecimientos en torno a la muerte del Papa. Tanto las autoridades del Vaticano a la hora de comunicar la noticia a los corresponsales, como las congregaciones espontáneas de fieles en las plazas de todo el mundo se han apoyado en la inmediatez de los mensajes cortos a través del móvil. En los últimos años hemos asistido a diversos fenómenos de movilización ciudadana a través de los SMS, definidos por Howard Rheingold como Smart Mobs. En el caso español, recientemente ha vuelto a la actualidad el fenómeno “Pásalo” y su relación con el 13 de marzo de 2004 con motivo del vídeo presentado por la Fundación FAES en esta semana (el vídeo está disponible en su web en distintas calidades). Esta coincidencia en el tiempo me lleva a rescatar un artículo que publiqué bajo el título de ¡Pásalo! en la Revista Pueblos hace ahora un año (Revista Pueblos. Número 11. Junio de 2004, Págs. 22-23). Para ver el texto completo, hay que pinchar en “Continúa…”


¡PÁSALO!

Tíscar Lara

Las nuevas tecnologías de la comunicación han servido de canal a los movimientos sociales que sucedieron al 11 de marzo de 2004 y terminaron con el cambio de gobierno en las urnas tres días después. En este caso, la red se convirtió en un interlocutor más en las relaciones entre los ciudadanos y la clase política en una democracia. A través de los foros y weblogs1 en internet y de los mensajes a móviles, miles de ciudadanos expresaron en pocas horas su descontento con la actuación del gobierno en la gestión de la crisis abierta por los atentados del 11 de marzo en Madrid.

Tras conocerse las primeras detenciones y frente a las declaraciones del gobierno, el 13 de marzo alguien envió el siguiente mensaje por móvil a su grupo de amigos: “¿Aznar de rositas? ¿Le llaman jornada de reflexión y Urdazi trabajando? Hoy 13M, a las 18h. sede PP C/Génova, 13. Sin partidos. por la verdad. ¡Pásalo!”. A partir de ahí, el SMS empezó a ser reenviado en cadena hasta dar como resultado las mayores concentraciones por este medio en España: más de 4000 personas en Madrid, 7000 en Barcelona y otros cientos en otras ciudades españolas frente a las sedes del PP. Todos ellos convocados espontáneamente, sin partidos, sin pancartas y sin consignas2.

Dos días después del 13M, radiocable.com entrevistó al supuesto autor de ese primer mensaje: un joven no afiliado a ningún grupo ni partido político. Desde el anonimato, sus declaraciones fueron recogidas por la Cadena Ser el 16 de marzo: “Lo enviamos bromeando acerca de que si había 15 o 20 personas nos iríamos al cine […] pero cuando pudimos ver la boca de metro y que salía un montón de gente con carteles de ‘No a la guerra’ y carteles de ‘Paz’, entonces nos dimos cuenta realmente de lo que había ocurrido” 3. Curiosamente, hay que mencionar que este mismo procedimiento fue el utilizado por los simpatizantes del PP para la convocatoria de apoyo frente a su sede en Madrid el 17 de marzo, que también reunió a unas 4000 personas.

En Estados Unidos este fenómeno se viene denominando ‘smart mob’ y es considerado por uno de sus principales investigadores, Howard Rheingold, como “la futura revolución social”:
“Los smart mobs surgen cuando las tecnologías de la comunicación y la informática amplifican los talentos humanos para la cooperación. Los impactos de la tecnología smart mob pueden ser tanto beneficiosos como destructivos, al ser usada por algunos de sus defensores para apoyar la democracia y por otros para coordinar ataques terroristas”4.

En los atentados del 11 de marzo, los teléfonos móviles también tuvieron ese doble filo del que habla Rheingold. Sirvieron para matar y sirvieron para localizar a los asesinos. Por un lado, la sencillez y alcance de esta tecnología permitió a los asesinos llevar a cabo una masacre activando las bombas con los teléfonos móviles a kilómetros de distancia. Y por otro, fue precisamente la tarjeta del móvil de la bomba que no estalló y las llamadas telefónicas posteriores entre los asesinos las que sirvieron para localizarles en los días siguientes5.


La demanda de información en la red

La repercusión de los atentados del 11M también se hizo notar en la red. La demanda de información en internet aumentó el tráfico en un 800% durante las primeras horas del día6. De igual manera, el tráfico telefónico superó en 8 veces al de un día normal, siendo la mayor parte de las llamadas de fijo a móvil7. Ante tal avalancha, los principales diarios digitales tuvieron que lanzar portadas más ligeras, como ya ocurriera en los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la guerra de Iraq de 2003. En el caso del diario El Mundo, su edición digital tuvo el triple de visitas que en un día normal8.

Los weblogs, por su parte, también acogieron gran parte de la necesidad de informaciones puntuales y sirvieron como altavoz para el encuentro de las víctimas y los ciudadanos. Multitud de páginas web ofrecían un lazo negro en su portada como símbolo de luto, mientras que algunos weblogs procuraban dejar constancia del ritmo informativo de aquellas horas, entre mentidos y desmentidos.

Este fenómeno no es nuevo. En 2001 miles de filipinos convocaron una manifestación contra el gobierno por medio del SMS e internet. En la primavera de 2003, las manifestaciones contra la guerra de Iraq en todo el mundo dieron cuenta del poder de la red en la movilización social. En aquel momento, los mensajes a móviles y los canales de internet jugaron un papel crucial en las convocatorias ciudadanas de Barcelona, Madrid y otras ciudades españolas. Sin embargo, las movilizaciones masivas del 13M han supuesto un hito en lo que se recordará como el día en que la tecnología hizo cambiar la política. Para Koldobika Meso, el éxito de estas propuestas se debe a la e-movilización: “la red es el medio más ágil para movilizar en cuestión de horas a la población mundial en torno a una causa y permite a su vez sortear la censura y la manipulación de la información que acompañan a todo conflicto armado”9.


Nuevas tecnologías y participación ciudadana

La rápida penetración de los mensajes SMS ha descubierto un filón de negocio para las operadoras, que prevén ingresar 82.000 millones de euros por este concepto en 2004. La GSM Association, que incorpora a 773 organizaciones relacionadas con los móviles, estima que al día circulan 1.500 millones de SMS en todo el mundo, el doble que en 2001. Estas cifras se ven incrementadas, como ocurre con el tráfico telefónico y de internet, cuando hay sucesos que demandan de una mayor información. Así, cabe destacar que al cierre de las urnas el 14 de marzo, el tráfico de SMS aumentó un 40% con respecto a un domingo normal, según ha informado el consejero delegado de Vodafone en España, Francisco Román10.

Una de las herramientas más utilizadas de la tecnología SMS es la que posibilita el envío masivo de los mensajes11. Algunas empresas como Lleida.net comercializan estos programas, que están orientados principalmente al marketing directo y pueden enviar 4.000 mensajes por minuto. El Ayuntamiento de Rota ha sido uno de los primeros en experimentar con el uso social de esta tecnología y utiliza este medio para informar de los cortes de tráfico, de agua o de luz a todos los habitantes que soliciten el servicio. Por su parte, el Partido Popular le dio un uso distinto a este medio en las pasadas elecciones: el PP enviaba un SMS diario con las frases del día de Mariano Rajoy a sus candidatos al Congreso y al Senado con el objeto de “garantizar la homogeneidad de su discurso político”12 .

En el futuro, cabe esperar que uno de los usos más importantes del teléfono móvil en la participación ciudadana surja de su integración con internet, en lo que se viene denominando como Moblogs (de mobile y weblog). Los Moblogs se pueden definir como weblogs con fotografías digitales realizadas, enviadas y publicadas a través del teléfono móvil. Para algunos investigadores como Steve Outing del Instituto Poynter13 y el propio Rheingold14 , esta integración entre la facilidad de publicar en internet y la expansión de los teléfonos móviles equipados con cámaras de imagen digital facilitan la figura del “ciudadano reportero”, multiplicando el número de voces en internet y favoreciendo la democratización de los medios. En esta dirección, se pueden observar interesantes iniciativas en las páginas de Indymedia, la cadena BBC y en el periódico digital surcoreano Ohmynews.

Partiendo del éxito de estas primeras experiencias, cabría desear que en el futuro cada vez más medios utilizaran las tecnologías disponibles para ampliar y garantizar una participación ciudadana real en la democracia. Con el cambio introducido por internet y las redes digitales, los medios de comunicación ya no pueden actuar como seleccionadores privilegiados de la información, sino que tienen que asumir que los ciudadanos disponen de medios con los que acceder a las fuentes y participar en los procesos de comunicación. Los sucesos del 13 de marzo han demostrado que hay una fuerza social latente, que puede movilizarse en cuestión de minutos y manifestar su opinión. Si la política y los medios de comunicación permanecen de espaldas a este fenómeno, habrán perdido su razón de ser en la sociedad y surgirán comunidades que se lo hagan saber, a golpe de SMS, de weblog, de foro, de chat, o de cualquier medio que exista a nuestro alcance.

Notas:
1 Un weblog, también llamado blog o bitácora, es una página personal en internet, caracterizada principalmente por la publicación cronológica de sus actualizaciones y la lista de links recomendados.
2 El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, envió un oficio a todas las fiscalías para que se cursaran ante los juzgados las denuncias presentadas por las concentraciones celebradas ante las sedes del PP. Estas denuncias fueron finalmente archivadas, por no existir indicio de delito. El fiscal jefe de Madrid archiva las denuncias por las concentraciones ante las sedes del PP. El País. 17/04/2004. Pag. 28
3 Entrevista íntegra disponible en http://www.radiocable.com. Extracto de la entrevista en la Cadena Ser, disponible en: http://www.rojosyandaluces.com/modules.php?name=News&file=article&sid=240
4 Sumario del libro Smart Mobs: The next social revolution. http://www.smartmobs.com/book/book_summ.html
5 Los móviles y la lucha antiterrorista. Elmundo.es 5/04/2004. http://www.elmundo.es/navegante/2004/04/05/esociedad/1081180111.html
6 Datos del Observatorio Español de Internet. http://www.obs-internet.com/
7 El tráfico de Internet y las llamadas se dispararon tras los atentados. Cadenaser.com 12/03/2004. http://www.cadenaser.com/articulo.html?xref=20040312csrcsrtec_1&type=Tes
8 El tráfico en Internet se dispara. Elmundo.es http://www.elmundo.es/navegante/2004/03/11/esociedad/1079024472.html
9 Meso, K. Weblogs: La ‘batalla digital’ durante el conflicto en Irak. Ponencia presentada en el V Congreso Nacional de Periodismo Digital. Huesca 2004. http://www.congresoperiodismo.com
10 Mensajes, el nuevo filón de los móviles. El Diario Montañés. 4/04/2004. Pág. 3.
11 Lleida.net: http://www.lleida.net/productos/sms/smsmasivo/descripcion.html
12 El PP enviará todos los días un SMS a sus candidatos con la frases del día de Rajoy. Elmundo.es, 5/02/2004. http://www.elmundo.es/elmundo/2004/02/05/espana/1076001503.html
13 Outing, S. Caught in the (racist) act. Poynter. 1/12/2003. http://www.poynter.org/column.asp?id=31&aid=56072
14 Rheingold, H. Moblogs seen as a Crystal Ball for a New Era in Online Journalism. Online Journalism Review. 9/07/2003. http://www.ojr.org/ojr/technology/1057780670.php

Un pensamiento sobre “El Papa y el SMS”

  1. Interesantísimo artículo y análisis de uno de los fenómenos que están empezando a tener cada vez mas fuerza como medido de difusión de mensajes e ideas. Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *