El País se disculpa por su precipitación

El diario El País se disculpa hoy en la sección de la Defensora del Lector por su precipitación en la publicación de distintas portadas el 2 de noviembre, en las que se apuntaba hacia una ligera victoria de Kerry:

“Visto con un poco de distancia, es obvio el desacierto en el título de la primera página de la edición de las tres de la madrugada, y seguramente en haber mantenido la foto a solas de Kerry en esa edición y en la siguiente. Es evidente que nos precipitamos, pero sí queremos insistir en que ésos eran los datos que teníamos en el momento exacto de cada cierre, no minutos antes o después.”

Los argumentos de El País de achacar a las condiciones técnicas (tiempos de rotativa, plazos de distribución, etc…) y a los datos disponibles en el momento (los sondeos a pie de urna y “muy especialmente el reconocido Instituto Zogby”) resultan insuficientes para justificar su error.
El director adjunto de El País, José María Izquierdo, confirma que hubo cinco ediciones, dos antes del cierre de las urnas y otras tres después. A esas tres portadas nos referíamos ayer. Sin embargo, los cambios que va narrando Izquierdo no coinciden con nuestras informaciones, por lo que habrá que esperar a recopilar esas tres portadas y contrastarlas con sus declaraciones de hoy. Según él, los titulares de la cuarta y la quinta edición no se modificaron: “y, por fin, se hizo una última edición a las 5.15. Se mantuvo el mismo título de portada, pero se cambiaron el subtítulo y las fotos”. Se refiere al título “Kerry y Bush luchan voto a voto por los Estados clave de Florida y Ohio” cuando en realidad el título que salió en la última edición (pdf) fue “Bush y Kerry luchan voto a voto por los Estados clave de Florida y Ohio”. Es obvio que el titular no es el mismo y su significación tampoco. Aunque dos elementos yuxtapuestos no suponen una jerarquía de dominio del uno sobre el otro, tratándose de materia tan delicada como las elecciones en EE.UU., no sería tan descabellado interpretar que se da más importancia a un candidato que al otro en ambas portadas.

Por otro lado, el diario se disculpa cortésmente pero no parece encajar las críticas con la humildad que cabría esperar cuando pretende desmarcarse de la precipitación de los medios americanos en las elecciones del 2000: “no tiene nada que ver con el patinazo de algunos medios, en especial las televisiones, cuando en la noche de 2000 proclamaron como vencedor de las elecciones a Al Gore”.
Precisamente, al día siguiente el propio diario destaca en Las televisiones aprendieron la lección la prudencia de las cadenas estadounidenses al no hacer uso de los sondeos de que disponían. Es evidente que El País no aprendió la misma lección y lamentablemente nunca sabremos si estas disculpas se hubieran producido sin la presión de los lectores. La mera existencia de un Ombudsman no garantiza una voluntad real de autocrítica en un medio. Este es sólo un ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *